LOS HUERTOS FAMILIARES EN UNA PROVINCIA DEL SUBTROPICO MEXICANO

José Isabel Juan Pérez

CAPÍTULO II
EL HUERTO COMO AGROECOSISTEMA

Los huertos de las familias campesinas


Los estudios sobre la familia campesina, los pequeños agricultores, la agricultura intensiva, la sustentabilidad de la agricultura, la agricultura y huertos de subsistencia presentan una amplia gama de discusiones. Al respecto, Robert Mc C. Netting (1993) señala como el grupo de los Kofyar del África practican una agricultura intensiva de pequeña escala que les permite sobrevivir durante todo el año. Los agricultores son los jefes de familia, las esposas y los hijos; es decir el grupo doméstico. Este científico ha demostrado cómo las pequeñas unidades de explotación agrícola son más productivas que las grandes empresas. Las pequeñas unidades practican una diversidad de cultivos, mientras las grandes empresas producen para el mercado (Netting, 1993).

Los huertos familiares establecidos en las comunidades de los 24 municipios de la Región Sur del Estado de México y pertenecientes a la Provincia Fisiográfica de la Sierra Madre del Sur, son unidades pequeñas de producción (huertos familiares) y contienen una amplia diversidad de cultivos, por lo que, su estudio tiene relación con lo estudiado por  Robert Mc C. Netting.

En las comunidades de los municipios de esta porción de la Provincia Sierra Madre del Sur se observan relaciones entre los cultivos agrícolas, cría de animales domésticos, especies de arbustos, árboles frutales y especies vegetales silvestres que han sido introducidas y manejadas por los pobladores. Al existir relaciones entre las plantas de los cultivos agrícolas, las plantas del huerto y los animales domésticos, cuyo hábitat son los huertos, entonces se puede entender al huerto como un agroecosistema, con su peculiar estructura, componentes, organización y funcionamiento.

El agroecosistema es la unidad de análisis de la agroecología. Se comprende como el complejo total de organismos de un área agrícola, junto a todo el ambiente físico externo condicionado por las actividades agrícolas, industriales y sociales del hombre. El agroecosistema es considerado como un ecosistema domesticado, con características intermedias entre un ecosistema natural y un ecosistema donde participa la acción humana (Gliessman, 2002). Con base en los componentes, estructura, funcionamiento y manejo de los huertos familiares ubicados en las comunidades de la Región Sur del Estado de México, éstos pueden ser considerados como agroecosistemas.

En los huertos familiares o agroecosistemas existen estructuras y relaciones que mantienen su funcionamiento. Una de las relaciones presentes en los huertos de esta porción de la Provincia Fisiográfica Sierra Madre del Sur consiste en que las ramas superiores e intermedias de los árboles y arbustos pueden ser utilizados como dormitorio para las aves (principalmente guajolotes, pollos y gallinas), que en cualquier época del año salen de los gallineros para dormir a la intemperie. Durante el día es común encontrar las aves bajo la sombra de las plantas, es un lugar importante, ya que constantemente caen de las ramas insectos que sirven de alimento a las aves. También en las ramas más inferiores de los árboles, las amas de casa cuelgan cajas de madera o recipientes que son utilizados como espacios para postura de las gallinas y empollamiento. El excremento de las aves es utilizado como abono natural y es aplicado a los vegetales del huerto. Al respecto, algunos estudiosos de los huertos, opinan que una solución totalmente diferente al problema de mantener la fertilidad del suelo es criar animales y establecer cultivos a la vez, empleando el estiércol de los animales como abono. Esto se conoce como agricultura mixta, y en su tiempo fue característica de la pequeña granja familiar europea y americana (Harris, 2000).
 
Cuando las familias campesinas poseen otros animales domésticos como cabras, cerdos y vacas, éstos son atados en los tallos de los árboles donde se les proporciona sombra, agua y alimento. No permanecen atados todo el tiempo, ni en el mismo lugar, o sea, se hace rotación del uso del espacio para evitar problemas como excavaciones profundas y procesos erosivos. El excremento de estos animales se incorpora al suelo, aportando materia orgánica y mejorando las propiedades del mismo. Con base en los razonamientos y explicaciones anteriores, las relaciones entre, las plantas, los insectos, los animales domésticos, el suelo, las condiciones climáticas y la organización social de la familia, los huertos familiares poseen elementos estructurales y funcionales propios de los agroecosistemas, situación que coadyuva a mantener los procesos ecológicos a nivel local.

Página anterior

Volver al índice

Página siguiente

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga