EL DESARROLLO LOCAL COMPLEMENTARIO

Mario Blacutt Mendoza

La Globalización y la Mujer

Por lo general, los movimientos feministas de los países subdesarrollados, impulsados por lo que hacen en las naciones desarrolladas, han adoptado una estrategia deleznable al afirmar que el varón es el supuesto enemigo “contra el que se debe luchar”, el mismo que ha sido identificado como “el machista”, cuyas características inherentes a su modo de ser, de acuerdo a esta percepción, son poco menos que irreproducibles en una conferencia formal como la presente. De este modo, si en el mundo hay tres mil doscientos cincuenta millones de hombres, cada mujer tendrá tres mil doscientos cincuenta millones de enemigos “contra los que debe luchar”. Esta es una deformación muy mezquina de la realidad y, lo que es peor, impide que el proceso de liberación femenina se desarrolle a los ritmos urgentes que le corresponde. Algo que las feministas tradicionales no toman en cuenta, es el hecho de que ambos, mujer y hombre, no son únicamente entes biológicos, regidos por las leyes correspondientes, sino también seres históricos, esto es, productos de una época y de una sociedad determinada en la historia. Es por eso que las causas del marginamiento de la mujer no deben ser buscadas en la testosterona masculina, sino en el devenir de la sociedad, desde los tiempos en que el matriarcado tuvo que ceder el paso a su contrario, el patriarcado, en la evolución de la especie, proceso que se agudiza con las fuerzas globalizantes a pleno galope. Pero encontramos varias contradicciones entre la idiosincrasia de la mujer de los países subdesarrollados y el modelo que escoge para emularlo, la mujer norteamericana, de por sí neurasténica, conflictiva y conflictual, no por mujer, sino por vivir en un medio que convierte a todos los seres en víctimas constantes de la neurastenia. De este modo, especialmente la mujer de clase media de l subdesarrollo, en su afán de ser cada vez más independiente del hombre, adoptando modelo estadounidenses,  no hace sino estrechar cada vez más esa dependencia, conformando así una contradicción difícil de resolver. De esto puedo dar varios testimonios personales. A lo largo de mi carrera he trabajado con profesionales de ambos sexos; algunos mejores que otros, como es natural. Sin embargo, he notado también que las mujeres profesionales, en su afán de competir con sus colegas varones para lograr una promoción, asumen una personalidad mucho más dura que sus homólogos masculinos. El fenómeno se ha hecho tan perceptible, que ha permitido establecer con un alto grado de objetividad, que la mujer con rango ejecutivo ha llegado a la dudosa conclusión de que asumir un comportamiento áspero, ríspido y en extremo descortés con los otros funcionarios y con el público en general, les otorgaría mejores posibilidades en la carrera hacia esferas escritoriales de mayor importancia. De este modo,  no sólo fracasan en sus intentos iniciales de “independizarse” del varón, sino que profundizan su dependencia, al erigirlos como pa-radigmas de comportamiento,  sacrificando a este espejismo la propia personalidad y las cualidades diferenciadoras que las singulariza con relación a su pareja existencial. Si esta actitud se generaliza y se consolida, es de prever grandes modificaciones en la evolución de la sociedad.  

Sostengo que el deseo, ya irrefrenable, de tener las mismas oportunidades que el varón, hará que la mujer encuentre que su papel de esposa es un impedimento para el logro de su objetivo, vuelto ya primordial. En ese sentido, el matrimonio habrá de ser una de las primeras instituciones que se hará obsoleta y malmirada por la mayor parte de las mujeres, en su intención de realizarse como seres sustantivos, más que como seres adjetivados. En este tren de cosas, es posible predecir que la crianza de los hijos será considerado como otro impedimento discriminador, mayor si se quiere, por las mujeres del futuro. Si la pareja respectiva no se aviene a compartir, mitad a mitad, las tareas de la casa, el Estado tendrá que hacerse cargo de la crianza de los hijos de la Nación. Por último, es po-sible anticipar el repudio, por parte de la mujer, al hecho mismo de gestar al hijo y llevarlo durante nueve meses en las entrañas, por considerar que ese acto es también un serio obstáculo en la conquista de igualdad de oportunidades con el varón. Con este alejamiento de las responsabilidades biológicas, las generaciones venideras considerarán como algo natural que los nuevos ciudadanos sean engendrados en laboratorio y educados en instituciones estatales. Así, el concepto y la forma de familia que ahora conocemos habrá cambiado tan radicalmente, que no será posible encontrar ningún parecido con la que el futuro parece intentar depararnos. Sobre las bases de estas apreciaciones, es posible afirmar que, si la sociedad continúa en su oposición impertérrita a las reivindicaciones de la mujer, la humanidad se encontrará en un mundo muy diferente al nuestro; en un mundo en el que el distanciamiento mujer-varón hará todavía más triste el desarraigamiento del Ser. En esas condiciones, la incertidumbre y el desamparo existencial llegarán a tales niveles de intensidad, que los desiertos lunares parecerán oasis ante la soledad que el Ser deberá enfrentar. Ante este estado de cosas,  creo que debemos acudir en defensa de las reivindicaciones de la mujer, porque son la parte principal de las reivindicaciones de la humanidad misma, en su irreversible proceso de evolución como especie. Si no lo hacemos nosotros por nuestra propia voluntad, el proceso de globalización lo hará en virtud de la suya.

Página anterior

Volver al índice

Página siguiente

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga