LA RESPONSABILIDAD SOCIAL DE LAS EMPRESAS

Manuel de Jesús Moguel Liévano
Hilario Laguna Caballero
Julio Ismael Camacho Solís
José Roberto Trejo Longoria
Roger Irán Gordillo Rodas

5.4. Ética organizacional:


1) Un dilema perenne en las organizaciones.
En el terreno de la ética de los negocios y en el contexto de la globalización y el libre mercado, una práctica arbitraria por parte de las empresas multinacionales está ocurriendo hoy día en gran número de países pobres asiáticos. Se trata de los Sweatshops, término que en español significa “fábrica donde se explota a los obreros”. Se trata del abuso a los trabajadores y la violación de sus derechos  humanos como del trabajo, que regulan tanto la ONU, la OIT, la OCDE, y diversas ONG’s, en teoría.
De acuerdo con Hartman y Denis (2006), las organizaciones multinacionales han descubierto los beneficios que pueden obtener mediante una reducción drástica de sus costos de producción, pagando salarios ínfimos y evitando las obligaciones de seguridad social en países pobres, comparado con los precios de mano de obra de los países de origen.
Sweatshops, según la US General Accounting Office, “es un lugar de trabajo en el cual un empleador viola más de una de las leyes de trabajo federal o del estado, o de la deontología profesional, en lo que concierne a la seguridad profesional, la salud, la indemnización de los trabajadores, las declaraciones legales”. El sindicato de empleados de la industria y textil de  Estados Unidos, lo define como “un lugar de trabajo caracterizado por la violación sistemática del derecho del trabajo codificados por las leyes internacionales o americanas”.
Actualmente existe un amplio debate entre los economistas del libre intercambio y los defensores de los derechos del hombre, aliados a los sindicatos. Según los primeros y promotores del laisser-faire, la explotación de un recurso nacional (la mano de obra a bajo precio) permite a los países en desarrollo aumentar sus exportaciones y de mejorar de esta manera su situación económica (Hartman y Denis, 2006).
Para los segundos, son numerosas las ventajas que procura el libre intercambio, cuyos beneficios dependen de condiciones precisas, como libre circulación de la información y la aptitud de los actores a tomar sus decisiones racionalmente dentro de su interés. Pero esas condiciones no siempre están presentes en los países en desarrollo, de tal forma que, según los adversarios de los sweatshops, las premisas liberales son empíricamente falsas.
Los trabajadores pueden no tener la capacidad de tomar sus decisiones racionales cuando tiene una propuesta de empleo dentro de un sweatshop, porque  no tienen otra opción para su sobrevivencia y la de sus familias.  Aceptan solamente por su pobreza, eso no significa necesariamente su aceptación de las condiciones de mercado.
2) Implicaciones teóricas y empíricas de la actitud ética-moral en las organizaciones.
La mayoría de las asociaciones profesionales en el mundo se conforman de acuerdo a reglas éticas. Los abogados, médicos, contadores, ingenieros, y demás profesionistas, deciden respetar y hacer respetar sus postulados gremiales. En la esfera legal, las profesiones antes mencionadas –entre otras– no se pueden ejercer sin contar con la cédula profesional respectiva, acreditando la solvencia científica y moral del profesionista.
Con respecto a la organización, según Dessler, Starke y Cyr (2004), el comportamiento de los directivos es un importante factor de influencia sobre las decisiones ligadas a la ética, y para fomentar su acatamiento en el trabajo, es necesario acentuar el compromiso de la alta dirección, elaborar y publicar un código de ética, establecer los mecanismos para conformarse, hacer participar al personal en todos los escalones y evaluar los resultados.
La reputación de los directores del consejo es un activo altamente apreciable hoy día. La mayor amenaza es el daño potencial en su reputación, y los directivos se eligen con base en su prestigio como hombre de negocios. Para la Asociación Nacional de Directores Corporativos (NACD, siglas en inglés) en Estados Unidos, un consejo de alto desempeño cuenta con gente correcta, culta, enfocado en temas, información, procesos, y continuación (Green, 2005).
Desde inicios de los años noventa las organizaciones hacen esfuerzos permanentes por mejorar el desempeño de los gobiernos corporativos de las empresas mediante la elaboración de códices de ética e informes de buenas prácticas, elaboradas por comisiones y comités integrados por grupos expertos en esta materia, a encargo de organismos nacionales e internacionales, emitiendo recomendaciones que en no pocas ocasiones llegan a constituirse en marcos de actuación de sectores económicos completos.
Entre los productos más relevantes en este ámbito se encuentran los siguientes: el Informe Cadbury (1992), en Inglaterra; el Informe Vienot I (1995) y Vienot II (1999), en Francia; el Código Olivencia de Buen Gobierno (1998) y el Informe Aldama (2003), en España; el Informe Winter (2002), por la Unión Europea.
Es así como “en el corazón de las recomendaciones del Comité se encuentra un Código de buenas prácticas, diseñado para alcanzar los necesarios altos estándares de conducta corporativa, requeridas a las empresas cotizadas en la bolsa de valores” (Cadbury, 1992).
La incorporación del plano de la moral, los valores y la ética en la organización, no es una moda ni un aspecto estético, se trata de la inscripción de un factor de agregación de valor de origen no económico en el proceso de desarrollo de la empresa, pero con un alto efecto en dicha dimensión. El analfabetismo ético en una organización puede acarrear consecuencias financieras enormes, incluso ser causa de su quebranto, como lo demuestran los casos de los fraudes empresariales en Estados Unidos durante los años 2001 y 2002, y más recientemente en 2007 y 2008, con el problema de las instituciones hipotecarias.
Según el Instituto Ethos de Brasil, uno de los principales referentes mundiales en el tema, los aspectos a contemplar en el código de ética de una empresa socialmente responsable, son las relaciones con los siguientes actores: accionistas (respeto a los minoritarios), funcionarios (selección, divergencia, jerarquía y privacidad), clientes, proveedores, competidores, en la esfera pública (órganos de fiscalización, agentes públicos y políticos), el medio ambiente, y relaciones con la comunidad (acciones filantrópicas)1.
El Libro Verde de la Comisión de las Comunidades Europeas consigna la existencia de un conjunto de organizaciones dedicadas a la elaboración, asesoramiento y puesta en marcha de los principios éticos mediante una respetable cantidad de códigos de conducta2.
Durante una investigación previa a la presente se encontraron trabajos vinculados con las disposiciones de tipo ético, provenientes de organismos internacionales, comisiones de trabajo u ONG’s, mismas que han sido reseñadas en el libro Responsabilidad social de las empresas: modelo de tres dimensiones para su estudio. Un enfoque organizacional (Moguel 2012),  en prensa.


1 Publicado en agosto del año 2000, www.ethos.org.br, consultado julio de 2008.

2 Comisión de las Comunidades Europeas. www.ec.europa.eu/index, consultado el 30 de enero de 2008.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga