DIDÁCTICA DE LA FORMACION GERONTOLOGICA DEL PROFESIONAL DE LA SALUD, APROXIMACION. DESDE LA CONCEPCIÓN HOLÍSTICA COMPLEJO CONFIGURACIONAL Y DIALÉCTICA

Renan Garcia Tamayo
Homero Calixto Fuentes Gonzales
Calos Gil Galvez

La  formación gerontológica del profesional de la salud como un proceso didáctico.

Parafraciando al Dr. Carlos Gil Gálvez, cuando en unas de sus misivas expone que “las Universidades actuales están preñadas de profesores del siglo XIX, con estudiantes del siglo XX, a resolver problemas del siglo XXI”. Y reconociendo que los procesos formativos en las universidades medicas de alguna manera tienen como quehacer profesional la práctica docente, en los momentos actuales pueden haber acumulado experiencias en cualquier tiempo que, por estar relacionadas casi siempre con lo cotidiano del aula, les permite reflexionar sobre la multidireccionalidad de los ámbitos comprometidos para resolver sus problemas. De ahí que un análisis del fenómeno formativo desde lo general y lo particular nos lleva a revelar su naturaleza y esencia y a partir de ella, darle solución a los problemas que están y, se presenten.
En el propio proceso formativo de cualquier universidad, se manifiestan de manera interrelacionada los más diversos elementos que hacen a dicho proceso, uno de los más hipercomplejos, dialecticos e hiperinciertos que existan, sin escapar de estas cualidades, la formación gerontológica del profesional de la salud, ya que al tratarse de procesos entre sujetos (estudiantes, profesores y otros) que se interrelacionan en un mismo contexto, que es el proceso en sí mismo, lo hacen jugando diferentes roles, que tienen su esencia en la comunicación y en la actividad entre todos los sujetos, donde intervienen factores muy diversos, propios de su condición bio-psico-social y espiritual, pero también ecológica, razón por la que es considerado, al igual que cualquier otros procesos social, como un proceso de carácter consciente, que se da entre la conciencia social y la conciencia individual, que tiene en su centro: la esencia y la condición humana, que además de su naturaleza, ha de tener en cuenta sus potencialidades, su propia actividad y sus cualidades de valor.
Pero, además, el proceso de formación gerontológica del profesional de la salud no se puede limitar a las relaciones entre docentes y dicentes en un salón o en un grupo, sino que se amplía a las relaciones con otros sujetos, como son el resto de los estudiantes y profesores que integran el colectivo de la institución, la familia y los miembros de la comunidad, donde se contextualiza la formación. Mientras que, por otra parte, también intervienen en el proceso: la cultura, la ciencia, la política y la ideología, entre otras (lo que le confiere el carácter no solo Holístico, sino también hologramático y dialógico).
Por lo anterior, el proceso de formación gerontológica del profesional de la salud ha de tener una naturaleza marcada por el compromiso social, ya que estamos en una sociedad que está envejeciendo a pasos agigantado y con tendencia al aumento, con sus propias demandas, lo se formaliza a través de las instituciones especializadas y responsabilizadas para ello, como: las universidades medicas y sus dependencia, pero también cualquier centro asistencial, desde un policlínico o un hospital, un hogar de anciano, las casa de abuelos hasta los consultorio del médico de la familia. Dichos centros representan la sociedad, con todas sus aspiraciones, cultura, historia, ideología, costumbres, conflictos y hasta sus demandas, que en este caso son las de un envejecimiento saludable y una longevidad satisfactoria. Pero no sólo eso; la sociedad forma a sus ciudadanos, además, a través de factores no formalizados, como son los medios de comunicación masiva: radio, TV, prensa; los centros culturales; museos y salas de arte, bibliotecas, los centros de entretenimiento; los grupos y asociaciones. Todos actuando con sus mensajes, sus estilos, sobre los miembros de la comunidad, formándolos positiva o negativamente.
Es decir, el proceso de formación gerontológica del profesional de la salud ha de trascender los muros de las instituciones formales y se esté consciente o no, se quiera o no, se desentiendan o no; las acciones, criterios, estilos de personas, grupos e instituciones sociales (no escolarizadas) influyen sobre el proceso formativo, formando parte del proceso mismo, cuestiones que en mucho contextos actuales no es tenido suficientemente en cuenta por ni siquiera, los gobiernos nacionales, ni locales y muchos aunque lo consideran en sus discurso, poco lo materializan y/o insuficientemente lo llevan a la práctica, adquiriendo las diferentes políticas, un lamentable y penoso carácter demagogo,  pero por otro lado algunos le dedican más tiempos a las influencias externa que si además son influyentes y necesarias, no son las únicas y mucho menos las esenciales, hay que tener entonces no solo un enfoque sistémico estructural funcional, sino hologramático y dialógico con profundas concepciones humanísticas culturales.
En la formación gerontológica del profesional de la salud, teniendo en cuenta tanto la universidad medica, como las restantes instituciones docentes, asistenciales y administrativa, el proceso ha de desarrollarse como un sistema de procesos que transcurren de manera integrada y coordinada, a través de los procesos de formación de los profesionales en: el pregrado, el postgrado, la investigación científica y la extensión universitaria.
El proceso de formación gerontológica de los profesionales de la salud también se puede comprender como una integración de procesos curriculares y extracurriculares, siendo el proceso curricular(del pregrado o del postgrado) el más sistémico y al cual se identifica como el proceso de formación gerontológica de los profesionales que, según definimos, constituye el objeto de la Didáctica especifica que se está analizando, pero: a juicio de los autores tanto lo curricular como lo extracurricular deben de estar visto ambos como un todo, junto con la extensión y la investigación y forman parte de un objeto único.
Los procesos de formación gerontológica del profesional de la salud en el pregrado y postgrado y en relación a las categorías de la didáctica; resuelven el problema relativo a la necesidad social, de formar hombres que posean un alto nivel cultural en relación a la salud gerontológica, para que se desempeñen en los diversos sectores de la economía, la política y la sociedad en general y satisfagan las necesidades de estar envejeciendo satisfactoriamente y tener una longevidad satisfactoria. Su objetivo es la formación y superación de profesionales de la salud con una vasta competencia profesional y también humana. Su contenido, la cultura en salud gerontológica acumulada, así como: su desarrollo, la creación de nueva cultura, su transformación necesaria y también la revolución que se necesite, y su método fundamental el instructivo, educativo, desarrollador, transformador y revolucionador (formativo), como lógica didáctica que tiene en su núcleo: los métodos de la ciencia, los métodos profesionales y los métodos didácticos.
Por otra parte, siendo consecuentes con la idea expresada en la introducción respecto a la formación de especialistas, la educación postgraduada para los egresados universitarios de las universidades medicas es una necesidad dados los ritmos actuales de desarrollo de la ciencia, la técnica y el arte: mantenerse actualizado es imprescindible en un mundo complejizado, hiperincierto, globalizado, planetizado y competitivo en que el desempeño profesional de calidad es condición de importancia vital.
Según expreso un antiguo ministro de la Educación Superior Cubana (F. Vecino (1996:14), “Actualizar y completar la formación profesional de todos aquellos que estudiaron en nuestras universidades durante las últimas tres décadas constituyen una demanda que no es posible ignorar y se convierte en responsabilidad, tal vez una de las mayores que tiene que afrontar todo el sistema educativo en la actualidad…”.  
El proceso de postgrado, en la universidades medicas en particular, ha ido ampliando su espacio dentro de los resultados universitarios en los profesionales de la salud, dado el hecho de que las propias exigencias actuales de la ciencia de la salud, requieren de un profesional de perfil amplio, que una vez insertado en su labor profesional transite por una formación para el puesto de trabajo y posea una determinada especialización, que al menos en los primeros años debe tener una fuerte tendencia escolarizada. Por esto, el proceso de formación gerontológica de postgrado ha de pretender capacitar a los graduados en el pregrado, en primera instancia, para sus puestos de trabajo y, posteriormente, prepararlos de manera continua para el enfrentamiento de las crecientes demandas de la sociedad que inevitablemente está envejeciendo.
Otros de los procesos universitarios de gran importancia por su influencia en la formación gerontológica de los profesionales de la salud y en los resultados universitarios, que hay que tener en cuenta son los procesos de investigación científica y extensión universitaria.
El proceso de investigación científica tiene la función fundamental de crear cultura, lo que se expresa a través de la innovación y la creación de conocimientos científicos. Las instituciones médicas universitarias precisan de la investigación científica gerontológica para:

Según I. J. Lima (1996:23), “... estamos viviendo una época en que sin una formación de investigación satisfactoria de nivel superior, ningún país puede asegurar un grado de progreso compatible con las necesidades y expectativas de la ciudad.” Es desde este planteamiento que compartimos entonces la necesidad de investigar con respecto a los problemas de la población que envejece y a la apropiación de una cultura en salud gerontológica.
Pero, por otra parte, las instituciones de Educación Médica Superior han de tener la misión en cuanto a gerontología y geriatría se refiere, de proyectar la cultura gerontológica hacia la comunidad, esto es, promoverla, nutriéndose al mismo tiempo de ella, lo cual será y se desarrollará a través de la extensión universitaria, que tiene como objeto el proceso de relaciones con la comunidad y como contenido en este caso, la cultura gerontológica  acumulada y en desarrollo.
Según reflexiones de la UNESCO, la pertinencia de la universidad en la sociedad tiene relación directa con las expectativas y relaciones de la sociedad con la universidad, afirmando: “si estas instituciones deben servir a la sociedad, no es posible estudiarlas sólo en términos de la calidad de las diversas funciones que deben cumplir”, y agrega “la universidad es una institución que pertenece a la sociedad, a cuyas demandas y necesidades debe responder. La universidad no sólo actúa en forma pertinente cuando responde eficazmente a las demandas externas, sino cuando se plantea como objeto de investigación ese entorno, entendido en el sentido más amplio posible, e incluso revierte sobre sí mismo y se toma como motivo de estudio y reflexión”. (CRESALC / UNESCO 1996:9).
La Universidad Médica en la formación gerontológica y la comunidad se han de retroalimentar mutuamente. La primera ofrece elementos de análisis de la realidad, lo que posibilitan un desarrollo de la comunidad y ésta, a su vez, brinda a la universidad conocimientos acerca de su desarrollo, pasos de crecimiento y cambios que permiten al profesional saber cómo ajustar planteamientos metodológicos, lo que hará efectiva una acción transformadora, llevada a cabo desde el lugar de cada uno, teniendo con esto la formación gerontológica del profesional de la salud un enfoque humanístico cultura cuando se parte de las necesidades y potencialidades del contexto para insertarse en la cultura universal.
En el sentido de responder a los grandes retos que pone una sociedad que inevitablemente envejece, el proceso de formación gerontológica de los profesionales de la salud en su acepción más general debe cumplir simultáneamente con cinco funciones fundamentales íntimamente integradas, como expresión de las cualidades del proceso, estas son: las funciones instructiva, educativa, desarrolladora, transformadora y revolucionadora. De esta manera, si se logran integrar en un único proceso estas cincos complejas y generales funciones, estaremos formando, como dice D. Bok (1984), tomado de F. Homero-2007 un profesional para que:

Si el proceso de formación gerontológica de los profesionales no cumple con estas cinco funciones, es un proceso incompleto. Ahora bien, si tomamos como premisas las tendencias del desarrollo actual, así como las características que sustentan las transformaciones tecnológicas, científicas y culturales de las últimas décadas, se hace evidente: lo hipercomplejo, lo hiperinciertos y lo globalizado de la formación gerontológica del profesional de la salud, ya que ésta tiene, como nunca antes, la inmensa responsabilidad de capacitar profesionales para la continuidad y el cambio en el que está inmerso la totalidad de la sociedad, hasta en los países en vía de desarrollo.
Por otro lado en la formación gerontológica del profesional de la salud se requiere de egresados con espíritu adaptativo y no adaptativo, o sea, egresados revolucionadores, lo que quiere decir no ser muy reverente, capaces de reaccionar ante el cambio, con: conocimientos, habilidades, valores y valoraciones sólidas para con su esfera de actuación, que les permitan incorporar nuevos contenidos adecuados a los niveles de desarrollo y del propio envejecimiento poblacional con sus demandas en este mundo hipercomplejo e hiperinciertos, así le permita romper dogmas, y cánones obsoletos, que sepa ir en contra de la resistencia al cambio.
Por ello, en la formación gerontológica de pregrado es más importante entonces lograr la capacidad de aprehender, que aprender una gran cantidad de contenido. En otras palabras, más que atiborrar de información, es necesario enseñar cómo aprehender eficientemente nuevos contenidos.
De ahí que un elemento esencial en la formación gerontológica del profesional de la salud, sea la motivación del espíritu creador, transformador, revolucionador e  investigativo, estrechamente ligado a los problemas reales de la población que envejece en la sociedad en su conjunto. Ello impone un proceso de aprendizaje participativo, y no directivo en el cual todos los implicados sean centro del proceso para resolver los problemas del siglo XXI (didáctica critica) y no los profesores como los del siglo XIX (didáctica tradicional), ni los estudiante (didáctica tecnológica del siglo XX); todos los sujetos activos en el mismo y, por tanto, el empleo de métodos formativo ha de ser polémicos, participativos, científicos, en si también tener las cualidades de ser transformador y revolucionador. La docencia tiene que dejar de ser informadora y convertirse en formadora (instructiva, educativa, desarrolladora, transformadora y revolucionadora).
En estas circunstancias el desarrollo del pensamiento lógico, del quehacer científico, productivo y de servicio, en los futuros egresados de las universidades medicas mediante la equilibrada relación del estudio, el trabajo y la investigación, debe constituirse en piedra angular del proceso de formación gerontológica del profesional de la salud. De manera que, más que suministrar información, el formador de profesionales tiene que enseñar a procesar e interpretar la información; más que demostrar, hay que enseñar a hacer.
Todo lo anterior justifica la importancia que dentro del sistema proceso de formación gerontológica del profesional de la salud, tiene la integración entre los componentes: (asistencial, docente, científico-investigativo y administrativo) partes estas consustanciales de los planes de estudio y variables funcionales del proceso de formación del profesional salubrista en sentido general, lo cual obedece a las tendencias actuales de mayor unanimidad,  (como plantea F. Homero-2007) a saber:

Esta implica una formación humanística cultural.

Lo anterior exige de las ciencias de la educación en general y en especial, de la Didáctica para la formación gerontológica del profesional de la salud, la búsqueda de nuevos paradigmas, enfoques, modelos, que antes que todo, de manera científica se aproximen a la esencia de este hipercomplejo proceso, revelando sus  regularidades con carácter de ley, explicando y prediciendo su comportamiento en función de dicha naturaleza, ofreciendo a la práctica pedagógica en las universidades medicas estrategias flexibles, no reduccionistas pero comprometidas con el envejecimiento poblacional y sus demandas, que integren de manera coherente lo mejor del pensamiento pedagógico de cada nación con lo universal, con las concepciones modernas, pero siempre acordes con las realidades concretas de cada nación, para no perder la identidad y que a la vez pueda trascender con un infinito amor.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga