LA GRAMATICA DEL TEXTO EN EL PROCESO DE COMUNICACIÓN PEDAGÓGICA

Kenia María Velázquez Ávila
Ernan Santiesteban Naranjo (CV)

ernansn@ult.edu.cu

CAPÍTULO II.  Medios Expresivos y Recursos Estilísticos Sintácticos
               2.1. Patrones Composicionales Sintácticos
                   2.1.1. La Inversión Estilística

 El orden de las palabras es un problema crucial sintáctico en muchos idiomas. En español tiene peculiaridades causadas por la forma específica y concreta en que el mismo se ha desarrollado.

El predominio de la relación sujeto-predicado-objeto en el orden de las palabras hace conspicuo cualquier cambio en la  estructura de la oración e inevitablemente requiere una modificación en el diseño de la entonación.

Los lugares más relevantes en la oración son el inicio y el final: el primero porque toda la fuerza de intensidad se produce al comienzo de la expresión, y el segundo porque detrás hay una pausa. Este orden de palabras tradicional ha desarrollado un diseño de entonación definido; a través de la frecuencia en la iteración que este enfoque se ha impuesto en cualquier oración, aunque existen cambios que se producen en la secuencia de las partes componentes. De ahí, el choque  entre los elementos significativos semánticos y la entonación que sigue el patrón reconocido.

Ejemplo: Talento Roberto tiene; capital Roberto no tiene.

La primera y la última posición que son prominentes, el verbo tener y el negativo no, logran el mayor volumen de intensidad que podrían alcanzar en el orden de palabras comunes. En el orden tradicional de las palabras el predicado tiene y no tiene, se atan cercanamente a sus objetos: talento y capital.

En el ejemplo anterior el efecto de la inversión del orden de las palabras se encuentra apoyado por dos recursos estilísticos: la antítesis y la construcción paralela. A diferencia de la inversión gramatical, la estilística no cambia el sentido estructural de la oración, es decir, el cambio en la yuxtaposición de los miembros de la oración no indica significado estructural, sino que tienen  alguna función superestructural.

La inversión estilística tiene como objetivo atar la intensidad lógica o agregar el colorido emocional al significado superficial de la expresión. Por tanto, un patrón específico de entonación es el satélite inevitable de la inversión.

La inversión estilística del Español contemporáneo no debe ser considerada como una violación de las normas estándares del referido idioma. Es solo una realización práctica de lo que es potencial en la lengua meta.

La inversión como recurso estilístico es siempre senso-emotivo. Existe una tendencia de aplicar la inversión en la poesía por consideraciones rítmicas. Esto puede algunas veces ser cierto, pero realmente poetas talentosos nunca sacrifican el sentido por la forma y en la mayoría de los casos la inversión en la poesía requiere de consideración de contenido en vez de ritmo.

La inversión es una de las formas de lo que se conoce como construcciones enfáticas. A las que se denomina generalmente orden de palabras, no es más que la construcción no-enfática. Las construcciones enfáticas se han considerado como estructuras no-típicas y por tanto, se consideran como violaciones del orden de palabras regulares en la oración. Sin embargo, en la práctica estas estructuras son tan comunes como las tradicionales. Por tanto, la inversión se debe considerar como un medio expresivo de la lengua que tiene un modelo estructural típico.

2.1.2. Construcciones Separadas

En ocasiones una de las partes secundarias de una oración, por alguna consideración específica del escritor, se coloca de modo tal que parece formalmente independiente a la palabra que lógicamente se refiere. Tales partes de estructuras se denominan separadas. Estas parecen colgar en la oración como partes separadas.

La parte separada, que ha sido desgarrada de su referente, adopta un grado mayor de significación y la entonación le otorga prominencia. Los patrones estructurales de las construcciones separadas aún no se han clasificado, sin embargo, los casos más notables son aquellos en el que  el atributo o un modificador adverbial se coloca no en una proximidad inmediata a su referente, sino en otra posición, como en el siguiente ejemplo: “Steyne se levantó, afinando sus dientes, pálido y con furia en sus ojos” Thackery.

La cualidad esencial de la construcción separada radica en el hecho que las partes separadas representan un tipo de un todo independiente que atraviesa la oración, o se coloca en una posición que hará que la frase (o palabra) parezca independiente. Sin embargo, una frase separada no puede elevarse al rango de un miembro primario de la oración – siempre permanece secundario desde el punto de vista semántico, aunque estructuralmente posee todas las características de un miembro primario. Este choque entre aspectos estructurales y semánticos de las construcciones separadas produce el efecto deseado – forzando al lector a interpretar la conexión lógica entre las partes componentes de la oración; la unión lógica entre ellas siempre existe, a pesar de la ausencia de indicadores semánticos.

Las construcciones separadas en sus formas comunes hacen similar la variedad escrita de la oral, donde la realización entre las partes componentes es efectivamente materializado por el medio de entonación. Las construcciones separadas se convierten en un recurso peculiar que sirve como puente entre la norma escrita y oral de la lengua.

Este recurso estilístico similar a la inversión cuyas funciones son prácticamente las mismas, con la diferencia que las construcciones separadas producen un efecto más fuerte, representan partes de la expresión que son significativas desde el punto de vista del autor y se representan de forma más o menos independiente.

Las construcciones separadas en ocasiones provocan una realización simultánea de dos significados gramaticales de una palabra. En la oración “Quiero irme, -dijo- ¡miserable!”. La última palabra podría ser entendida como un modificador adverbial de la palabra dijo, si no fuera por la coma; aunque gramaticalmente se espera-miserablemente. La pausa indicada por la coma implica que miserable es un adjetivo que se emplea absolutamente y se refiere al pronombre él.

Las construcciones separadas como recurso estilístico es una tipificación de las peculiaridades sintácticas de la lengua coloquial. Estas construcciones como fenómeno estilístico tienen estrecha relación con los patrones de entonación de la expresión. En conversaciones cualquier palabra o frase o hasta la oración se puede hacer más conspicua por medio de la entonación. Por tanto, la precisión  en la estructura sintáctica de la oración no es tan necesaria desde el punto de vista comunicativo. Sin embargo, en la variedad escrita tiene importancia capital, por lo que la precisión de las relaciones sintácticas es sólo una forma de hacer la expresión completamente comunicativa. Por tanto, cuando las relaciones sintácticas se tornan oscuras, cada miembro de la oración que parece estar colgando, se convierte lógicamente en significativo.

Una variante de las construcciones separadas es el paréntesis. Oración, frase, palabra o secuencia que califica o explica e interrumpe una construcción sintáctica  sin afectar el sentido de la expresión, tiene entonación característica y se indica en la escritura por comas, corchetes, guiones o paréntesis.

En resumen, el paréntesis algunas veces abarca un volumen considerable de predicatividad, así le proporciona a la expresión un significado adicional o un toque de sentido emocional.

2.1.3. Construcciones Paralelas

Las construcciones paralelas es un recurso no común en las oraciones o en macro-estructuras como pueden ser las unidades supraoracionales o el párrafo. La condición necesaria para que se efectúe este recurso es el empleo de estructura sintáctica idéntica o similar en dos o más oraciones, o partes de una oración en una sucesión cercana.

Ejemplo: El balde es color violeta
                El aro es color de fuego.
                                                          (J. Martí)

Las construcciones paralelas a menudo se desarrollan con la iteración de palabras (repetición lexical) y conjunciones y preposiciones (polisíndeton).

Las construcciones paralelas se emplean con más frecuencia en la enumeración, la antítesis y en el clímax, así se consolida el efecto general que se logra con este recurso estilístico.

Es importante señalar que el paralelismo siempre genera ritmo, por cuanto se repite en cercana sucesión de estructuras sintácticas similares. De ahí, que este recurso se emplee con frecuencia en estructuras poéticas.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga