LA EDUCACIÓN CONTINUA ENTRE EL PERSONAL ACADÉMICO DE LA FACULTAD DE CONTADURÍA Y ADMINISTRACIÓN CAMPUS I, DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE CHIAPAS

Manuel de Jesús Moguel Liévano(CV)
moguel_lievano@hotmail.com

CAPÍTULO I


INTRODUCCIÓN


A. El tema de investigación

La educación escolarizada se ha concebido como una etapa de la vida de los individuos, generalmente desde la infancia hasta la juventud, en que asisten a la escuela con la finalidad de aprender los conocimientos, habilidades y actitudes que les permitan desarrollar una actividad laboral digna en su etapa productiva.  Sin embargo, en virtud de la dinámica de los cambios actuales, en que el tiempo dedicado a la educación, según la concepción escolarizada, es ya insuficiente, se fortalece el concepto de educación que establece la necesidad de aprendizaje permanente durante toda la vida que se conoce con los nombres de formación continua, educación permanente, formación continuada, siendo más general el término de educación continua y principalmente se dirigen a las  personas adultas que por la naturaleza de su trabajo tienen necesidad de continuar aprendiendo.
A finales del siglo XX aún se observa el paradigma que paraliza el crecimiento del ser humano: la espiral educación-trabajo-jubilación (Fermoso, 1995), la cual debe cambiarse por educación-formación-calidad humana, que refleja una actitud de mejora continua, permitiendo el desarrollo del hombre.
          Las actividades de educación continua en las empresas, identificadas como capacitación, adiestramiento, actualización y desarrollo, representan los elementos estratégicos que proporcionan las ventajas competitivas para alcanzar los objetivos de la organización, y representan los factores fundamentales en las nuevas tecnologías administrativas.
Esta misma situación prevalece en las Instituciones de Educación Superior (IES), donde el elemento fundamental de éxito está determinado por la calidad y desempeño de su planta docente, quienes deben permanecer a la vanguardia en  educación continua e investigación para enriquecer sus conocimientos en el plano profesional y de cultura general.
En realidad la educación nunca termina, el ser humano siempre puede ser mejor y busca crecer por medio de diferentes actividades encontrando opciones de desarrollo permanente fuera y dentro de su área de especialidad. Las prácticas de aprendizaje continuo manifiestan una pasión por aprender y representan una necesidad inevitable que caracteriza a las nuevas generaciones en virtud de la rápida obsolescencia del conocimiento y la aparición de nuevas tecnologías.
En este orden de ideas, la investigación que se desarrolla para emprender la realización de la tesis se origina de la pregunta ¿Cuáles son los actos académicos y sus características que el profesor de la Facultad de Contaduría y Administración Campus I de la Universidad Autónoma de Chiapas puede utilizar para su educación continua, en el semestre enero-junio de 2000?, materia de capital importancia en el actual  entorno educativo que exige un aprendizaje permanente por parte de los profesores para aspirar a la competitividad docente.
La escuela actual, bien puede definirse como una sociedad de aprendizaje (Jiménez, 1998), con necesidades diferentes a las escuelas tradicionales, y los primeros obligados en aprender son precisamente los maestros, directivos y personal administrativo, quienes tienen a su cargo la formación de jóvenes que representan a las futuras generaciones.
En el ambiente de educación superior mucho se critica la postura de los profesores, quienes con frecuencia suelen ser excelentes técnicos en su área de especialidad, pero que al momento de practicar la docencia en la realidad áulica, dejan mucho que desear en cuanto a técnicas didácticas y de comunicación humana. No perdamos de vista que muchos profesores universitarios adoptan la docencia como una alternativa profesional y muy pocos son los que hacen docencia por vocación y estudian una licenciatura en educación o pedagogía.
Sin embargo, en atención a las exigencias de competitividad y calidad que se dan en todo el mundo, el sistema educativo mexicano, por medio de la Secretaría de Educación Pública (SEP), ha buscado la forma de motivar la superación de los maestros universitarios a través de programas de estímulos al desempeño académico, tomando en cuenta aspectos de permanencia, calidad y productividad. Dentro del rubro de calidad, la educación continua es uno de los factores de mayor relevancia.
Desde hace varias décadas el mundo sufre cambios acelerados de manera continua, conformando una nueva cultura en las relaciones de intercambio, dando paso a nuevas formas de integración, demandando cambios en las exigencias formativas mínimas de recursos humanos para lograr con éxito su adaptación a la nueva realidad.  En la presente era de cambios vertiginosos, se identifican cuatro pilares de la estrategia del cambio (Jiménez, 1998):

Comienza a ser motivo de importantes investigaciones las habilidades, estrategias y hábitos de estudios de los niños, orientadas a influir en la confección del currículum en todos los niveles escolares. Así mismo se está revalorando la importancia del papel que juegan los profesores en la formación de los individuos. Por otro lado, los estudios acerca de la conducta humana influyen en una nueva óptica hacia las personas como empleados o como clientes,  y finalmente, se reconoce el nuevo entorno de aprendizaje abierto.

2. Contextualización de la pregunta inicial.
El proyecto de tesis se origina de la pregunta ¿cuáles son los actos académicos y sus características, que el profesor de la Facultad de Contaduría y Administración Campus I de la Universidad Autónoma de Chiapas, puede utilizar para su educación continua, en el semestre enero-junio de 2000?, que implica un conjunto de factores a considerar que van desde el interés que el profesor demuestre por ciertas áreas del conocimiento, su voluntad de continuar preparándose, disponibilidad en la ciudad de los actos académicos, su capacidad económica, su disponibilidad de tiempo, entre otros.
          La educación continua o educación para adultos es muy diferente de la educación escolarizada o pedagogía. La educación continua se identifica con el concepto de capacitación  y  se  denomina  andragogía*; además se diferencia por
su duración y la necesidad de la aplicación del conocimiento. En la universidad la educación es a largo plazo y es más bien formativa; en la educación continua es a

* A sugerencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés), se ha adoptado el concepto de andragogía o ciencia de la formación de los hombres, para hacer referencia al aprendizaje de los adultos, como parte de una educación permanente.
corto plazo y se orienta a proporcionar conocimientos, habilidades y actitudes de utilidad inmediata.
Hablar de educación continua entre los integrantes de la planta docente de una IES, es hablar de la profesionalización de dicha planta docente, de incorporar nuevos conocimientos, habilidades y actitudes que permitan proporcionar un servicio educativo de mayor calidad, y es poner en práctica el principio de la evangelización por medio del ejemplo.
Roberto Enrique Montoya (1995) afirma:
La educación continua, como una variable estratégica en la  competitividad empresarial, va desde la cuna hasta la tumba.  Una nación sin los medios para transformarse a sí misma, carece de los medios para preservarse a sí misma. Las empresas necesitan considerar que los recursos que se invierten en aprendizaje van a ser tan valiosos como aquellos que se invierten en expansión de planta. El conocimiento es un activo que hoy día se valora más. La reeducación es un proceso fundamental que implica todos los niveles: operativo, administrativo y directivo.
Esta afirmación es válida también para las instituciones educativas públicas o privadas, siendo una de sus funciones la generación del conocimiento.
Descubrir las necesidades de educación continua o de capacitación de las organizaciones requiere una intervención análoga al del diagnóstico que se supone y se espera de un buen médico, cuando el paciente asiste con una enfermedad o malestar. Cuanto mejor es el diagnóstico, mejores son los resultados de las acciones recomendadas.
En una organización se pueden identificar diversos tipos de necesidades, que se clasifican en tres áreas (Rodríguez y Ramírez-Buendía, 1991, pp. 63-64).

Continúan asegurando los citados autores que:
La detección  de  las  necesidades  de  educación  continua o de capacitación en  las organizaciones tiene varios propósitos básicos,  entre los  que  encontramos los siguientes:
     - Proporcionar bases para nuevos planes y programas en toda la empresa y en 
     sus diversos sectores.
- Proporcionar bases para revisar y mejorar los planes y programas ya existentes.
- Facilitar la toma de decisiones sobre distribución y asignación de recursos    disponibles para la capacitación y el adiestramiento (p. 65).

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga