MANUAL PARA LA PROMOCIÓN DE LAS PYMES MEXICANAS: ELEMENTOS ADMINISTRATIVOS Y JURÍDICOS A CONSIDERAR EN LA PLANEACIÓN INTEGRAL DE UTILIDADES

Rafael Espinosa Mosqueda
asesorneg@yahoo.com.mx

1.5.4. Los elementos a considerar para establecer la ubicación de un negocio

Con el transcurso del tiempo, las sociedades se vuelven más complejas, lo que obliga a sus integrantes a ser más competitivos día con día, la Enciclopedia práctica de la PYME (2006, p.158) aclara que “ni las ciudades ni su población son estáticas”; así pues,  si los habitantes de un lugar no están al tanto de lo que pasa en su entorno, puede orillarlos a tomar inadecuadas decisiones que se reflejan en pérdidas de capitales, tal y como se menciona en el tema anterior.

Toda persona o grupo de personas que deseen abrir su propia empresa tienen que hacer un estudio del lugar o lugares donde desean que se ubique, para que después del mismo se convenzan de que en realidad es el sitio mas apropiado.

Para poder comenzar el tema, se tiene que definir qué es la localización óptima de un proyecto, para esto se acude al concepto de Baca (1995, p. 90) y dice que “es la que contribuye en mayor medida a que se logre la mayor tasa de rentabilidad sobre el capital u obtener el costo unitario mínimo”. Sin embargo, como menciona Rodríguez (2003), es común que el propietario de la empresa no haga un análisis del lugar donde ubicará su empresa; la ubica en un lugar cercano a su casa o en un local vacío, lo que le da poca oportunidad de crecimiento ante los empresarios que sí realizan este estudio. Por otra parte, la Enciclopedia práctica de la PYME (2006) menciona que según una encuesta, 20 de 81 pequeños comercios habían cerrado al cabo de dos años. Menciona también que otras encuestas demuestran que el 3% de los fracasos se deben a una mala ubicación y que el restante 97% se debe a una gestión deficiente

Es cierto que pocas empresas cierran debido a una mala ubicación según la encuesta y se podría pensar que no es necesario hacer tanto estudio del lugar, pero si no se hiciere, la empresa posiblemente permanezca, sin embargo nadie lo garantiza y aun menos que sea competitiva; no se debe olvidar lo que dice Rodríguez (2003, p. 127) “un negocio bien ubicado, cualquiera que sea su tipo, tendrá mayor probabilidad de éxito” y también menciona que una empresa “de tipo industrial debe ubicarse en una zona idónea, probablemente alejada del centro de la ciudad”, este comentario resulta importante, ya que este estudio está enfocado a empresas de este sector.

Se ha comprendido hasta el momento la importancia de escoger un sitio apropiado, sin embargo, falta mencionar cuáles son los elementos que se deben tomar en cuenta; así pues, Longenecker, Moore y Petty (2001) mencionan  que para la elección de una adecuada ubicación, se deben considerar cinco elementos fundamentales.
Facilidad de acceso para el cliente: Es importante que el producto esté lo más cercano al cliente, ya que no está dispuesto a recorrer largas distancias para conseguirlo.
Condiciones ambientales de negocio: Se debe tener presente el apoyo que las autoridades gubernamentales están dispuestas a proporcionar a los empresarios para abrir una empresa o negocio.

Disponibilidad de recursos: En una empresa del sector industrial, se debe tomar en cuenta la cercanía de las materias primas, la adecuación de la oferta de mano de obra que implica el ocupar personal altamente calificado o mano de obra no calificada y la disponibilidad de transporte para el fácil acceso a los clientes.

Preferencia personal del empresario: Si el empresario decide abrir la empresa en su ciudad natal no significa que sea el mejor lugar para hacerlo, sin embargo, le da ventajas al sentirse mas cómodo y aprovechar las oportunidades que puede dar el lugar.

Disponibilidad y costos del sitio: Cuando se inicia un negocio es recomendable rentar las instalaciones para evitar un gran desembolso de efectivo y  reducir riesgos inherentes.

Rodríguez (2003) concuerda al igual que Longenecker et al. (2001), que existen cinco factores que influyen en la elección de un lugar. Hellriegel y Slocum (2004), de estos factores solo mencionan la importancia de los proveedores, los competidores  y los consumidores, sin embargo dicen que no se debe pasar por alto la importancia de la tecnología, ya que es necesario conocer los avances tecnológicos que se han venido desarrollando en el giro de la empresa, pero también hay que tener presente el tipo de tecnología que está al alcance; se debe tomar en cuenta que la ubicación del negocio influye en la tecnología que se tiene. Otro elemento que agregan estos autores, son los distribuidores y los definen como aquellas organizaciones que ayudan a entregar y vender los productos de otra; resulta conveniente considerar este elemento al ubicar el negocio para saber qué empresas del sitio pueden desempeñar esta función y qué tanto se puede requerir de ellas.

Mientras tanto, Hill y Jones (1996) se refieren al  modelo de cinco fuerzas de Michael Porter, el cual no es tratado a detalle en este tema; sin embargo, resulta de suma importancia ya que se refiere a aspectos que se deben tomar en cuenta para decidir la ubicación del negocio, tales como el riesgo de ingreso de competidores potenciales, la amenaza de productos sustitutos, el poder de negociación de los compradores, así como de los proveedores, generando un ambiente de rivalidad en el sitio. Hill y Jones (1996, p.11) agregan que en el análisis externo se deben “examinar factores macroeconómicos, sociales, gubernamentales, legales, internacionales y tecnológicos que puedan afectar la organización”

Otro punto importante que no se debe olvidar, es el proyectar la empresa hacia el futuro, ya que como dice Dorff (1988) es común que  las pequeñas empresas suelan tener objetivos administrativos a corto plazo; de ahí la importancia del comentario que aportan Hellriegel y Slocum (2004), dicen que se deben evaluar las características presentes y futuras del ambiente, así como la forma en que estas afectan la capacidad de la organización para funcionar con eficiencia. Aunado a esto, la Enciclopedia práctica de la PYME (2006) también opina que se debe contemplar el horizonte económico en un plazo de cinco a diez años y se puede obtener información a través de programas municipales o estatales. Continua observando la  Enciclopedia práctica de la PYME (2006) con relación a la importancia de la competencia; que  el empresario no debe conformarse con ubicar su empresa en una población con gran poder adquisitivo y pocos competidores, posiblemente no sea la mejor opción y tampoco se debe pasar por alto la calidad que ofrecen sus rivales, así como la clase de competencia que se fija en el lugar y en el giro, es decir, si hay intercomunicación entre las empresas o están envueltos en una lucha abierta.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga