EL ESTUDIO OPERATIVO DE LA PSICOLOGÍA 
UNA APROXIMACIÓN MATEMÁTICA

EL ESTUDIO OPERATIVO DE LA PSICOLOGÍA UNA APROXIMACIÓN MATEMÁTICA

Josep Maria Franquet i Bernis

Volver al índice

 

 

 

 

2.3. La dicotomía: Adaptación – Aprendizaje

Un Sistema psicológico no puede sobrevivir en un contexto en movimiento más que cuando es capaz de evolución, es decir, de “adaptación” a las modificaciones del universo que lo rodea. Normalmente, el mecanismo de adaptación podría ser, en nuestra opinión, el de la prueba-error (“trial-errors”), consistente en los siguientes estadios:

a) Seleccionar un estado.

b) Comprobar los resultados.

c) Conservar la solución si resulta satisfactoria (es decir, si las V.C. toman los valores deseados). En caso contrario, procede:

d) Seleccionar otro estado, hasta llegar a una solución aceptable (estados de la zona de estabilidad).

Ahora bien, si la duración de la búsqueda de estas zonas de estabilidad es incompatible con la cadencia de modificación de perturbaciones, el S. psicológico siempre se encontrará retrasado y en desequilibrio. Ahí aparece el papel del control y de la regulación, situados entre el sistema y el universo, consistente aquél en la búsqueda de zonas de estabilidad, con la rapidez adecuada, en función de la información que recibe del S. exterior.

La rapidez de adaptación depende de la variedad y repetición de las influencias exteriores, pero está favorecida por la capacidad de “aprendizaje”. Es lo que ocurre cuando el S. Psicológico, frente a un grupo de variables de entrada U, halla los valores de las V.A. (variables de acción) que permiten lograr y mantener los objetivos con más rapidez que, cuando en el pasado, recibió el mismo grupo U de V.E. Entonces, podremos afirmar que el “S. Psicológico ha aprendido”.

Así pues, la “adaptación” es la facultad de seguir las evoluciones futuras, y el “aprendizaje”, la facultad de utilizar los efectos procedentes de las adaptaciones pasadas.

A raíz de todo ello, surgen unas cuantas definiciones y clasificaciones en las que pueden encontrarse los S. psicológicos, a saber:

1 – S. “sub - organizado”: es aquél en que el acoplamiento entre dos elementos es muy débil. Como consecuencia de ello, la información circula muy lentamente o incluso no circula: la adaptación, por tanto, es lenta en manifestarse, quedando, además, muy localizada. De este modo, el S. se organiza en una yuxtaposición de sub-sistemas independientes, o muy débilmente acoplados, que permanecen inmóviles (puesto que las informaciones y/o perturbaciones no “llegan”). El aprendizaje se convierte, entonces, en rutina, por falta de luchar contra situaciones nuevas.

2 – S. “super - organizado”: es aquél en que todo elemento reacciona sobre todos los demás, ocasionando, su carencia, serios trastornos.

3 – S. “muy fuertemente acoplado”: es aquél en que todos sus elementos están ligados entre sí.

Probablemente, los S. variables y eficaces se encuentran entre los extremos anteriormente citados.