EL ESTUDIO OPERATIVO DE LA PSICOLOGÍA 
UNA APROXIMACIÓN MATEMÁTICA

EL ESTUDIO OPERATIVO DE LA PSICOLOGÍA UNA APROXIMACIÓN MATEMÁTICA

Josep Maria Franquet i Bernis

Volver al índice

 

 

 

 

4. Importancia de las conexiones en nuestro estudio

Veamos que el “feedback” es un fenómeno que ya habíamos contemplado en ocasiones anteriores, y que adquiere especial significación en el estudio de los S. psicológicos.

Con gran frecuencia, psicólogos y pedagogos recurren casi inevitablemente al ejemplo del “feedback” –aunque omitiendo su exposición científica– para explicar sus tesis sobre temas diversos.

El “feedback”, como ya hemos expuesto, es un circuito cerrado de retroalimentación, o corrección, en el que se produce un proceso de control automático (los ordenadores electrónicos experimentan, en definitiva, un proceso de “feedback”).

Pues bien, las escuelas pedagógicas, como decimos, consideran de una o otra forma -y no sin razón- al organismo humano (en nuestro caso: al S. psicológico) como un “feedback” con una dinámica similar a la expuesta. Algunos, como los psicólogos rusos seguidores de Pavlov (escuela reflexológica) pondrán el acento en el estímulo o en la entrada de la información, manipulando los estímulos que recibe el sujeto o sistema psicológico. Otros, como el americano Skinner, centrarán su interés en la salida o “conducta” del “feedback”, estimulando positiva o negativamente a la misma, para que aumenten o disminuyan las respuestas observadas. Finalmente, los psicólogos cognitivos o cognoscitivos, los psicoanalistas, los neurólogos y los pertenecientes a la “escuela de modelos matemáticos”, intentarán estudiar desde diversos ángulos los secretos de esa conexión, que nos ha servido de modelo para representar al S. psicológico.

De cualquier manera, y a través de todos los modelos que la Teoría de Sistemas pone al alcance del psicólogo, se vislumbra un hecho innegable: el estudio científico de la conducta humana y, por tanto, su control y predicción, empiezan a ser posibles en la actualidad. La construcción de una sociedad mejor debe basarse en una auscultación auténticamente científica y permanente de la realidad social y de las necesidades individuales y colectivas, al margen de supuestos filosóficos, ideológicos o introspectivos, sean éstos del tipo que sean.

Por otra parte, cabe ampliar el estudio en la investigación de la conducta entre el ser humano y los otros humanos que se comunican con él (los S. psicológicos entre sí), bien ya sea de forma singular, o bien mediante el estudio de las relaciones del hombre con el grupo, con lo que entraríamos en el terreno de la denominada dinámica de grupos, esto es, en la teoría de cómo se pueden condicionar entre sí las conductas de los miembros del grupo, y de cómo se reorganiza la estructura del grupo y la personalidad de cada uno de sus miembros en función de las experiencias que proporcionan esta relación.