EL ESTUDIO OPERATIVO DE LA PSICOLOGÍA 
UNA APROXIMACIÓN MATEMÁTICA

EL ESTUDIO OPERATIVO DE LA PSICOLOGÍA UNA APROXIMACIÓN MATEMÁTICA

Josep Maria Franquet i Bernis

Volver al índice

 

 

 

 

2. Existencia de los sistemas psicológicos

Aunque existe algún otro significado etimológico o semántico, hay una concordancia casi general entre los tratadistas en considerar un S. como un conjunto de elementos interrelacionados entre los cuales existe cierta coherencia y unidad de propósito. El concepto, pues, no parece referirse a algo que existe en la naturaleza como tal, sino que se trata de un acto mental mediante el cual se selecciona, de entre un número infinito de relaciones entre cosas, un conjunto de elementos cuyas relaciones indican coherencia y unidad de propósito, y que permiten la interpretación de hechos que, de otra manera, semejarían una simple sucesión de sucesos arbitrarios.

La introducción de este nuevo punto de vista puede aplicarse, perfectamente, al estudio de los objetos animados (S. psicológico: individuo o conjunto de individuos), permitiendo profundizar provechosamente en el conocimiento de dichos objetos, y contando con el decisivo apoyo de la cibernética (que es una rama científica cuyo fin no es estudiar objetos hasta ahora desconocidos, sino tratarlos -los conocidos por otras ciencias- desde el punto de vista en que los S. se definen en dichos objetos).

En principio, podemos sentirnos impotentes –caso de la Psicología– para tratar tantas variables al mismo tiempo; pero en mi opinión, también es un hecho innegable el no haberse dado suficiente importancia, hasta el momento, al concepto múltiple de relación, estructura y coyuntura.

Siendo –como parece ser– un acto mental el detectar la existencia de un sistema, se presenta el problema de cuándo será conveniente tratar los individuos o sus comunidades como sistemas. Resulta obvio que a un hombre o a una mujer cuesta poco trabajo identificarlo/a como sistema, sucediendo lo mismo con un conjunto de individuos o incluso con una determinada sociedad. Las relaciones entre los humanos son tan evidentes, que es bien sencillo adivinar su coherencia y unidad de propósito. Por esta sencilla razón, no hemos dudado en plantearnos toda la problemática derivada de aquella identificación, con la seguridad científica de la utilidad que, en la Psicología, en nuestro caso, supone la apertura de nuevos caminos y perspectivas de conocimiento.