EL ESTUDIO OPERATIVO DE LA PSICOLOGÍA 
UNA APROXIMACIÓN MATEMÁTICA

EL ESTUDIO OPERATIVO DE LA PSICOLOGÍA UNA APROXIMACIÓN MATEMÁTICA

Josep Maria Franquet i Bernis

Volver al índice

 

 

 

 

4. Decisión y su naturaleza

En nuestro caso, llamamos, “decisión” al comportamiento del hombre o mujer (psicólogo experimentador) que realiza una elección en situación de información parcial.

La posible ignorancia puede ser debida:

a) A la naturaleza no determinada de un fenómeno.

b) A la ignorancia del modelo de la transformación determinada.

Supongamos, de nuevo, el S. psicológico anterior, con las mismas V. E. y V. S. y V. A., pero supongamos un estado de información parcial acerca de las transformaciones que conducen de las V. E. a las V. S., definido por el modelo incompleto siguiente:

(NOTA: V = signo algebraico equivalente a la reunión “o”)

Si el objetivo sigue siendo d, y el estado inicial a, la primera elección es entre  y . Si elegimos , y a continuación , etc., obtendremos:

Si elegimos , la primera transformación de la trayectoria es indeterminada, pudiendo conducir a todos los estados. Está claro que la in completitud del modelo nos obliga a tomar decisiones o, lo que es mejor, a completar al máximo dicho modelo de funcionamiento del S. psicológico.

• Naturaleza de una decisión

El psicólogo experimentador puede actuar de dos maneras, según sea el sistema psicológico, a saber:

1. El S. psicológico es determinado, luego la transformación es determinada. El S. operador posee un modelo explícito y, a partir de él, elabora el programa de las V. A., lo aplica y logra el objetivo.

2. El S. psicológico es indeterminado, luego la transformación es indeterminada, pudiendo ser su origen:

a) La ignorancia de la existencia de algunas V. E.

b) La ignorancia de la existencia de algunas V. S.

c) La ignorancia de cómo son algunas V. E.

d) La ignorancia de la correspondencia entre V. E. y V. S.

(NOTA: El estudio de la función de transformación que es incógnita en “d)”, será propuesto en un próximo capítulo acerca de la aplicación de diversas disciplinas científicas o de la investigación de operaciones al estudio de la Psicología).

Llegados a este punto, en mi opinión, caben dos formas de actuación del psicólogo experimentador:

A. Elaborando el modelo parcial correspondiente a la información adquirida, que deberá ser la óptima desde un punto de vista de eficacia. Una vez se conforma con él, por ser incompleto dicho modelo, el experimentador tiene que apelar a la decisión a fin de seleccionar las V. A., y sin saber si logrará o no el objetivo.

B. Elaborando el modelo parcial indicado en A, pero no conformándose con él. Entonces, el experimentador debe elaborar un modelo implícito, complementario del anterior en el sentido de “completarlo”. Tras el logro del modelo completo (S. psicológico determinado) nos encontramos en el caso 1. anterior, y es posible elaborar un programa de acciones. Tampoco en este caso se puede asegurar el logro del objetivo de entrada: el psicólogo experimentador, por medio del decisor y de la información conseguida acerca del resultado de la entrada, modificará el modelo implícito o “descendiente” hasta que los programas sucesivamente logrados logren el objetivo. Se puede afirmar, entonces, que el S. psicológico se “ha adaptado” por “aprendizaje”.

En resumen: en este caso B, podríamos –a mi entender– considerar formado el psicólogo experimentador (“S. decisional”) por tres subsistemas:

a) El modelo parcial, que explica una parte de la transformación del S. psicológico operado.

b) El “decidiente” o modelo implícito, complementario del anterior respecto al modelo completo (desconocido). Es una imagen elaborada por el “decisor” a partir del modelo parcial, cuyas entradas complementarias provienen del S. psicológico operado y del exterior. Se trata, pues, de un S. no determinado, que requiere un regulador de gran riqueza en variedad (“riqueza”, en el caso de un regulador = psicólogo experimentador, la asimilo a experiencia, juicio, clarividencia, ...).

c) El “decisor” o psicólogo experimentador propiamente dicho (que también puede ser un autómata), y que en interacción con el “descendiente”, efectúa una labor de selección; es decir: “decide”.

Veamos, a continuación, el esquema de un S. decisional u operador que controle al S. psicológico operado por medio de la terna:

Quisiera añadir, por último, que la trascendencia de estos dos últimos esquemas en la comprensión de los fenómenos de acción que sobre el S. psicológico realiza el psicólogo experimentador, me parece evidente. Por otra parte, las consecuencias operativas que pueden derivarse de la concepción expresada en ellos vendrán especificadas en un capítulo posterior sobre las fecundas aplicaciones de diversas técnicas matemáticas y de la Investigación Operativa al estudio de la Psicología.