EL ESTUDIO OPERATIVO DE LA PSICOLOGÍA 
UNA APROXIMACIÓN MATEMÁTICA

EL ESTUDIO OPERATIVO DE LA PSICOLOGÍA UNA APROXIMACIÓN MATEMÁTICA

Josep Maria Franquet i Bernis

Volver al índice

 

 

 

 

3. Aplicación de la Teoría de Gestión de Stocks

De un modo análogo al expuesto en la aplicación anterior, podemos considerar a un S. psicológico como un ente en que las “demandas” propias de los problemas de stocks se transforman en entradas de estímulos al sistema mientras que, en su interior, se produce una acumulación o almacenamiento de experiencias y conocimientos cuyo control psicológico de emisión del sistema puede equipararse a la gestión de un stock mercantil.

En efecto, denominando “período” al intervalo de tiempo que separa dos entradas sucesivas de estímulos, los principales elementos que intervienen en nuestro problema son:

1- El volumen de salida de respuestas r , que puede ser determinado (cuando resulta estar en función de ciertas variables; v. gr.: proporcional al tiempo) o aleatorio (puede tratarse del planteamiento conductista de una situación real).

2- El tiempo de aplicación del estímulo t , que también puede ser determinado o aleatorio, o depender del volumen de entrada de estímulos n, de la intensidad de dichos estímulos o de múltiples conveniencias de carácter psicológico.

3- Los diferentes niveles de acumulación de experiencias: nivel máximo S , nivel instantáneo s , nivel mínimo y nivel de alerta (que aconseja la provocación de nuevos estímulos o, en su caso, permita la nueva entrada de los mismos).

4- El volumen de entrada de estímulos n que puede ser constante o variable a voluntad del psicólogo experimentador o, en su caso, dependiente de un proceso de condicionamiento real.

5- Los instantes (fechas) de entrada de estímulos t y los períodos T de permanencia en el sistema de la experiencia inducida por un determinado estímulo, antes de su disipación efectiva (culminación del “nivel de alerta”) a través de las respuestas correspondientes.

Es lógico suponer que la evolución del nivel de un cúmulo de conocimientos resultante de una o varias experiencias durante un período T, se presente, por efecto de la memoria, bajo la forma de una función sectorial en escalera decreciente (o, en su caso, como una curva continuamente decreciente). En todo caso, resulta cómodo substituir o ajustar ese trazo sinuoso por una recta o curva que proporcione una descripción analítica más adecuada del volumen r de salida de respuestas. Al respecto, puede verse la figura siguiente:

De entre las numerosas particularidades que surgirían de nuestro estudio, consideramos procedente contemplar los modelos básicos de actuación del psicólogo–experimentador ante la diversidad de conductas que puede adoptar el S. De entre estos modelos pueden presentarse, en nuestra opinión, con mayor frecuencia, los siguientes:

1- Formas en que los periodos T de permanencia son fijos:

a) La salida de respuestas r es constante. La entrada de estímulos tiene lugar instantáneamente y en cantidades constantes n. Se puede, según el caso, tolerar o no una ruptura del stock de conocimientos.

b) La salida de respuestas r es variable (aleatoria o determinada). La entrada de estímulos se hace con o sin plazo τ en cantidades variables ni, de manera que se sitúe el stock de conocimientos en un nivel máximo al final de cada periodo. Las cantidades de estímulos ni deben ser estimadas en los instantes ti por extrapolación de la función correspondiente. Así:

2- Formas en que los periodos T de permanencia son variables:

a) La salida de respuestas r es variable (aleatoria o determinada). La entrada de estímulos se verifica con o sin plazo τ en cantidades fijas de manera que se sitúe el stock de conocimientos en su nivel máximo, al final de cada periodo.

b) La salida de respuestas r es variable (aleatoria o determinada). La entrada de estímulos tiene lugar en cantidades fijas y exige un plazo constante τ. En este modelo, de cómodo control, equiparable al “Two–bin System”, las órdenes de entrada de los estímulos son pasadas en el momento en que el stock de conocimiento se reduce a un nivel convenientemente elegido por el psicólogo, llamado “nivel de reaprovisionamiento o de alerta”.

Siguiendo el mismo esquema metodológico que el empleado en los casos anteriores, su representación gráfica puede verse a continuación:

Los modelos anteriormente expuestos de gestión de “stocks intelectuales”, constituyen modelos básicos, que ofrecen la ventaja de proporcionar unas reglas automáticas de control. De cualquier modo, no conviene ocultar que, como en todo problema de Investigación Operativa, no siempre será posible resolver el caso por cualquiera de los modelos anteriores, siendo entonces preciso realizar un estudio especial teniendo en cuenta todas las restricciones particulares, implicadas por el individuo o sistema.

Convendría hacer notar, por último, que la Programación Dinámica, cuya aplicación a lo problemas psicológicos ya ha sido estudiada en epígrafes anteriores de este mismo capítulo, resulta un instrumento matemático particularmente útil para resolver los problemas de stocks intelectuales que sean, esencialmente, de naturaleza secuencial, como los psicológicos.