PRESENCIA INSTITUCIONAL DE LAS FUERZAS ARMADAS EN PAÍSES DE AMÉRICA LATINA Y SU IMPACTO EN LA CALIDAD DE VIDA DE LA POBLACIÓN

José Leopoldo Montesino Jerez

2.4.3.4Enfoque preventivo versus coercitivo en el análisis económico del tema de las drogas 


La solución definitiva del problema de la droga en América Latina y el mundo deberá en el mediano o corto plazo incluir un acuerdo  global para dejar libre su producción y consumo, permitiendo con ello disponer de más recursos escasos para que sean orientados al tema de la prevención. Aunque esta propuesta parezca hoy descabellada, el análisis económico respecto a esta cuestión es irrefutable: la mayor coerción policial provoca una restricción de oferta, lo que eleva el precio de la droga, manteniendo de paso a la demanda inalterada. La consecuencia de esto es que el negocio de la droga se torna más rentable y, ante la existencia de prohibición, surgen mafias de todo tipo -incluyendo ejércitos irregulares como en Colombia y otros países- que cometen toda clase de crímenes y barbaridades que la literatura y los medios de comunicación han mostrado profusamente. 1
Los éxitos policiales también muy difundidos por la televisión y prensa, que consiguen detener -a veces después de 10 años- a algún capo de la droga en una población determinada, no constituye más que un volador de luces sobre la solución del problema.  Cuantas veces hemos escuchado o leído que por cada tonelada de droga incautada se estima en tres o más la que logra llegar a los mercados de consumo final, de preferencia Europa o Estados Unidos. En suma, este tipo de situaciones en el nivel local o internacional se transforma en un ciclo repetitivo que no parece sorprender a nadie, no es resuelto, causa enormes daños y problemas respecto de la calidad de vida y, lo peor, parece no existir voluntad política global para darle un corte definitivo.
La comprensión de la solución requiere conocer el manejo de instrumental económico, en particular el funcionamiento de la oferta y la demanda, que es bastante sencillo pero inaccesible a quienes no lo han estudiado con cierta detención. Ciertamente requiere conocimiento de matemáticas y comprender el desplazamiento de curvas de oferta y demanda por cambios en parámetros de las funciones respectivas.
Sin embargo, para facilitar la idea a los lectores profanos en la materia, basta con ejemplificar el caso de la prohibición del consumo de whisky en Estados Unidos y a las famosas bandas de Al Capone y otros gansters. La prohibición era hasta aplaudida por la mafia, pues le entregaba el monopolio exclusivo de la venta ilegal, sin competencia, y a un nivel de rentabilidad soñado.  Las razones de prohibir la producción y consumo de este bien, que hoy se puede encontrar en cualquier supermercado u hogar de clase media, no parecen explicables: ¿afecta la moral?; ¿daña el organismo?; ¿produce locura?; ¿y el vino o el champagne no provoca el mismo daño?.
En fin, la situación de las drogas y sus bienes sustitutos o sucedáneos hoy en día es absolutamente similar. Los médicos y psicólogos plantean toda clase de argumentos del daño que provocan a la salud, si son usados indebidamente. Esto  no es posible negarlo, ni tampoco para cualquier remedio común. Si una persona se toma una caja entera de simples aspirinas, muy probablemente lo pase muy mal, aún cuando las aspirinas no estén prohibidas. Si alguna persona se desea suicidar, nada le impedirá que se tome una pequeña botellita de agua sulfatada, que tampoco está prohibida.  En resumen, la prohibición de producción de un bien cualquiera, por razones médicas o de cualquier tipo, reduce la oferta y la cantidad demandada, pero la curva de demanda no cambia.

Los gráficos (a) y (b) de la figura 2.3 muestran el efecto de la aplicación de dos tipos de política en el mercado de la droga en general, sin especificar tipos distintos como pasta base, marihuana u otras sustancias alucinógenas. Las drogas consideradas como un todo, tienen pocos sustitutos cercanos, a lo más lejanos como el vino y los licores, cigarrillos, y hasta habanos que, en alguna medida, permiten a los consumidores evadirse de la realidad mediante un eventual consumo excesivo. Por esta razón, he dibujado las curvas de demanda más bien empinadas, con una gran pendiente negativa, es decir, baja elasticidad.

Página anterior

Volver al índice

Página siguiente


1 Nota Técnica: para la comprensión de éste apartado, se requiere conocer la teoría elemental de la oferta y la demanda. Véase por ejemplo a Maddala, G.S., y Miller, Ellen, Microeconomía, McGraw Hill, capítulos 2 y 3, pp. 19-84, Gráfica Futura 2000 S.A., México, 1990.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga