MODELO PEDAGÓGICO PARA LA TELEFORMACIÓN PERMANENTE DE LOS DOCENTES DE LAS SEDES UNIVERSITARIAS MUNICIPALES

Juan José Fonseca Pérez

I.2.2.- La educación a distancia como tendencia actual en la formación permanente del docente de la Educación Superior. El impacto de las tecnologías en esta modalidad: la teleformación


En la formación inicial como en la permanente se han empleado tanto la modalidad presencial, a distancia (no presencial), como híbrida o semipresencial. La modalidad de formación a distancia, dado el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación, toma auge en la actualidad y se extiende por todas las instituciones que ofertan cursos de formación, ya sean educativas o de otra índole.


Las modalidades de educación no presencial son denominadas originalmente educación por correspondencia, posteriormente educación a distancia y surgen con la intención de alcanzar a un personal que estaba fuera del área de influencia de las instituciones educativas, ya sea por limitaciones geográficas o de acceso, donde se incluyen los aspectos sociales, económicos y de tiempo.
Al realizar una descripción desde los proyectos tradicionales de la formación o enseñanza a distancia, con sus ventajas e inconvenientes, hasta los desarrollados actualmente usando tecnologías de la información y la comunicación, se puede apreciar que estas tendencias se encuentran tanto en los sistemas universitarios como en la enseñanza formal y no formal.
En relación con sus principales modalidades y desde el punto de vista educativo, la educación a distancia, en su forma tradicional, se caracterizó por: una transferencia de contenidos y metodologías de las modalidades presenciales; utilizaban sólo textos y algunas veces los acompañaba con guías de orientación; aceptaba de manera implícita que el aprendizaje podía llevarse a cabo en condiciones de total autonomía sin la asistencia de los profesores; atendía únicamente al valor de acreditación mediante los exámenes finales, en la medida en que éstos se tomaran en las mismas condiciones que a los estudiantes presenciales.


Esto permite apreciar limitaciones atendiendo al modelo de escuela cubana actual, donde el docente debe dirigir el proceso de enseñanza aprendizaje, aun en la modalidad a distancia, teniendo en cuenta que éste es parte de un sistema de influencias que sobre el estudiante actúa, además la manera de concebir la evaluación solo mide resultados y no permite verla como proceso, tiende a la reproducción memorística de conocimientos, sin constatar si existe una reformulación consciente del saber y el saber hacer, de manera que posibilite transformar la práctica.


De forma resumida, se puede decir que históricamente la formación a distancia basada por correspondencia, constituyó una tendencia que tuvo sus comienzos a finales del siglo XIX en varios países. Sus ventajas consistían en llegar donde la enseñanza presencial no podía hacerlo. Los proyectos se originaron principalmente en instituciones de enseñanza superior.
Con posterioridad la incorporación de la radio y después de la televisión adicionó formas de transmisión de clases a distancia, reproduciendo la voz de los profesores y la de las imágenes que muchas veces eran tomadas desde las clases ordinarias.


A partir de la década del sesenta del siglo XX, diversas experiencias comenzaron a introducir productos audiovisuales, desde sus formas más esquemáticas: transparencias, diapositivas, entre otras, hasta el video educativo, como materiales de soporte de los procesos de aprendizaje. Una metodología asociada al concepto vigente de Tecnología Educativa propuso la incorporación de dichos productos, pero sin profundizar en relación con los modelos psicopedagógicos de enseñanza y aprendizaje.
Con el desarrollo y aplicación de las tecnologías de la información y la comunicación en distintas actividades de la sociedad, la mayor parte de los sistemas tradicionales de Educación a Distancia comenzó a incluirlas pero sin abandonar del todo los modelos anteriores.


Se reconoce que a partir de la generalización del uso de las tecnologías de la información y la comunicación en la enseñanza, distintas instituciones educativas presenciales comenzaron a penetrar en el desarrollo de modalidades no presenciales basados en las redes de comunicación o en otras tecnologías, tales como las videoconferencias, apoyados en los satélites.
Las actuales tendencias en las instituciones universitarias se dirigen a propiciar el desarrollo de modalidades no presenciales, presionadas tanto por las condiciones de masividad que se van incrementando año tras año, como por las posibilidades que se están creando a partir de mejores condiciones tecnológicas y el aumento de la credibilidad en los sistemas abiertos, que nuevamente se está instalando socialmente.


Hoy con el desarrollo de la tecnología y la comunicación en la educación a distancia se incorporan recursos telemáticos e informáticos, por lo que ha adquirido nuevas características que potencian su desarrollo, imponiéndose la modalidad denominada teleformación como una tendencia que facilita la formación permanente, tanto a distancia como con variantes en las modalidades presenciales.


En las universidades, los cursos de posgrado: especializaciones, maestrías y doctorados, también han evolucionado hacia la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación, eso también se evidencia en los documentos normativos: Resolución No. 132/2004 sobre la formación posgraduada elaborada en Cuba donde se incluye un capítulo dirigido a la educación a distancia, el cual establece: “la educación a distancia en el nivel de posgrado es el proceso de formación y desarrollo del estudiante basado en la autogestión del aprendizaje y la autonomía en el estudio, que lo capacita para la educación a lo largo de la vida.” (Resolución No. 132/2004 Capítulo 4, art. 58: 11)
En dicho artículo también se hace referencia que en este proceso se utilizan tanto las formas tradicionales como las que emplean, en diferentes grados, las tecnologías de la información y la comunicación.


Además se recoge, en el informe elaborado por Castro Lamas, J. (2004), denominado Diagnóstico y perspectiva de los estudios de posgrado en Cuba cuando se plantea: “… el incremento de las actividades de posgrado impartidas en modalidades menos presenciales, incluyendo la modalidad a distancia, con el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, con el objetivo de satisfacer demandas de formación de instituciones conectadas en red y llegar a los profesionales que se encuentren en los municipios.” (Castro, J. 2004: 63)


Todo este movimiento tendencial hacia modalidades menos presenciales con el apoyo de las tecnologías, tanto en la enseñanza convencional o como una forma específica de educación, propiciaron el avance en la construcción pedagógica y en la puesta a punto de formas complejas de enseñanza y aprendizaje.


En Cuba, las Universidades y Centros de Investigación y Capacitación han realizado múltiples proyectos de superación, fundamentalmente de posgrado o capacitación, con la modalidad de Educación a Distancia. Dentro de estas se destacan la Universidad Virtual de Ciencias Médicas, el Centro de Referencia para la Educación Avanzada (CREA) y el proyecto Mundi Campus del ISPJAE, Universidad virtual del CITMA y el Bazar Cuba en Internet (CITMATEL), la Universidad Central de las Villas con el sistema SEPAD, La Universidad de la Habana con Micro Campus, además de otros proyectos en GESTA, Softel y el CENSAI, dedicados a la capacitación y superación de especialistas en Informática, entre otras. Podemos plantear que dentro de los retos de la enseñanza superior en todas las universidades cubanas y centros de investigación se están ejecutando proyectos en esta dirección.
La utilización de esta modalidad en función de la formación de docentes en la Educación Superior tiene variadas expresiones y en Cuba se han desarrollado algunas experiencias como la existencia de un modelo pedagógico tecnológico en el CREA, en el cual están montados un gran número de cursos en Plataforma de CD-ROM y en la Internet, en especial uno de Docencia Universitaria.


Así la educación a distancia con el empleo de las tecnologías de avanzada de la información y la comunicación ha recibido algunas denominaciones como: teleformación y en el mundo anglosajón como e-learning para referirse a la total virtualización de la enseñanza.


No obstante esta total virtualización no ha dado todo el fruto esperado dada la cantidad de deserciones que se producen en las ofertas formativas, lo que trajo consigo el surgimiento de modelos híbridos o mixtos, cuya característica principal es la combinación de la educación a distancia con la presencial conocida como b-learning (blended – learning) y es la que más se implementa en estos momentos en los sistemas formativos virtuales.


Esta es la razón por la que se asume la teleformación con la inclusión de encuentros presenciales en dependencia de las necesidades y condiciones concretas de cada territorio.


La utilización de las tecnologías de la información y la comunicación en la educación a distancia es un imperativo social al que hay que dar respuesta, pero tal y como se advierte por varios autores que abordan la temática Mena, M. (2001); Zapata, M. (2002); Picardo, O. (2002); Del Moral, Ma. E. y Villalustre, L. (2004); García Aretio, L. (2002), entre otros, adoptar esta modalidad donde se combinen distancia con presencialidad y el uso de las más avanzadas tecnologías de la información y la comunicación, no garantiza el éxito y la eficiencia del proceso formativo si este no va acompañado de un adecuado modelo pedagógico, que en primer lugar se adecue a las condiciones contextuales y las necesidades de los formandos.


No se trata de imponer o transferir modelos, ni de despreciar los tradicionales sino de combinar armónica y coherentemente todas las potencialidades y bondades que cada uno tiene y creadoramente elaborar modelos innovadores como trajes a la medida de cada cual.


García Aretio, L. (2002) entiende que lo cambiante con los nuevos aportes tecnológicos son: las estrategias de enseñanza aprendizaje, la metodología, los recursos y su organización, los sistemas de comunicación, la distribución de materiales de estudio, posiblemente la eficiencia y no siempre la eficacia, las posibilidades de acceso y la universalización o democratización del acceso, que ya supuso un gran avance con la educación a distancia de corte más convencional.


García Aretio, L. (2001) analiza insuficiencias tanto pedagógicas como del uso abusivo e indiscriminado de las tecnologías, entre las que se pueden mencionar: las tecnologías en sí mismos, no educan ni son por sí mismos sistemas de aprendizaje; peligro que utilice un modelo de pedagogía tradicional y similar al de la forma presencial; el hecho de utilizar tecnologías no renueva propuestas pedagógicas si estos no se sustentan en el saber, saber hacer pedagógico y el actuar de los propios docentes los que son más importantes que el soporte tecnológico; el diseño debe hacerse sobre sólidos presupuestos pedagógicos y psicológicos; no abandonar los verdaderos principios pedagógicos que avalan las buenas prácticas educativas, sean éstas presenciales, a distancia (convencional) o basadas en Internet; la preparación de los docentes respecto a las tecnologías está por debajo de la de los estudiantes; se confía en el exceso del efecto motivador de las tecnologías.


La valoración por el autor de esta tesis de estos aspectos aportados por García Aretio, L., lleva al planteamiento de la necesidad de elaborar un modelo pedagógico sobre el cual se sustente el desarrollo de un programa que esté acorde a las condiciones contextuales, donde el contenido sea estructurado de manera flexible, se cuente con una adecuada orientación, y las herramientas telemáticas sean aprovechadas con todas sus potencialidades educativas, vistas desde la óptica de un proceso nuevo no desde el prisma de la presencialidad y el modelo tradicional; que propicie un cambio en la mentalidad de los docentes al hacer énfasis en el significado y sentido de lo pedagógico y del uso de las tecnologías.


García Aretio, L. (2002) aboga por la investigación y la formación de recursos humanos como necesidades básicas para poder solventar o aminorar estas insuficiencias lo que da argumentos que fundamentan el porque de la investigación que se propone.


El énfasis no ha de ponerse en la disponibilidad y potencialidades de las tecnologías sino en los cambios de estrategias didácticas de los docentes en cuanto al diseño y la estructura de los propios contenidos y a los sistemas de comunicación tanto verticales como horizontales (Salinas, J. 2000).
Estos aspectos fundamentan la necesidad de que el modelo pedagógico que se proponga tenga presente estos elementos desde la propia estructuración de los contenidos y de la concepción de la construcción de los mismos por parte de los que se forman.


Por otra parte León, R. (2002) también asegura que la Educación a Distancia (EaD) está vinculada indisolublemente al desarrollo tecnológico, por ello identifica varias generaciones, correspondiéndose estas, con modelos de educación a distancia a partir de momentos específicos del desarrollo tecnológico y reconoce como hoy el impacto de la EaD estriba en que, apoyada en las potencialidades que le brindan las tecnologías de la información y la comunicación, pueden resolverse problemas de espacio y/o tiempo llevando el conocimiento hasta quienes lo necesitan, lo que le acarrea hacer frente a numerosos desafíos: la utilización de las diferentes tecnologías en las proporciones y usos apropiados, la cuestión de la evaluación de los estudiantes y los docentes, la cuestión de la propiedad intelectual de los contenidos y el escollo más importante: la formación, en especial de los docentes, para una utilización cabal de esas nuevas herramientas.


En Cuba la EaD surge el 1979 como una estrategia de masificación y flexibilidad, que ha devenido en un componente importante de nuestro sistema educativo. En la actualidad, además de los 16 Centros de Educación Superior (CES) donde se inició la educación a distancia, ésta se amplió a otros Centros de Educación Superior y organismos e instituciones del Estado, donde se desarrollan varios programas destinados a la información, formación, capacitación, y superación cultural, dirigidos a profesionales y la población en general. El soporte fundamental de estos programas y cursos ha sido el material didáctico impreso, la prensa, la radio, la televisión y las redes informáticas.
La necesidad de ampliar el universo de habilidades en el uso de la computación y las tecnologías de la información y la comunicación como herramienta de acceso a la información y medio de comunicación global garantizará el acceso a los servicios de información y a la producción de conocimientos, utilizando de forma innovadora estas tecnologías, aprovechando la oportunidad de incorporarse como productor de información a la dinámica general de la información y el conocimiento.


La implementación de la educación a distancia en cualquiera de los niveles de aprendizaje requiere de los CES trabajar fuertemente en la formación: capacitación, entrenamiento y actualización cultural del claustro de docentes, para que esta realidad y posibilidad sea aceptada y puedan ofrecer cursos utilizando los nuevos adelantos tecnológicos. Y es precisamente en este sentido que se realiza este trabajo, dado que el modelo pedagógico que se aplica en las Sedes Universitarias Municipales utiliza las modalidades a distancia y semipresencial, lo cual exige una adecuada preparación sociológica, psicológica y pedagógica de los docentes.


La dinámica de esta nueva forma de enseñanza en momentos de intenso desarrollo tecnológico tiene ante sí un reto significativo en que se deben replantear conceptos tan importantes como los objetivos, metodologías docentes, sistemas organizacionales, la relación estudiante – profesor, los procesos de aprendizaje y los contenidos curriculares, entre otros.
El desarrollo de los actuales modelos de Intra e Internet, permiten potenciar el uso de diversas plataformas para la Educación a Distancia, lo que unido al nivel metodológico del docente, el tiempo de dedicación a su labor, la integración entre el sistema educativo y la sociedad y las políticas de informatización y capacitación de los docentes, constituyen premisas para desarrollar proyectos en este sentido y ventajas que permiten sustituir la falta de un ancho de banda tecnológica, fundamentalmente en materia de telecomunicaciones y otros elementos de la infraestructura material necesaria para ello, por una interacción social amplia, donde las personas abran su entendimiento a la necesidad de una preparación y a la utilización pertinente de las potencialidades que brindan estos adelantos tecnológicos y los nuevos contextos para los procesos formativos, criterio que se comparte plenamente.


El impacto que ejercen las permanentes innovaciones tecnológicas, deben modernizar los estilos de aprendizaje y penetrar en todo el sistema educativo. Estudiar y promover una nueva manera de comunicar y construir el conocimiento, apoyados en las nuevas tecnologías, con el objetivo de mejorar la calidad del trabajo académico, es el reto que la Educación Superior debe enfrentar, si se desea mantener un alto grado de competitividad y de desarrollo en el futuro.


Actualmente, con la Universalización de la Educación Superior, el propio modelo pedagógico para garantizar la continuidad de estudios superiores en los programas que la Revolución, potencia la utilización de una serie de tecnologías que, de manera gradual, tienden a llevar las más modernas tecnologías, se cuenta con TV, vídeos, teléfonos, laboratorios de computación, modem, servicio de correo electrónico y se trabaja por lograr la conexión a la Intranet de las Sedes Centrales o Universidades.


Todo ello sienta las bases para que los procesos formativos que se realizan en las diferentes Sedes Universitarias Municipales tengan el nivel de excelencia y pertinencia que se requiere, el reto está en lograr un desarrollo de los recursos humanos encargados de ejecutar la docencia universitaria, principalmente en los aspectos sociológicos, psicológicos, pedagógicos y tecnológicos para que puedan hacer un empleo eficiente de todas estas potencialidades y hacia este fin se dirige esta propuesta.


La capacitación, entendida como un tipo de formación permanente, para introducir la utilización de estas nuevas herramientas y recursos, ha provocado el surgimiento de una explosión de cursos y que el número de docentes a capacitar sea cada vez más elevado, por lo que, las vías tradicionales no resuelven la problemática.


Internacionalmente, dado el contexto global, se están ofreciendo cursos, seminarios y maestrías en esta dirección utilizando la modalidad a distancia con el empleo de las tecnologías de la información y la comunicación, desde diferentes plataformas.


En un principio la capacitación estaba dirigida en lo fundamental al conocimiento de los medios, recursos y al desarrollo de las habilidades para su utilización, pero la práctica demostró que con esos recursos no es suficiente y en los mismos ya se incluyen aspectos didácticos que permitan cómo introducir estos de manera más eficaz en el proceso docente educativo.
Respecto al reconocimiento del impacto y la importancia concedida a las tecnologías de la información y la comunicación en la encuesta realizada a los docentes de las Sedes Universitaria Municipales (anexo 1) el 87,8% de los encuestados le conceden mucha importancia pues está incluido como una exigencia en el modelo de formación que deben de aplicar. (Anexo 2c1)

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga