Conflagración Ecuménica

Conflagración Ecuménica

Mario Turcios

Volver al índice

UN PUEBLO VICTORIOSO

Apocalipsis 14: 1-4

Después miré, y he aquí el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sion, y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente.... Éstos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Éstos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero.”1 ¿Quiénes son éstos que están junto al cordero que no se han contaminado con mujer y por lo tanto son vírgenes? Muchos interpretan erróneamente este versículo como si se refiriera a una mujer literal.

Con frecuencia, en diferentes lugares escuchamos pastores predicar sermones carentes de un mensaje alentador a las almas sedientas de la verdad, almas que aun ignoran éste mensaje debido a la negligencia de ministros que profesan una vida espiritual superficial y de liviana práctica. A menudo nos encontramos bajo la indiferencia de quienes deberían llevar en sus vidas un ejemplo incuestionable que refleje a nuestro amoroso y misericordioso salvador, en los últimos días el pueblo de Dios deberá enfrentarse cara a cara con el enemigo, derrotar sus argucias. Es asunto de obediencia y fidelidad al mensaje verdadero llevando luz a las almas hundidas en el error.

Las iglesias denominacionales caídas son Babilonia. Han estado fomentando doctrinas ponzoñosas, han dado a beber del vino del error. Este vino está compuesto de falsas doctrinas, tales como la inmortalidad natural del alma, el tormento eterno de los malos, la negación de la pre-existencia de Cristo, previa a su nacimiento en Belén, y la defensa y exaltación del primer día de la semana por sobre el día consagrado y santificado de Dios. Estos y otros errores análogos son presentados al mundo por las diversas iglesias, y así se cumplen las escrituras que dicen: “porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación.”2

Desde el cumplimiento de la profecía de Daniel 8, donde afirmó, inspirado por Dios: “Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado.”Al cumplirse ésta profecía se inició el mensaje del tercer Ángel; sin embargo, la mente de algunos ministros de los últimos días carecen del conocimiento del mensaje de la verdad presente. Su falta de investigación de las profecía demora la venida del Salvador, mientras no se haya sellado el último de los 144.000 nuestro redentor no dará inicio a su segunda venida, no es el propósito de Dios que sus hijos continúen sufriendo las consecuencias del destino consecuente de la desobediencia.

Pero Dios tiene un pueblo fiel, leal y obediente, el profeta vio en su visión una compañía consagrada a Dios. “Estos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va.”4

  1. Apoc. 14:1,4. Versión Reina Valera.1960

  2. The Review and Herald. 12 septiembre 1893. Apoc. 18:3.

  3. Dan. 8:14. Versión Reina Valera.1960.

  4. Apoc. 14:4. Versión Reina Valera.1960.

Éstos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero; y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha delante del trono de Dios.”5

En el libro de Apocalipsis 7:4, se declara: “Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel.” Es apremiante el llamado de Dios, la obra requiere energía desafiante en la predicación certera del mensaje del tercer ángel. Siento tristeza en mi alma al ver descuido en la obra del señor.

Y dejaré en medio de ti un pueblo humilde y pobre, el cual confiará en el nombre de Jehová.”6 Éste pueblo especial, separado por Dios, es descrito en Apocalipsis 14:5: “Y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha delante del trono de Dios.” El no hablar mentiras, la humildad y su convicción firme a Dios es el rasgo notable por el cual se caracterizan los 144,000. “No es suficiente vivir en la atmósfera de la verdad; la verdad misma debe estar en nuestros corazones, sus principios deben estar entre tejidos en nuestras vidas día tras día, hora tras hora, minuto a minuto. Entonces tendremos un conocimiento de las verdades de la Biblia, y estas tendrán una influencia sobre todas las facultades, liberando a todos de ese espíritu de timidez en reuniones donde se tiene el privilegio de testificar a Dios, podrán hablar libres de titubeo, y sus testimonios serán vigorizantes y refrigerantes. Los tales serán canales vivos de luz, y sus poderes mentales se ampliaran a medida que crezcan en gracia y en el conocimiento de la verdad. Si el espíritu de Cristo está en ellos, no creara desorden ni confusión, si no que corregirá todas estas equivocaciones y perturbaciones.”7

Nuestra naturaleza humana y la tendencia al pecado por la cual nos mantenemos esclavizados nos impiden ver espiritualmente el poder del cual gozaríamos siendo fieles a Dios, nuestros hijos manifiestan claramente el reflejo de lo que somos como padres, miembros de iglesia y ministros si ostentamos algún cargo dentro de nuestras congregaciones, cuan cuidadosos debemos ser en nuestro diario vivir. “Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos.”8 “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.”9

Si cada uno de nuestros jóvenes pudiera comprender el mal de la conversación inútil, y corregir el hábito de hablar palabras ociosas, que los que han consentido este pecado se arrepientan, lo confiesen ante Dios; y se aparten de él. Al hablar palabras necias, habéis deshonrado en nombre de Cristo; porque lo habéis representado mal en el carácter. Ninguna palabra de engaño fue hallado en su labios, ninguna prevaricación o falsedad.”10 Decidir andar por el camino de Dios significa poner en práctica una vida que en algún momento significara el rechazo hasta de nuestros mismos compañeros.

  1. Apoc. 14:4,5. Versión Reina Valera.1960.

  2. Sof. 3: 12. Versión Reina Valera.1960.

  3. The Review and Herald. 2 diciembre 1884.

  4. Col. 3:8,9. Versión Reina Valera.1960.

  5. Efe. 4:29. Versión Reina Valera.1960.

  6. The Jouth's Instructor. 27 junio 1895

Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios. Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos.”11 ¿Cuántos fieles hermanos que asisten a las iglesias caídas ignoran este gran mensaje de la verdad eterna? ¿No es acaso nuestra obligación llevar a esas almas esta luz? ¿Cuántos de nosotros vemos con indiferencia la misión de rescatar las almas de las garras de Satanás? ¿Cuánto tiempo desperdiciamos en asuntos frívolos sin importancia y descuidamos la obra que deberíamos realizar con dedicación?

Mientras se le mostraban a Juan las últimas grandes luchas de la iglesia con las potencias terrenales, también se le permitió contemplar la victoria final y la liberación de los fieles. Vió a la iglesia en conflicto mortífero con la bestia y su imagen, y la adoración de esa bestia impuesta bajo la pena de muerte. Pero mirando más allá del humo y el estruendo de la batalla, contempló a una hueste sobre el monte de Sión con el Cordero, llevando, en vez de la marca de la bestia, 'el nombre de su Padre escrito en sus frentes.'12 Dios es un Dios de amor y por su misericordia nos librará de la bestia.

Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento.”13 De la mano de Jesucristo, juntos habremos ganado la batalla, en el futuro gozaremos de una eterna felicidad, la recompensa es in indescriptible a la imaginación humana. “El huerto de Edén, morada de nuestros primeros padres, era extremadamente hermoso. Graciosos arbustos y flores delicadas deleitaban los ojos a cada paso. En ese huerto, había árboles de toda especie, muchos de los cuales llevaban frutos perfumados y deliciosos. En sus ramas, las aves modulaban sus cantos de alabanza. Adán y Eva, en su pureza inmaculada, se regocijaban por lo que veían y oían en el Edén.”14

Si nos preguntáramos cuanto deseamos vivir en la tierra nueva, sin duda alguna, todos deseamos vivir en un mundo nuevo donde exista la armonía que en Edén existía, un mundo donde los niños jueguen con el león sin temor a ser devorados, tal como lo representa Isaías 11: 6-9: “Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará. La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja. Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora. No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar.”

La Biblia la llama La herencia de los bienaventurados “una patria” en Hebreos 11:14-16. “Ahí conduce el divino pastor a su rebaño a los manantiales de aguas vivas. El árbol de vida da su fruto cada mes, y las hojas del árbol son para el servicio de las naciones.

  1. Apoc. 15:2,3. Versión Reina Valera.1960.

  2. G. de WHITE, Elena. Joyas de los Testimonios, t. 2. p.351

  3. Isa. 65:17. Versión Reina Valera.1960.

  4. G. de WHITE, Elena. Consejos sobre Salud, pág. 263.

Allí hay corrientes que manan eternamente, claras como el cristal, al lado de las cuales se mecen árboles que echan su sombra sobre los senderos preparados para los redimidos del Señor. Allí las vastas llanuras alternan con bellísimas colinas y las montañas de Dios elevan sus majestuosas cumbres. En aquellas pacíficas llanuras, al borde de aquellas corrientes vivas, es donde el pueblo de Dios que por tanto tiempo anduvo peregrino y errante, encontrará un hogar.”15

Dios cumple su promesa de que su pueblo habitará en morada de paz, en habitaciones seguras morara y gozará de recreos de reposo ¿Cuántos deseamos gozar de la herencia celestial?: “Allí en esa tierra renovada el pueblo de Dios participará en las ocupaciones divinas y se deleitará de los placeres de santidad que daban felicidad a Adán y Eva en el principio. Allí se vivirá la existencia del Edén en huertos y campos y los redimidos se gozarán alabando a Dios.”16

Y de mes en mes, y de día de reposo en día de reposo, vendrán todos a adorar delante de mí, dijo Jehová.”17