Conflagración Ecuménica

Conflagración Ecuménica

Mario Turcios

Volver al índice

HABLA BLASFEMIA

Ego te absuelvo”

Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley; y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo.”1 El término blasfemia es considerado difamatorio, es un acto de injuriar a Dios. Más que palabras deben ser considerados como actos realizados intencionalmente contra el honor y la honra al Altísimo, consumado es el pecado de la blasfemia si tan solo se atribuye a sí mismo la potestad que solo pertenece a Dios, ¡Cuanto más grave es el pecado si se actúa como si gozaras de plena autoridad actuando como Dios!

Los evangelios hablan de la blasfemia, si estudiamos con cuidado las escrituras encontraremos las indicaciones debidas al término blasfemia: “Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios.”2 En éste caso están hablando de Jesús, pues decía ser el hijo de Dios. Los judíos se habían divorciado del mensaje profético y por lo tanto desconocían que Jesús era Dios que se había revestido de la misma naturaleza humana y había venido a salvar aquel pueblo rebelde, hundido en el pecado y la apostasía que los separaba cada vez mas de su redentor.

Otro ejemplo lo encontramos en Lucas 5: Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar, diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?”3 Éste versículo nos muestra una facultad muy importante y es el derecho y el poder de perdonar pecados, solo Dios puede perdonar pecados, Jesús perdonó pecados a los abatidos que de corazón se arrepentían, los fariseos no concebían el hecho de que Jesús limpiara de toda inmundicia a quienes a Él acudían por alivio y curación espiritual ¿Cuántos cristianos hay hoy en día que se atribuyen el mismo derecho y facultad?

Pero veamos a la luz de la Biblia y la historia nos indicará el cumplimiento de esta profecía referente a quien pretende la divinidad y las prerrogativas del Dios del cielo, ¿Cuántas veces hemos presenciado a impenitentes arrodillarse a los pies de un obispo católico y confesarle sus pecados y a cambio se escuchan las siguientes palabras, [yo te absuelvo]? Para absolver un solo pecado se requiere de toda la omnipotencia del cielo, la iglesia católica ejerce tal facultad y se atribuye tales privilegios divinos haciéndose ver como Dios. ¿No es este acto un acto de blasfemia contra Dios? Hablan y actúan contra Dios.

  1. Daniel 7:25. Versión Reina Valera.1960.

  2. Juan 10: 33. Versión Reina Valera.1960.

  3. Luc. 5: 21. Versión Reina Valera.1960.

El acto de perdonar pecados a los pies de un sacerdote y ministro que se atribuye tal facultad, es más que un perdón, pues todos pecamos y no siempre de la misma manera. La biblia establece, que debemos pedir perdón cuando pecamos contra nuestro hermano prójimo y después ir y pedir perdón a Dios, ¿Cuál es la diferencia del perdón en éste ejemplo? En la biblia, la palabra de Dios, encontramos la respuesta: Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.”4

Como humanos no somos tan misericordiosos como nuestro Redentor, nuestra paciencia se agota con facilidad y seguro nos cansamos de perdonar. Dios es tan misericordioso que nos ordena perdonar setenta veces siete; pero el punto en cuestión es el poder de perdonar pecados, si vemos el versículo anterior, nos reviste la facultad de perdonar; pero solo a quienes pecan contra nosotros: El hecho que le perdonemos, no significa que aquel pecador esta absuelto de pecados, pues le hemos perdonado, mas no le hemos absuelto, absolver de pecados es una facultad que solo la ejerce nuestro Dios, es por eso que todo pecador después de pedir perdón a su hermano debe ir y pedir perdón a Dios y será absuelto de pecados.

Pero veamos nuevamente que dice el hombre de pecado referente a tal facultad, Inocencio III escribió lo siguiente: “en verdad, no es exagerado decir que en vista del carácter sublime de su cargo los sacerdotes son otros tantos dioses”5 ¿No es acaso esta expresión una blasfemia contra Dios? La biblia dice, no tendrás dioses ajenos delante de mí, en Éxodo 20:3. Hoc est corpus meum, [este es mi cuerpo] escapa una palabra de los labios de aquel sacerdote y Jesucristo acude inmediatamente donde aquel dios invento de si mismo exige su presencia y obediencia. “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.”6 Si Jesucristo es nuestro único mediador, ¿Por qué hemos de acudir a un mortal humano y pecador por el perdón de nuestros pecados? La doctrina católica enseña que el sacerdote tiene tanto poder que el creador de su mismo creador, en palabras de San Bernardino de dice: “es el poder de la persona divina; porque la transubstanciación del pan requiere tanto poder como la creación del mundo.”7

La necesidad más grande del mundo y de la humanidad es llegar a Dios, pero si no conocemos su palabra ¿Cómo podremos llegar a Dios? ¿Cuál es el medio para llegar a Dios? ¿Qué debemos hacer para llegar a Dios? Jesús le dijo:“Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”8 Jesús es nuestro único medio por el cual llegamos a Dios si guardamos su santa ley. Cuando el joven rico pregunto que debía hacer para ser salvo, Jesús le mando vender todo lo que tenia, darlo a los pobres y venir en pos de él, debemos vivir una vida plena y consagrada en la verdad.

  1. Mt. 18:21,22. Versión Reina Valera.1960.

  2. Urias Smith, "Profecías de Daniel y del Apocalipsis," t. 2, pág. 206; Alfonso de Ligorio, "Dignity and Duties of the Priest," págs. 34-36.

  3. 1 Tim. 2: 5,6. Versión Reina Valera.1960.

  4. Urias Smith, "Profecías de Daniel y del Apocalipsis," t. 2, pág. 206; Alfonso de Ligorio, "Dignity and Duties of the Priest," págs. 26, 27.

  5. Juan 14:6. Versión Reina Valera.1960.

Nuestra confianza solo se debe a nuestro Redentor quien murió por nuestros pecados y nos rescató del abismo. Dios nos prohíbe categóricamente que nuestra confianza éste basada en hombres mortales y hacedores de maldad. Con cuanta frecuencia insultamos a Dios cuando depositamos nuestra confianza en los dirigentes de las iglesias y les concedemos guiar nuestras vidas. “Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová.”9 Los ministros y pastores tienen la responsabilidad de impartir el mensaje, más no el deber de guiar las vidas de los miembros de la Iglesia equivocadamente en contra de la santa ley.

El pecado de la blasfemia es tan grande que se considera imperdonable cuando este se comente en contra del espíritu santo, sin embargo debemos considerara cada uno de los aspectos que constituyen tal pecado, atribuirse las facultades divinas al hombre y desviar la reverencia y adoración a Dios por un hombre es grave ante los ojos de Dios.

Apocalipsis nos explica en el capitulo trece versículo uno que aquella bestia tenía en sus cabezas un nombre blasfemo, no cabe duda que ese poder que aterrorizaba a los cristianos era y es esa bestia, como dice el espíritu de profecía del poder pontificia en la era de la santa inquisición. “Papas y prelados reclamaban el poder de perdonar pecados, y de abrir y cerrar las puertas del cielo a toda la humanidad. Supersticiones sin sentido y exacciones rigurosas habían tomado el lugar de la verdadera adoración a Dios. Las vidas de los papas y el clero eran tan corruptas, su orgullo y pretensiones tan blasfemas, que los hombres buenos temblaron por la moralidad de la nueva generación.”10

Tenemos ejemplos de blasfemia en los tiempos de Jesús, “Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados.Entonces algunos de los escribas decían dentro de sí: Este blasfema.”11 Los pensamientos de los escribas no escapaban a la sabiduría divina, Jesús conocía los sentimientos que sus enemigos albergaban en sus corazones, Jesús les pregunto ¿Qué es más fácil decir: los pecados te son perdonados, o decir: levántate y anda? Jesús les estaba dejando muy claro que conocía sus pensamientos y que él era el hijo de Dios.

Ahora veamos un acto de blasfemia papal en contra de Dios, tomando en cuenta la cita Bíblica: “Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.”12 La iglesia católica establece en su catecismo una serie de reglas en cuanto a la adoración al sacerdote, ¿Quién es más grande e importante? ¿Un Ángel o el sacerdote? En la visión descrita en la cita bíblica antes mencionada, el profeta intenta postrarse de rodillas ente el Ángel, por lo cual es reprendido y advertido de que solo Dios se merece reverencia y adoración ¿Por qué hemos de arrodillarnos ante un hombre pecador?

  1. Jer. 17: 5. Versión Reina Valera.1960.

  2. Revista The Sings of the Times, 31 de Mayo de 1883.

  3. Mt. 9:2,3. Versión Reina Valera.1960.

  4. Apoc. 19:10. Versión Reina Valera 1960

La historia nos cuenta como el poder papal asumió el lugar de Dios y se hizo pasar como Dios en un acto desafiante a la divinidad mediante la blasfemia: “en el siglo sexto el papado concluyó por afirmarse.

El asiento de su poder quedó definitivamente fijado en la ciudad imperial, cuyo obispo fue proclamado cabeza de toda la iglesia. El paganismo había dejado el lugar al papado. El dragón dio a la bestia 'su poder y su trono, y grande autoridad'. Apocalipsis 13:2.... Entonces empezaron a correr los 1260 años de la opresión papal predicha en las profecías de Daniel y en el Apocalipsis. Daniel 7:25; Apocalipsis 13:5-7. Los cristianos se vieron obligados a optar entre sacrificar su integridad y aceptar el culto y las ceremonias papales, o pasar la vida encerrados en los calabozos o morir en el tormento, en la hoguera o bajo el hacha del verdugo.13

Una historia conmovedora se desprende de la implacable barbarie papal al enjuiciar a los cristianos reformadores que cuestionaban la corrupción de la iglesia católica y sus obispos siendo el principal a la cabeza de la corrupción el papa Alejandro VI, Girolamo Savonarola, un hombre consagrado a Dios y a su palabra, temperante y critica a la lujuria, atacaba la comodidad y cuestionaba las riquezas, prefería vivir una vida sumisa y consagrada, fue autor de varias obras entre ellas “De ruina Mundi y De ruina Ecclesiae” donde compara la Roma del papa con la antigua y corrupta babilonia.

En sus discursos hablaba sobre sobriedad y el carácter fuerte que todo verdadero debe tener, al recibir la titularidad del convento de San Marco en Florencia desde el pulpito ataco al papa Inocencio VIII, como el más vergonzoso de los papas con tantos pecados que le veía como la reencarnación misma del diablo, sus predicaciones contenía predicciones proféticas que realmente se cumplían, predicaba con tono fuerte al punto de aparentar violencia aun que en el fondo solo expresaba su fervor por la lealtad a la ley de Dios y su consagrado habito de vivir lo llevaron a ser odiado como amado por sus seguidores al mensaje divino.

Finalmente Savonarola fue expulsado de la iglesia católica el 13 de Mayo de 1497, en febrero de 1498 Savonarola subió al púlpito para demostrar la ilegalidad de su expulsión y arremetió con mayor severidad en contra de la corte de Roma y del papa, el papa ordeno su arresto y ejecución, aunque había sido protegido por el Carlos VIII, este murió y Savonarola quedo desprotegido siendo de nuevo apresado junto al Fray Dominico por el ejercito del papa, Savonarola acusado de herejía, rebelión y errores religiosos, fue llevado a prisión y posteriormente fue torturado por la bula papal.

Savonarola fue torturado durante cuarenta y dos días por los papistas, los torturadores despedazaron su brazo izquierdo y todo su cuerpo dejando intacto el brazo derecho para que firmara la confesión de arrepentimiento y se retractase aceptando el culto, las ceremonias y la supremacía papal, la confesión fue firmada antes del 8 de Mayo de 1498,

13 G. de WHITE, Elena. Conflicto de los siglos p. 52.

Después se arrepintió de haber firmado la confesión y ruega a Dios que tenga misericordia de el por su flaqueza, el 23 de Mayo de 1498 continuaba escribiendo su obra titulada “Obsedit me”, que significa [Me Obsesiona] los papistas esperaban su ejecución.

Piazaa Della Signoria fue el lugar de su ejecución junto a sus compañeros los reformadores Fray Silvestro de Pescia y Fray Doménico; los tres fueron desnudados y tratados como herejes, los verdugos papales los estrangularon en el garrote, un método de tortura y muerte del sistema papal, los testigos afirmaron que Savonarola tardo mucho en quemarse y repetidas veces fue devuelto a la hoguera, hasta reducirlo en cenizas, cuando se redujeron a cenizas fueron tirados al rio Arno, al lado del Ponte Vecchio, ¿puede el lector imaginarse tal escena? Nuestras mentes parecen quedar estupefactas ante tal crueldad, ¿habrá cambiado el papado? ¿Qué nos espera en el futuro si rehusamos adorar al papa? Que Dios nos ayude y nos de fortaleza.