LA RESPONSABILIDAD SOCIAL DE LAS EMPRESAS: MODELO DE TRES DIMENSIONES PARA SU ESTUDIO

Manuel de Jesús Moguel Liévano

3. Triple Balance de Resultados.


El tercer elemento de la dimensión Desarrollo sustentable del método propuesto para el estudio de la responsabilidad social de las empresas es el Triple Balance de Resultados o Triple Botton Line, complementario de los otros dos componentes: conceptuación y reglamentaciones y gestión ambiental.
            El Triple Bottom Line, expresado con frecuencia con los acrónimos TBL o 3BL, es también denominado como People, planet and profit (personas, planeta y ganancia), se refiere a un conjunto de criterios para la evaluación del desempeño de las organizaciones, propios de los aspectos económico, ambiental y social.
Como se observa desde el inicio del presente capítulo, dedicado a la construcción del concepto de desarrollo sustentable a lo largo de un amplio estudio identificando sus orígenes, tres son los aspectos predominantes en el modelo del TBL: económico, social y ambiental, representados en círculos intersectados.

La aparición del TBL es un fenómeno de la actividad empresarial moderna con referencias desde las primeras legislaciones a favor del medio ambiente a principios de los años setenta en Estados Unidos, en los trabajos de diversas ONG’s defensoras del medio ambiente y principalmente en las reuniones cumbres de la ONU en relación con la preservación del medio ambiente, particularmente el Informe Bruntdland de 1987.
            Su auge tiene lugar durante los años noventa al surgir en paralelo las presiones de grupos activistas por la preservación del medio ambiente por parte de las corporaciones comerciales, así como los estudios que demostraban la preferencia de los consumidores hacia los productos provenientes de empresas con programas ecológicos y de equidad.
            Las corporaciones, en este sentido, asumen diversas responsabilidades producto de su actividad industrial, y destinan recursos económicos y humanos a las tareas orientadas a la conservación del medio ambiente de la localidad, así como a la atmósfera en general, además de participar en el desarrollo (económico y social) de las comunidades locales.
            El informe del TBL involucra una ampliación a la estructura del informe tradicional de desempeño con predominio del aspecto económico, para dar lugar a la inclusión de las actividades ecológicas, sociales, éticas y de transparencia de la organización, situación que implica de suyo un cambio de cultura corporativa entre la alta dirección para dar cabida al concepto de desarrollo sustentable.
Aunque existen diversas referencias durante el transcurso de los años setenta y ochenta, el término Triple Botton Line se debe al autor inglés John Elkington desde 1994 y ampliado en su influyente libro Cannibals with Forks: The Triple Bottom Line of 21st Century Business (1998), donde lo define como una prosperidad económica, calidad medioambiental y justicia social.
Elkington relata cómo el término Triple balance de resultados fue tomando forma sobre la base del Informe Brundtland, el cual integra las preocupaciones medioambientales y sociales a las tradicionales económicas de la organización. En sus estudios, el autor identifica siete revoluciones que caracterizan la transición del capitalismo sustentable, el cual, asegura, será uno de los más complejos de la especie humana en el marco de una revolución cultural global en el tercer milenio.

En el ámbito de la responsabilidad social empresarial, el concepto del Triple balance de resultados exige de una compañía ser responsable principalmente con sus stakeholders (partes interesadas, se refiere a toda persona quien es influida, directa o indirectamente, por las acciones de la firma, tales como empleados, sindicatos, clientes, proveedores, gobierno, comunidad en general), más que con sus shareholder (propietarios).
Desde su aparición, el concepto de TBL tiene un conjunto de argumentos a favor y otros en contra. Entre los primeros están los que defienden la idea del riesgo que representa la capacidad limitada del planeta para producir satisfactores, los efectos del cambio climático, la protección a la naturaleza y la economía ecológica con equidad, privilegiando el capital social. Entre los argumentos en contra se encuentran la división del trabajo, la efectividad observada en las sociedades desarrolladas, el nacionalismo, el liberalismo, la inercia para actuar, y la propia aplicación del modelo.
Así mismo, algunas legislaciones corporativas de Estados Unidos como en otros países, han adoptado el modelo TBL creando el concepto de “corporación sustentable”, mediante políticas y estrategias de sustentabilidad.
Las empresas que adoptan la metodología y presentan el informe TBL toman conciencia de la exigencia de los consumidores para conocer el impacto económico, ambiental y social que generan los productos que compra.
Los estándares del Triple Balance de Resultados.
El TBL representa una guía para la implementación del modelo de desarrollo sustentable en las organizaciones, así como una útil herramienta para la presentación de los informes de sustentabilidad. Se basa en un conjunto de indicadores en cada uno de sus componentes: económico, social y ambiental, que constituyen los estándares a alcanzar. Aunque existe una amplia gama de ítems, de acuerdo con cada organización que los proponga, es posible identificar un núcleo básico, como los siguientes:
1) Indicadores económicos: índice de productividad, salarios y beneficios, eco-eficiencia, inversión en investigación y desarrollo, cumplimiento de las obligaciones fiscales.
2) Indicadores sociales: la seguridad e higiene en el trabajo, no discriminación, capacitación de personal, satisfacción y permanencia en el trabajo, desarrollo social de la comunidad, liderazgo en la promoción de sus valores, transparencia y ética corporativa.
3) Indicadores ambientales: la utilización de energías renovables, uso de materiales reciclables, no contaminación (del agua, aire y suelo), revisión de los procesos de los proveedores, respeto por la biodiversidad, apego a las leyes ambientales.
Hoy día existe un amplio número de organizaciones dedicadas a la promoción del desarrollo sustentable en el mundo, quienes proporcionan servicios de consultoría a la medida de las necesidades del cliente, ya sean organizaciones grandes, medianas o pequeñas y de las más diversas actividades económicas.
Toda vez que esta sección complementa el tema de desarrollo sustentable y que a lo largo de los apartados previos se ha hecho mención de las principales organizaciones gestoras de la sustentabilidad, para evitar reincidencias, a continuación solamente se hace mención de las organizaciones con mayor presencia en el ámbito de la aplicación y desarrollo del modelo de triple balance de resultados, a saber:
- La Guía GRI del Global Reporting Initiative
- El Instituto Ethos de Empresa y Responsabilidad Social
- El Consejo Empresarial Mundial Para El Desarrollo Sustentable (WBCSD)
- Empresarios por la Responsabilidad Social (BSR)
- La Norma Eco-Management and Audit Scheme (EMAS)
- La Norma OHSAS-18001:1999
- La Norma SGE 21, del Foro para la Evaluación de la Gestión Ética (Forética)
- La Norma SA8000 de Social Accountability International (SAI).

Del Triple Bottom Line al Triple Top Line.
El mundo avanza vertiginosamente y en materia de producción con alta calidad, respeto a las normas de protección al ambiente y respeto por las partes interesadas, aún no salimos del asombro del desempeño organizacional mediante la adopción del TBL cuando ya estamos leyendo la crónica de trabajos que hacen palidecer sus espléndidos resultados.
Si bien el triple balance de resultados representa un instrumento para optimizar el desempeño de las organizaciones en el ámbito económico, social y ambiental, así como una inmejorable guía para la presentación de informes integrales, a inicios del nuevo milenio surge una idea que supera ampliamente la visión del TBL.
Nos referimos al modelo del Triple Top Line (2002) o Triple línea superior, propuesto por William McDonough y Michael Braungart, arquitecto diseñador el primero y químico el segundo, cuyo objetivo es el mejoramiento de la calidad, el respeto al medio ambiente y de las partes interesadas incorporadas en el diseño de los productos, procesos, sistemas y la distribución de planta, ecológicamente inteligente, tratando de armonizar las cuestiones materiales con las espirituales de los actores involucrados.
El modelo Triple top line se basa en una nueva filosofía de vida denominada Cradle to cradle o “de la cuna a la cuna”, rescatando la enseñanza de los procesos de la naturaleza, en los cuales no hay residuos, se utiliza la energía del sol, los diseños son naturales y los ciclos de vida de los productos son aprovechados al 100 por ciento.
Los autores, con fundamento en su experiencia en diseño y procesos químicos, revolucionan el mundo de los negocios al realizar diseños de productos y plantas industriales enteramente ecológicas, tomando como sostenes los Principios de Hannover (1992) –en cuyo desarrollo tuvieron una amplia participación–, como son76:
1) Insistir sobre los derechos de la humanidad y de la naturaleza de coexistir en condiciones sanas, compresivas, diversas y sustentables.
2) Reconocer la interdependencia de los elementos del diseño humano con el mundo natural.
3) Relaciones respetuosas entre el espíritu y la materia, considerando todos los aspectos del acuerdo humano, incluyendo la comunidad, hábitats, industria y comercio.
4) Aceptar la responsabilidad por las consecuencias de las decisiones de diseño sobre el bienestar humano, la viabilidad de los sistemas naturales y su derecho a coexistir.
5) Crear objetos seguros con valor de largo plazo, no heredando a las futuras generaciones necesidades de mantenimiento o vigilar peligros potenciales por descuidos.
6) Eliminar el concepto de residuo, optimizando el ciclo de vida completo de los productos y procesos, enfocando el estado de los sistemas naturales en que no hay residuos.
7) Contar con flujos de energía natural, el diseño humano debería derivar su fuerza creativa desde la entrada perpetua de la luz solar.
8) Entender las limitaciones del diseño humano, humildad frente a la naturaleza.
9) Buscar la mejora continua vía compartir el conocimiento entre colegas, patrones, industriales y usuarios, para vincular los asuntos sustentables con la cuestión ética, y restablecer la relación entre los procesos naturales y la actividad humana.
El modelo Triple top line no excluye del todo al TBL, este continúa siendo útil como guía para la implementación de la sustentabilidad en las organizaciones y para la elaboración de sus informes, considerando los aspectos económico, social y ambiental.
La Triple línea superior se fundamenta en las grandes tradiciones del conocimiento humano, desde la economía para la creación de productos, bienestar y riqueza; la ecología en la toma en cuenta de los diseños naturales llevados al ámbito industrial, la conservación del medio ambiente, el uso de energías naturales, y el empleo del ciclo de vida integral de los productos; hasta la consideración de la equidad con base en la participación social y la actitud ética por parte del gobierno corporativo y colaboradores.
Se asume una interactividad entre los aspectos económico, ecológico y la equidad –a diferencia del Triple balance de resultados, que centra su atención en los factores económico, social y ambiental–, empleando la dinámica del concepto de “triángulo fractal”, con el objeto de alcanzar nociones cada vez más precisas.
El Triple top line representa un nuevo paradigma en la economía moderna, aglutinando los desarrollos de la gestión y aseguramiento de la calidad y de la gestión ambiental, logrando los estándares más elevados con respeto a los fines económicos, ecológicos y de equidad de la organización, incluyendo los más altos estándares de calidad de vida para los trabajadores, así como de las comunidades donde opera. El modelo se basa también en el uso de los adelantos de la biotecnología y de la incorporación de los diseños naturales al ámbito industrial.
Como ejemplos del contacto que tenemos en la vida diaria con los productos diseñados mediante el modelo Triple top line, se pueden mencionar los siguientes: las indicaciones de consumo de energía eléctrica de los aparatos de línea blanca para el hogar; la biodegradabilidad de los productos de limpieza; las plantas industriales y espacios comerciales con amplios accesos de luz solar; las indicaciones de reciclaje de los empaques y embalajes de productos; los edificios inteligentes; la “arquitectura verde”; la producción de automóviles ecológicos, entre otros.


76 McDonough William & Partners (2000) The Hannover Principles: Design for Sustainability .(PDF). Preparado para EXPO 2000 The World’s Fair, Hannover, Germany.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga