BREVE HISTORIA DE LAS IDEAS ECONÓMICAS

Guillermo Luis Luciano

Las nuevas perspectivas del siglo XXI

 El siglo XXI pone al hombre ante el desafío de tomar  drásticas decisiones respecto del cambio de los paradigmas sociales vigentes, so pena de hacer peligrar la sobrevivencia de la especie, aunque esta posibilidad suene improbable para algunos.
Los elementos que tomamos del planeta y utilizamos para resolver nuestra vida, se agotan, y la respuesta que damos es profundizar con el auxilio de la tecnología las estrategias extractivas, en vez de atender  lo más importante: la regeneración de estos recursos, empleándolos sustentablemente.
La interacción de todos los elementos que conforman nuestro planeta a través de millones de años, tuvo como resultado el universo que conocimos, donde se desarrolló nuestra especie hasta hoy.
Al principio con un abordaje limitado a la naturaleza, por el número de miembros y la tecnología de que disponían.
Poco a poco fueron sus tribus distribuyéndose por los cinco continentes y luego avanzando por el interior de los mares en busca de las cosas que por necesidad o cultura establecían como valiosas para su vida.
La enorme capacidad de reproducción del mundo natural alcanzaba y sobraba para restablecer los retiros y alteraciones que los humanos producían.
De hecho, podemos imaginar que los individuos originarios eran parte de esa interacción equilibrada, que permitió a nuestro planeta la diversidad natural y la recreación de las especies.
Pero finalmente llegaron los desbalances cuando por la evolución de la civilización humana, el número de individuos aumentó dramáticamente, y simultáneamente el paradigma de la ganancia, establecido como eje motor de la organización social, se instaló con el advenimiento de la sociedad industrial, a fines del siglo XVIII.
A partir de ese momento se disparan fenómenos que modificaron radicalmente la civilización y el planeta.
El desarrollo de la tecnología en primer lugar, permitió exacerbar las técnicas de extracción de elementos del medio natural.
Ya no se trata de pescar artesanalmente en mínimas embarcaciones movidas por la fuerza del viento en mares infinitos, plenos de vida, pequeñas raciones de peces con que alimentarse.
En solo dos siglos llegamos al estremecedor panorama de hoy, donde enormes flotas pesqueras que detectan cardúmenes hasta lo más remoto de las profundidades, con el auxilio del sonar y satélites, se agrupan en un número inimaginable de grandes embarcaciones barriendo el interior de los mares y literalmente, exterminando especies enteras que van desapareciendo cotidianamente, agotando de este modo la vida natural.
La respuesta que ha diseñado la actual civilización a este agotamiento, es la de construir mayor cantidad de buques, mas grandes y veloces, equipados con redes más finas y sistemas de detección de cardúmenes más sofisticados y eficaces.
Lo mismo ocurre con otros  elementos que utiliza la civilización, como por ejemplo, el petróleo, que es un recurso escaso y no regenerable, utilizado a discreción por la humanidad, actualmente se va agotando, y la respuesta de los hombres a esto es adentrarse cada vez más profundo en el mar y en los suelos en la búsqueda de lo que va quedando.
No hemos actuado con la misma eficacia en el desarrollo de las tecnologías alternativas que permitan utilizar elementos que sean renovables.
Nuestro país dispone de miles de kilómetros de costas donde aprovechar la energía del mar, vastos territorios barridos por el viento donde captar la energía eólica, infinitas posibilidades de aprovechar la energía geotérmica y regiones donde el sol brilla intensamente la mayoría de los días del año.
El desarrollo de estas tecnologías para utilizar energías renovables e inocuas para el ambiente, a su vez serían una oportunidad para científicos e industria que podrían encontrar en estos desarrollos, oportunidades de avance y ocupación.
En el uso de la fertilidad de los suelos se da el mismo fenómeno: las técnicas productivas son cada vez más eficaces en su capacidad de tomar elementos y nutrientes, transformando la agricultura en una especie de minería moderna donde en lugar de picos y palas para extraer los elementos de la tierra, se usan plantas que hacen la tarea.
Pero al igual que en los mares y en la profundidad de los suelos, los recursos extraídos no son repuestos ni tampoco restituidos los equilibrios naturales que permitieron su existencia.
Los desiertos avanzan sobre las tierras productivas, el petróleo se acaba, el agua dulce es cada vez más escasa, los individuos y las especies marinas desaparecen y los hombres, mientras tanto, viven en un espejismo en el que se han instalado donde pareciera que el nuevo Dios que reverencian: la tecnología, todo lo resolverá.
Por supuesto que a nadie le gusta aceptar esta visión porque significa barajar y dar de nuevo en toda la organización social actual y asumir la incertidumbre y los desafíos que permanecen ocultos detrás de las preguntas que no nos queremos hacer.
A pesar de esto, seguimos acelerando el motor de la civilización como si el combustible fuese inagotable y siempre podremos seguir avanzando.
Pero la realidad es otra, el carburante se agota rápidamente y nadie puede con certeza decirnos si todavía estamos a tiempo de cambiar la historia.
Seguramente en esta generación y la que viene estarán las respuestas a estos interrogantes, quizás los seres humanos podamos asumir los desafíos en su correcta magnitud y cambiar el rumbo.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

9 al 23 de octubre
VI Congreso Virtual Internacional sobre

Arte y Sociedad: Paradigmas digitales

16 al 30 de octubre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Migración y Desarrollo

1 al 15 de noviembre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Desigualdad Social, Económica y Educativa en el Siglo XXI

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga