BREVE HISTORIA DE LAS IDEAS ECONÓMICAS

Guillermo Luis Luciano

Excedente social

Desde el fondo de los tiempos están presentes los problemas que configuran el núcleo de la ciencia económica:
-como se producen los bienes que conforman el excedente social y
-como se distribuyen.
En los albores de la sociedad humana, los individuos se auto-proveían día por día de los elementos que necesitaban para subsistir y reproducirse.
Con el correr del tiempo, adquirieron la capacidad de generar un número mayor que los necesarios para la subsistencia.
Es entonces cuando aparece un excedente que queda disponible para otros fines, a decidir por el conjunto social.
De esta clase de bienes, que se denominan excedente social, y de su destino se ocupa nuestra ciencia.
La problemática de la economía se puede sintetizar en   dos temas:
-quienes y como lo producen
-quienes y como se lo apropian.
Lo demás gira alrededor de esto, así que partiremos desde aquí en nuestra búsqueda de respuestas.
No es necesario ser un antropólogo para conjeturar que los primeros grupos humanos eran liderados por los individuos de la especie más astutos y/o más fuertes.
Durante los primeros tiempos, la producción del excedente se resolvió por la recolección de frutos  y la caza de animales.      
Su asignación la efectuaban él o los líderes grupales, a través de la autoridad que emanaba de su fuerza, su astucia o simplemente de costumbres ancestrales.
Posteriormente la agricultura revolucionó la forma de la organización humana.
Volúmenes desconocidos de disponibilidad de alimentos y bienes permitieron hacer más complejas las relaciones del grupo social y aumentar significativamente el número de individuos que los conformaban.
Esto también originó la necesidad de acuerdos y normas cada vez más complejas y elaboradas en la organización del grupo, pero en definitiva la esencia de la relación no se modificaba: era la autoridad que emanaba de la fuerza y la astucia la que otorgaba los roles y los bienes.
Al principio los grupos humanos pequeños y aislados, solo necesitaban de un asignador de tareas y de bienes para repartir los roles, pero luego las diversidades de intereses, amplitud de escenarios geográficos, y cada vez más numerosa nomina de miembros de los diferentes grupos, fue generando una de las más antigua instituciones que reconoce la historia humana: El Mercado.
El mercado ha estado presente a lo largo de milenios, desde el inicio de las sociedades registradas, facilitando en parte la resolución de uno de los dos problemas que ocupan a nuestra ciencia: la distribución de los bienes.
Ha sido también el gran facilitador en la misión de asignar los recursos, dado que es una de las forma más eficaces  que tienen los hombres para expresar sus preferencias.
Quienes han pretendido prescindir de él,  finalmente han sucumbido en el intento y han debido aceptarlo, aunque sea como un mal menor.
Pero finalmente el gran salto en la historia humana con respecto a la producción de bienes vino con la Revolución Industrial.         A partir de allí se conformó un nuevo universo de relaciones sociales que dieron lugar a la sociedad moderna.
Eso ocurrió por el desarrollo del nuevo modo de producción.
Los grandes agregados económicos, los complejos problemas generados en la producción de bienes, las elaboradas técnicas, necesarias para su administración y finalmente y por sobre todo, la inédita manera de apropiarse y alternarse en la cúspide de la organización humana que permiten los modos actuales de organización social, han quitado la transparencia a los fenómenos ligados a lo económico ya referidos,  como son la forma en que la sociedad produce y distribuye los bienes.
Pero esto también ha sido exacerbado por quienes se apropiaron del control del actual modo de producción, porque es la forma más eficaz de reproducir el sistema y permanecer en su sitial, o sea conservar sus privilegios que provocan, por ejemplo, que: de los miles de millones de personas que habitan en los países pobres, cerca de un tercio, no acceden al agua potable, ó no ingieren la cantidad mínima de nutrientes, necesarios para su desarrollo y vida.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga