BREVE HISTORIA DE LAS IDEAS ECONÓMICAS

Guillermo Luis Luciano

Aristófanes 450 385  -AC?

Detengámonos en Aristófanes, uno de los grandes comediógrafos griegos, a quien algunos le adjudican la paternidad de una ley económica, la posteriormente conocida como Ley de Gresham.             
En una de sus comedias, Las Ranas10, efectúa una fantástica observación acerca de la conducta de los políticos de su época, absolutamente vigente en nuestra realidad a pesar de los dos mil quinientos años transcurridos.

         
“....Tuvimos ocasión de observar cómo Atenas
en tal modo con los más honestos ciudadanos se comporta
que aún como con las monedas viejas, aquellas son
y no otras las más bellas
Atenas no las usa y a las de bronce se aferra,
pérfidas en el cuño
E igualmente para con los ciudadanos.    
Los que tienen entendederas
Bien nacidos, justos, modelos de honestidad.......
No cobran más que desprecio
Mientras siervos, descarados, vagabundos,
pícaros, los metemos por doquier…………..”
(Corifeo, en la primera parte –Parabasis- de:  Las Ranas)

Observa  Aristófanes, que los ciudadanos buenos son expulsados por los ciudadanos malos del control de la cosa pública, entre otras razones porque estos, carecen de barreras morales para sus actos, y compara esa realidad, con lo que ocurre con la moneda mala y la buena.
Cuando circulan en una sociedad dos monedas, una vil y la otra noble, la moneda buena es atesorada con celo por las personas, retirándola de circulación, mientras que la depreciada circula velozmente, porque los que la reciben se quieren desprender rápidamente de ella.
Nada más lejano en la intención de Aristófanes, que descubrir prosaicas leyes económicas.
En realidad estos descubrimientos tardíos de los presuntos escritos económicos de los griegos, deberían tomarse como un homenaje a la maravillosa producción intelectual de esta cultura.
  Los griegos  tenían la economía como una ciencia privada, responsable de la administración de los patrimonios domésticos.
Generalmente nos detenemos en Sócrates, Platón y Aristóteles, para hablar de la economía en tiempo de los Griegos, pero quizás sea Jenofonte11 quien debería estar entre uno de los primeros bustos en la galería de estatuas de los economistas griegos.
Discípulo de Sócrates fue amigo y tutor  de Ciro el Grande de Persia, en cuyo homenaje y educación escribió su famosa obra: Ciropedia, donde enmarcadas en enseñanzas políticas y morales consigna muchas recomendaciones acerca de la administración material de cuestiones que hoy calificaríamos económicas.
Es más común de lo que imaginamos que cuando alguien incorpora una nueva idea, lo haga en el marco de otra disquisición, sin darse cuenta de muchas de las implicancias de sus conceptos, que son luego reconsiderados y puestos en valor, por pensadores posteriores.  
Valga esta reflexión, porque cuando encaramos la lectura de:     La Riqueza de las Naciones de Smith12 éste, manifiesta durante los primeros capítulos de esta obra, su  embelesamiento ante los beneficios de la división del trabajo, incluso más: es habitual que se destaque esta observación de Smith, como uno de sus aportes más originales
Sin embargo, la claridad conceptual de Smith, cuando relata minuciosamente lo visto por él en una fábrica de alfileres para dar ejemplo de los beneficios de la división del trabajo no opaca para nada lo escrito por Jenofonte en la Ciropedia13, acerca de los beneficios de la división del trabajo.  
Veamos los siguientes párrafos extraídos de la obra citada:

 

.............”En verdad en las ciudades pequeñas son los mismos lo que hacen cama, puerta, arado, mesa; y muchas veces es el mismo hombre el que hace la casa. Por el contrario en las grandes ciudades por la necesidad que muchos tienen de toda cosa alcanza a cada uno para su sustento una sola arte y muy a menudo ni siquiera completa. Hay quien hace calzado para hombre y quien para mujer.    Lo cual por ende produce en cada uno mayor habilidad”.

También podría sorprendernos la similitud de argumentos esgrimidos por Jenofonte, encontradas luego en los escritos de Francoise Quesnay14, al reflexionar éste, que el único sector que hace un aporte real a la producción de bienes es el agropecuario, porque es la única actividad productiva que verdaderamente reproduce los bienes: de una semilla sale una planta de la que salen semillas que a su vez se reproducen en muchas plantas.
Mientras que en el resto de las actividades humanas, hay modificación y recombinación de materias pero no reproducción perse de las mismas.
Pareciera que los frutos de la inteligencia humana, fluyen en el tiempo uniendo mentes y espíritus,  y no como saltos discontinuos entre genialidad y genialidad.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga