DIVERSIDAD CULTURAL EN LAS CUESTIONES PSICOLOGICAS

Isaura Arreguin Arreguin

A manera de conclusión: La cultura de la marca

   Resulta necesario estudiar la no inocente comparación del uso de los instrumentos virtuales de las redes sociales (sobre todo las versiones de “PERFIL” de Facebook y Twitter) con la proliferación y plusvalía que  la sociedad le otorga a las Marcas. Dicho sobrevalor que se ha otorgado se ha ejemplificado innumerables veces a lo largo de nuestra era, quizás uno de los más claros sea el de Philip Morris que compró Kraft por 12.600 millones de dólares en 1988, seis veces más del valor teórico de la empresa. Aparentemente, la diferencia de precio representaba el coste de la palabra «Kraft». La sobrevaloración que se dio a la palabra obedeció a años de marketing y propaganda.

   Y todo se perfila a enunciar que el valor de la impresión, de la imagen resulta mayor a las características de lo que se produce (a su calidad y cantidad). Es en nuestra era de consumo en la que se pondera con un mayor valor lo aparente, la imagen, el logo, por encima de lo que representa. Esta condición es emulada en el uso de las versiones electrónicas de las redes sociales, donde se puede observar la cantidad de tiempo que se puede dedicar a una interacción aparentemente entre personas que se publicitan con comentarios de un “PERFIL”, para el cual se busca una foto (una imagen) que llame la atención, una publicación de frases (en ocasiones que no rebasen los 140 caracteres, con lo que se fomenta una capacidad de síntesis no necesariamente sana para el idioma nativo del grupo que se relaciona, ya que obliga a no respetar reglas ortográficas y a distorsionar las palabras).

   Parece poco inocente o explicable como obra de la casualidad las similitudes entre la pre ponderación y el desarrollo de la era de las marcas y la forma en que se interactúa en el uso de los medios electrónicos de las redes sociales. Da la impresión de que estas similitudes obedecen a una forma de adiestramiento, de homologación cultural sobre la jerarquización del valor de una marca, de una imagen por encima de lo que representa.  Esta idea encuentra eco en la explicación de Naomi Klein, en su libro No Logo al hablar acerca de la etapa en la que se comenzó a invertir altas sumas de dinero en el marketing por encima de lo invertido para mejoras de calidad de los productos: “… este cambio radical de la filosofía empresarial ha inspirado un ansia insaciable de alentar culturas y de apoderarse de cualquier espacio libre donde las empresas puedan encontrar el oxígeno que necesitan para inflar sus marcas. “(KLEIN, Naomi, No logo, Paidós. 2000. Página 26)

La herramienta electrónica de Facebook, en su nombre hace alusión a la cara del libro, esto es, una primera impresión. La intención de su surgimiento fue que dentro de las universidades se facilitara el conocimiento entre estudiantes, ya que permitía asociar el nombre con la fotografía que era lo único que se mostraba como perfil. Sin embargo, el hobby de Mark Zuckerberg se fue llenando de aplicaciones que emularon a las marcas, cosificando al sujeto, permitiendo que imperara el adagio de conocer a un libro por la cara de su portada.

Fuentes consultadas 

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga