APRENDIZAJE EN LA ORGANIZACIÓN: LAS FORMAS DE GENERACIÓN DEL CONOCIMIENTO EN EL CONTEXTO ORGANIZACIONAL. PROYECTO PROMEP-UNACH

Manuel de Jesús Moguel Liévano

3.7. Rutina en el aprendizaje en la organización.

En los estudios del aprendizaje en las organizaciones durante los últimos años sobresale el tema de la rutina como un facilitador o como un inhibidor. El grupo de profesionistas de la CF también muestra esta disyuntiva; hay quienes aseguran que la rutina puede fortalecer el aprendizaje, hay quienes consideran que puede representar un obstáculo.
Los trabajadores en la organización deben buscar la forma de mejorar la rutina, opina uno de los entrevistados, mientras otros aseguran que es necesario buscar nuevas alternativas de solución, nuevas formas  de  hacer el trabajo. La gente inquieta siempre está buscando la forma de hacer las cosas y mejorar sus situaciones, manifiestan, ya que la mejora de la rutina depende de la actitud de las personas. La realización de la rutina en sus labores cotidianas desarrolla mucha destreza en los trabajadores, coinciden varios entrevistados, mientras otros consideran que evita el aprendizaje.
Uno de ellos comenta.
“La rutina aburre al personal y eso provoca estrés y ocasiona poco involucramiento en el trabajo, desaprovechando importantes oportunidades para enriquecer sus capacidades”.
Para combatir la rutina uno de los entrevistados propone lo siguiente:
“Lo ideal sería cambiar de puestos al personal a determinado tiempo,  con la finalidad de que no se vuelva rutinario, y así no vean como un compromiso venir al trabajo, sino como algo que les guste hacer”.
En relación con la rutina de las actividades en la organización hay diversos comentarios entre el grupo de personal técnico en la CF, con mayor inclinación hacia la posibilidad que la rutina puede ayudar al aprendizaje cuando la persona es inquieta, curiosa y busca la forma de hacer mejor su trabajo. Uno de las personas entrevistadas lo manifiesta de la siguiente forma:
“La rutina contiene la base de conocimientos de las actividades que realizamos en la empresa, y lo hacemos tan bien que casi trabajamos de manera automática;  puede ayudar a aprender cuando rompemos la rutina y ensayamos nuevas formas de hacer nuestro trabajo, la persona curiosa busca la forma de hacerlo mejor, en menor tiempo, con menos recursos, con mayor calidad, etcétera”.
Otra persona opina que:
“En relación a la rutina depende de cada persona; una persona conformista, aprende sólo de forma rutinaria, pero una persona activa busca la forma de mejorar su trabajo”.
La rutina no debe ser vista como un obstáculo para aprender, aseguran algunos entrevistados, no evita el aprendizaje, sino que ayuda a buscar nuevas formas de realizar los trabajos y de esa manera aprender más; se puede romper esa rutina, afirma, proponiendo nuevas formas de hacer las cosas, un formato más sencillo, ahorrar tiempo en los procesos, etc.
La rutina absorbe al trabajador, admiten otros entrevistados, no le permite aprender, hace la rutina pero difícilmente aprende, y puede caer en exceso de confianza. En tal caso, es necesario salir de la rutina y ver lo que se puede hacer o mejorar en el trabajo. La opinión de uno de los entrevistados es en el siguiente sentido:
“La rutina tiene dos aspectos; en el primer caso, ayuda a que se reafirmen conocimientos y crea un aspecto de confianza que, cuando llega al exceso puede provocar error. Por otra parte, trata de especializar al trabajador y éste piensa que ya conoce y domina muy bien su trabajo, por eso no quiere aprender más”.
La rutina no es solamente conocer cómo se hace el trabajo; no acaba ahí el trabajo, se debe buscar la forma de hacerlo mejor y obtener más conocimientos y beneficios personales y colectivos.
La rutina, observa otra persona, hace las veces de ‘tope’ o límite para los esfuerzos de aprendizaje de las personas en la organización, porque lo encasilla. En la CF, afirma, el trabajo es rutinario en apariencia, ya están trabajando con el proceso de mejoramiento y la rutina existe solamente en el sistema normativo, el cual no se puede cambiar pero si mejorar en la operación.
En opinión de esta persona:
“Estoy cumpliendo con la normatividad que, entre comillas, sería el ‘tope’ de un buen desempeño, pero me estoy saliendo y lo estoy entregando mas rápido, entonces estoy mejorando mi trabajo, estoy agregando valores, que me hacen salir de lo rutinario porque estoy en el proceso de mejora continua”.
En palabras de esta persona algunas veces la rutina se vuelve monótona, se tiene que apegar a la normatividad y el margen de acción es restringido. La rutina es una autocreación, dice uno de los entrevistados, es rutina cuando uno quiere, y es proceso de mejoramiento cuando uno lo hace así. Es decir, es hacer pequeños cambios en el trabajo diario que permita ser creativos y no rutinarios.
En relación con este tópico, la mayoría de los entrevistados del SM piensa que la rutina obstaculiza el aprendizaje; con frecuencia por hacer las cosas de manera rutinaria dejan de utilizar el cerebro para pensar. Con motivo de la rutina, admiten, el personal se automatiza, saben que se hace así todos los días.
La rutina se convierte en un obstáculo para aprender, opina uno de ellos, estanca a las personas porque se encierran en un solo conocimiento, y lo peor es que generalmente lleva a un trabajo aburrido. En opinión de uno de los entrevistados:
“Siempre hay que mantener en un trabajador su ser como ser humano, porque si se vuelve como robot, es peligroso que llegue a pensar que es un robot”.
Mediante el aprendizaje se evita la rutina, opinan otras personas, haciendo nuevas cosas van mejorando sus capacidades. Mover o rotar al personal con cierta frecuencia, es otra opción propuesta para romper la rutina, sobretodo en las áreas operativas, de oficinas y de mantenimiento; la idea es rotarlos entre departamentos afines y de compañeros de trabajo para aprender nuevas actividades que les llevan a adquirir la categoría de trabajador polivalente, es decir, de múltiples competencias. Las personas propositivas no se atienen a la rutina, coinciden los entrevistados; éstos buscan la forma de no encajonarse en una forma de trabajo, y tratan de experimentar otras formas de realizar sus actividades.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga