APRENDIZAJE EN LA ORGANIZACIÓN: LAS FORMAS DE GENERACIÓN DEL CONOCIMIENTO EN EL CONTEXTO ORGANIZACIONAL. PROYECTO PROMEP-UNACH

Manuel de Jesús Moguel Liévano

3.5. Resistencias al aprendizaje.

En el estudio relacionado con el aprendizaje en las organizaciones referido en secciones anteriores, se propuso la categoría de Resistencia al aprendizaje, entendido como las acciones que las personas manifiestan negando la posibilidad de propiciar el aprendizaje en la organización. Se establecieron tres tipos de resistencias:
- Resistencias a aprender,
- Resistencias a enseñar, y
- Resistencias a facilitar el aprendizaje.
Las resistencias representan un tipo de conducta por parte de las personas encaminada a inhibir la posibilidad del aprendizaje. La mayoría de los entrevistados del grupo de profesionistas de la CF, muestra su acuerdo en que sí existen las resistencias al aprendizaje en la organización y que es producto de la cultura de los individuos.
Uno de los entrevistados lo manifiesta con las siguientes palabras:
“La resistencia se debe al nivel académico que tengamos o la cultura del grupo de personas, porque son trabajadores bastante grandes de edad”.
En opinión de algunos profesionistas entrevistados sí existen las resistencias a aprender, pero localizadas. Esto obedece, continúan, a que las personas se vuelven conformistas y pasivos porque las actividades son rutinarias y pierden la visión a mediano plazo. Se tiene temor de pasar esa barrera conocida o estado de confort.
En palabras de uno de ellos:
“Hay gente que se resiste a aprender, no le encuentra sentido al aprendizaje, porque ya están conformes consigo mismos o son muy problemáticos. Las ‘personas-problema’ esperan que las cosas les lleguen como regalo de Dios, sin poner nada de su parte”.
En el criterio de otros profesionistas, algunas personas tienen poca actitud de aprender porque están estancados en la seguridad de su trabajo, donde esta seguridad tiende a limitar la etapa de crecimiento de las personas en la organización. O bien se resisten a tomar cursos de capacitación por el temor a las evaluaciones, pero en realidad, aseguran, el temor es a la responsabilidad que lleva consigo estar más preparado.
Alguien lo explica de la siguiente forma:
“Yo creo que de manera natural todo el mundo quisiera aprender, quisiera saber, sentirse competente, pero algo pasa en el cerebro que le impide e inhibe la posibilidad de aprender”.
Sin embargo, dentro de este escenario aparentemente pesimista, aparecen otras voces que recuperan la parte positiva de las personas y procuran buscar la forma de motivar a los trabajadores hacia una actitud mental más positiva.
En palabras de uno de los profesionistas:
“Debemos enseñar a la gente ver la vida de una mejor manera; los árboles, los animales aprenden a cambiar de forma natural para continuar viviendo”.
En relación con este tópico, entre el grupo de personal técnico de la CF las opiniones son divididas. Hay buena disposición por parte de los trabajadores para aprender, aceptan algunos, mientras otros piensan en sentido contrario, es decir, encuentran resistencias. En palabras de uno de ellos:
“Si, hay resistencias en la organización, y no nada más para aprender, sino para realizar las actividades cotidianas”.
Desafortunadamente existe resistencia de la mayoría de la gente para aprender, asegura uno de los entrevistados, siendo más evidente en las personas mayores, principalmente por su temor al cambio, falta de iniciativa y muchos de ellos están pensando más en la jubilación que en hacer algo para superarse. Esta resistencia se debe también a su idea que ya no son de utilidad por la edad. Uno de los entrevistados opina:
“Para las personas de edad avanzada en la organización, ya no es importante aprender cómo se maneja un equipo de cómputo; por ejemplo, sienten que su salario permanecerá igual y prefieren disfrutar su trabajo en las condiciones actuales y de sus logros. La jubilación parece una suerte de muerte laboral”.
La percepción generalizada parece ser que existe más resistencia a aprender que buena disposición y muchos no se explican esa actitud, aceptando que la CF les da todas las facilidades para superarse. Otros piensan que esta resistencia pueda ser una forma de manifestar su insatisfacción en el trabajo; también se observa en personas jóvenes, en todas las áreas, en todas las carreras. En opinión de uno de los entrevistados:
“El problema de la resistencia al aprendizaje puede tener su origen en la educación de las personas, porque no nos enseñan a hacer las cosas con gusto”.
Otra premisa a destacar como factor de la resistencia al aprendizaje es la falta de interés y el conformismo de la gente, tanto antigua como de nuevas generaciones, esto puede ser entendido como las comodidades que ahora gozan y no desean ver perturbadas.
Uno de los entrevistados explica:
“Los cursos de capacitación son importantes, pero no todos los vemos con interés, como algo de progreso. Conozco compañeros que e inscriben en los cursos de capacitación  y después los desestiman por tener segura su base de trabajo. Son conformistas”.
Entre las resistencias al aprendizaje también se menciona la “mentalidad negativa” de gente muy preparada y capaz, pero con mentalidad bastante pobre, la cual influye sobremanera en sus decisiones de aprendizaje. Esta mentalidad negativa, aceptan algunos, puede obedecer a que traen una mala cimentación de valores desde el hogar, falta de motivación, donde los padres al sobreproteger a los hijos los perjudican. En el mismo tenor, se manifiesta la falta de conciencia por parte de los trabajadores, o una mayor responsabilidad.
Algunos afirman que tratan de motivar a los trabajadores en cada oportunidad, diciéndoles lo que deben hacer y cómo hacerlo. Una persona lo expresa así:
“El aprendizaje es una cuestión de actitud, deberíamos cambiar de actitud para poder dar el paso que nos falta para aprender. Yo aconsejaría a mis compañeros un cambio de actitud; de una postura de rechazo ahora, a una disposición para aprender nuevas cosas en el trabajo”.
En relación con las resistencias al aprendizaje, la mayoría de los entrevistados del personal del SM, considera que sí existen porque las personas tienen miedo el cambio, miedo a la incertidumbre, algunos por comodidad y conformismo. También porque son personas negativas, a quienes se debe detectar para evitar influyan en la gente positiva, y porque se les debe apoyar más. Otros opinan que el factor económico, es decir, la inconformidad con los salarios devengados constituye una importante fuente de resistencia. Una persona expone las siguientes razones:
“Las resistencias se deben a los pocos valores morales que tienen los trabajadores desde su familia. Encontramos gente totalmente negativa que considera el aprendizaje como pérdida de tiempo. Es preciso tener visión para aprender más”.
Considerando que los entrevistados son profesionistas con cargos al menos de supervisor o de jefe de departamento, admiten percibir resistencias para aprender de parte de los subordinados, así como resistencias a aceptar ideas por parte de sus superiores. Uno de ellos lo explica así:
“Encuentro más resistencias a aprender en mis superiores que en los subordinados. Pero debe ser por política, no por temor a que los rebase”.
Así como hay personas resistentes a los procesos de aprendizaje en la organización, los entrevistados afirman que también existen personas con deseos de aprender, de trabajar, de pertenecer a la empresa; son quienes muestran preocupación por las cosas, son propositivos, siempre están preguntando y aportando nuevas ideas.
En el departamento a su cargo, considera uno de los entrevistados, puede identificar un 35 por ciento de personas propositivas, con disposición al aprendizaje; y otro 65 por ciento de personas conformistas, apáticas a los procesos de aprendizaje.
La escolaridad, opina una persona, no representa condición alguna para crear la resistencia a aprender y lo expone con las siguientes palabras:
“Hay personas que no tienen un alto grado académico pero les gusta hacer su trabajo, y son altamente propositivas”.
En relación con el tema de resistencias de los que más saben para enseñar, el grupo de personal técnico de la CF, considera que no hay tal resistencia, más bien existe muy buena disposición para enseñar, de impartir sus conocimientos. Otras personas opinan encontrar resistencias a enseñar, porque piensan que los pueden desplazar de su trabajo, o porque tienen temor a la competencia laboral, ya que no toda la gente está mentalizada para competir.
Alguien más refiere que anteriormente sí había resistencias a enseñar, y el cambio actitud se debe a que culturalmente han pasado de ser únicamente receptores a aportar a la organización por razón de la apertura de los directivos. Antes, continúa el entrevistado, esperaban el mes de la seguridad porque les deban regalos o prebendas sin importar lo que iban a aprender. Pero ahora que reciben cursos de desarrollo humano, asisten porque saben que realmente van a aprender.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga