APRENDIZAJE EN LA ORGANIZACIÓN: LAS FORMAS DE GENERACIÓN DEL CONOCIMIENTO EN EL CONTEXTO ORGANIZACIONAL. PROYECTO PROMEP-UNACH

Manuel de Jesús Moguel Liévano

3.11. Percepciones del trabajo.

Una cuestión formulada al personal del SM, adicional a la guía de preguntas, es en relación a la percepción que las personas tienen acerca del trabajo, y cómo piensan que lo perciben los demás. Las metáforas señaladas por la mayoría de los entrevistados es que ven el trabajo como una bendición, como una distracción, como un campo de juego, como un lugar de educación, como un servicio, como una familia y como una obligación.
El trabajo es una bendición, afirma uno de los entrevistados, viene del exterior, se crea o no en un Dios como una energía central. Es un compromiso con uno mismo, continúa, y es un acto de responsabilidad, sin tomar en cuenta incentivos económicos, y lo expresa con las siguientes palabras:
“Para la mayoría de las personas el trabajo es una obligación, es lo que les da de comer. Mientras que para otras el trabajo es un regalo de Dios, porque si estoy trabajando es porque soy una persona sana física y mentalmente. El hecho de desempeñar un trabajo quiere decir que estoy bien conmigo misma, me gusta lo que hago”.
Y abunda:
“Hay personas que ven el trabajo solamente como un medio para obtener recursos económicos, ganar su quincena. Les interesa no llegar tarde a la hora de entrada y salir corriendo al final de la jornada. Es diferente con las personas que tienen otra perspectiva; si los directivos ven que soy eficiente, disciplinado y propositivo me toman en cuenta para un ascenso. A muchas personas lo que menos les interesa es el trabajo”.
Otra persona afirma:
“Para mí el trabajo es una distracción, es un lugar donde puedo desarrollar mi potencial como persona y desarrollar mis habilidades e inquietudes. Es una manera de cómo lograr metas, de cómo superarme y cómo aprender de las otras personas. Si yo me siento bien con lo que doy, con lo que aporto, obtengo una satisfacción profesional y personal”.
Mi principal motivación, afirma uno de los entrevistados, es pensar que en lugar de ir a trabajar, lo cual puede pesar mucho, voy a hacer lo que me gusta, como jugar fútbol o ajedrez. Estas ideas, manifiesta, son producto de sus lecturas de libros de superación personal, y sobretodo el buen ejemplo que supieron inculcarle en su casa. Eso facilita mucho las cosas en el trabajo, dice, y lo explica con las siguientes palabras:
“Debemos salir de la casa mentalizado de ir a hacer lo que más nos gusta, no precisamente  ir a trabajar. Es indispensable adquirir una nueva mentalidad”.
La disposición a servir, piensa, es la puerta de entrada a todos lados, en el caso de su trabajo en el SM, de servir a los usuarios. Le halaga servir y observar que la gente quede satisfecha con su servicio y más aún si las personas reconocen y agradecen su disponibilidad para el servicio.
Otra persona afirma percibir el trabajo como una ‘extensión’ de sí misma y en este sentido se hace una persona propositiva, productiva y se preocupa menos de los problemas. Esta opinión, explica, es de acuerdo a la educación recibida en la escuela y la familia.
En relación con el doble sistema funcional de las organizaciones, el sistema técnico y el humano, las personas entrevistadas en el SM consideran muy difícil elegir uno de ellos. Por una parte defienden el aspecto humano, pero también son muy estrictos con el aspecto técnico, y procuran atender ambos de tal forma que se complementen uno al otro. Uno de ellos admite poner énfasis mayor en el técnico. Sobre este particular otra persona reconoce:
“Yo presto más atención a la parte humana, sin dejar de lado la técnica, porque van  ligadas. El trabajador debe estar emocionalmente bien para hacer bien su trabajo”.
La mayoría de las personas entrevistadas hacen alusión al trabajo en la organización mediante la metáfora de la familia y consideran que ésta juega un papel primordial en el desempeño de los trabajadores en la organización, y lo expresan de la siguiente forma:
“La vida laboral es más importante porque provee a la vida familiar”.
Uno de ellos admite que la organización y el trabajo pasan a ser un segundo hogar y los trabajadores su segunda familia, son con quienes más conviven. La vida familiar y laboral van a la par, dicen. Uno de los entrevistados explica:
“La familia y la empresa se convierten en correlativos, y se reflejan una a la otra. Tienen un valor muy similar, van desarrollando nuestro carácter y nuestras actitudes. Si el entorno familiar y el entorno de trabajo están bien, la persona está bien y trabaja a gusto, aporta ideas y no da problemas”.
Alguien más admite la importancia de buscar sentido al trabajo y hacer un ambiente agradable, toda vez que las personas permanecen la mayor parte del tiempo juntos en el lugar de trabajo. Son como una familia, acepta, y se tiene que fomentar la confianza entre los trabajadores mediante sus propias reglas, aunque no estén escritas. Las personas que hacen mejor su trabajo y con mayor limpieza, admiten, se encuentran equilibrados en el aspecto familiar y pueden desarrollar mejor sus talentos.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga