BASES PARA EL MANEJO INTEGRADO DEL BOSQUE DE MANGLES ASOCIADO AL HUMEDAL DE SAN MIGUEL DE PARADA, SANTIAGO DE CUBA

Roberto García Pozo
robertog21@correodecuba.cu

IV.2.4 Caracterización de los impactos.

A continuación se hace una breve descripción de los impactos presentes:

Contaminación del suelo: como se aprecia en los análisis realizados, este es el impacto de mayor incidencia en el área (de una forma u otra está presente en los tres sectores de estudio), y es a su vez el impacto primario que mayores impactos secundarios genera: 10 en total (Anexo 11). Este se intensifica a inicios de los años 90 cuando se construyen las fábricas de aceite y de soya en las proximidades del manglar, que por diferentes causas evacuan parte o la totalidad de sus residuales (albañales y del proceso industrial) hacia áreas del manglar, además de esto unido a los residuales o derrames que en ocasiones proceden de la refinería de petróleo. Los mismos llegan al bosque mediante los escurrimientos superficiales transportados y vienen acompañados de sustancias químicas de un alto grado de toxicidad; en sentido general estos residuales se caracterizan por presentar altas concentraciones de grasas y aceites. Según Abalos (2005) estas sustancias reducen la oxigenación de las aguas de los escurrimientos superficiales; además de presentar ciertas concentraciones de sales orgánicas; compuestos inorgánicos como el NaOH, H3PO4; e hidrocarburos los cuales influyen en la aparición de procesos de eutrofización, salinización, defoliación, compactación del suelo y en el caso del fósforo (P) que aquí está presente en altas concentraciones puede actuar como inhibidor del desarrollo de diversas especies.

Por otro lado las comunidades cercanas al manglar también vierten parte de sus residuales domésticos al manglar (aguas albañales y basuras) contribuyendo a la desoxigenación del suelo.

Al realizar un análisis de las mediciones del potencial de Redox llevadas a cabo en el área se pudo determinar que en los sectores estudiados, predominan los valores extremadamente altos del potencial de Redox lo que confirma la posibilidad de los cambios comentados anteriormente en relación con la contaminación (Anexos 13 y 14). Usualmente, en manglares sin excesiva contaminación el potencial de Redox se comporta en el rango -300 a + 300 mV (Boto, 1984; Ensminger, 1997).

Entre las parcelas que tienen valores más cercanos al rango mostrado usualmente por los manglares no tan contaminados (-300 a +300 mV), predominan las que se encuentran cercanas al mar o al río. Estas son: las del sector de las fábricas de aceite y de soya (parcelas 3, 7 y 8; Anexo 13), del sector del bosque de galería-refinería (parcela 2; Anexo 14). Esto corrobora la importancia de mantener las vías naturales de intercambio de agua entre los manglares y los ecosistemas adyacentes (Cintrón y Schaeffer-Novelli, 1983), así como prohibir las descargas de residuales de cualquier tipo lo cual en este caso puede ayudar a que la contaminación no se concentre tanto en los manglares. Por supuesto, esto también implica que la contaminación no logra ser retenida totalmente en los manglares, esto pudiera ir contra los objetivos de manejo. Este último tipo de idea requiere un análisis más detallado sobre el comportamiento espacial de la contaminación en el área de estudio (Snedaker y Snedaker, 1984). Ello no es parte de los objetivos de la tesis, pero sugiere posibles líneas de trabajo futuro.

El aspecto vertical de las curvas de los potenciales de Redox en los sectores del área en estudio también tiende a diferenciarse de manglares no tan contaminados o transformados (Boto, 1984; Ensminger, 1997). En estos últimos, el potencial de Redox disminuye hacia las capas más profundas del sustrato (Anexos 13 y 14). Sin embargo, esta anomalía necesita ser complementada con mediciones en diferentes momentos de marea y estaciones del año que hacen fluctuar el nivel del agua y los valores del potencial de Redox (Boto, 1984; Ensminger, 1997; Roig, 2005; Garcel, 2005). Dicha necesidad se refleja en la alta variabilidad del nivel del agua respecto al suelo (Anexo 14).

Aún así, el aspecto vertical de las curvas de los potenciales de Redox y la persistencia de altos valores en los tres sectores sugiere que la contaminación no es solamente en las capas superficiales del suelo (Anexos 13 y 14), sino que también alcanza las más profundas y por lo tanto compromete la zona radical de las plántulas, las plantas jóvenes y los árboles. Ello podría indicar que la contaminación no es muy reciente y está afianzada (Boto, 1984; Ensminger, 1997). Por tanto, en el futuro inmediato pueden reflejarse mayores afectaciones en la vegetación de manglar y otros aspectos del ecosistema relacionados con el sustrato (p.e. fauna).

Aunque la dinámica del pH incluso en manglares no muy contaminados es marcadamente variable (Boto, 1984; Ensminger, 1997), la posible afectación por sustancias químicas en los tres sectores estudiados puede estar influyendo en el predominio de valores básicos (Anexos 15 y 16).

Aunque existen problemas de contaminación, en las parcelas de estudio la presencia de los iones sulfuros disociados fue comúnmente muy baja para los sectores (Anexo 16).

En la parcela 1 del sector ubicado en el antiguo basurero de Santiago de Cuba; el exageradamente alto valor medido debe ser un caso de contaminación muy puntual (Anexo 16) (Boto, 1984; Ensminger, 1997), y es una excepción en el comportamiento del sulfuro en el área de estudio. También puede haber ocurrido un error en la manipulación del equipo de medición.

El ión sulfuro suele formar parte de la dinámica natural de los suelos de manglares, pero su presencia en estado disociados suele aumentar en las áreas la mortalidad de manglares. Cuando dicha mortalidad es causada por acción antrópica suele relacionarse con cambios de cobertura inducidos recientemente en la vegetación. Por ejemplo: conversión de manglares hacia cultivos (agricultura) (Cintrón y Schaeffer-Novelli, 1983; Boto, 1984; Ensminger, 1997), lo cual no es el caso del área de estudio.

Los elevados valores de Redox observados no suelen ocurrir al mismo tiempo que altos valores de iones sulfuros disociados (Cintrón y Schaeffer-Novelli, 1983; Boto, 1984; Ensminger, 1997). Sin embargo, la presencia de algunos valores  de pH marcadamente ácidos pudiera estar indicando que comienzan a aparecer condiciones para el aumento de iones sulfuros disociados (Sector fabricas de aceite y soya (1): parcelas 1, 2, 3, 4; Anexo 15) (Sector basurero (2): parcela 1; Anexo 15) (Sector bosque de galería-refinería: parcelas 1,  2; Anexo 16) (Boto, 1984). En el futuro cercano ello podría aumentar la ocurrencia de muerte de manglares en el área de estudio. Durante el presente estudio, las plantas secas (muertas) detectadas fueron escasas y deben corresponderse con la dinámica de reemplazo de individuos en la vegetación.

Alteración de las propiedades físico-químicas del suelo: debido a la gran incidencia de los residuales industriales y domésticos que afectan en los tres sectores (como se explicara en el impacto anterior); a la extracción de suelo que ha tenido lugar en el sector de la zona de Punta de Sal  y a la presencia de rellenos  sanitarios del antiguo basurero de la ciudad, en el Sector de la zona de Parada; crea condiciones para la variación de la composición del suelo, de la permeabilidad y del tamaño de las partículas del suelo.

Erosión del suelo: este impacto en los sectores de Punta de Sal y Caimán Chico ha tenido lugar fundamentalmente por el vertimiento de residuales líquidos constituidos por sustancias químicas de gran agresividad como es el caso de hidrocarburos y de algunos compuestos inorgánicos por ejemplo el NaOH, que ha traído consigo que en determinados puntos del manglar se ha observado la muerte del 100% de la vegetación, afectando la formación de suelo del manglar; la extracción de suelo es otra acción que está presente en el sector de Punta de Sal y que está influyendo en la erosión del terreno, trayendo consigo la pérdida de tierra y por ende de nutrientes que son necesarios para el desarrollo de los manglares. Por otro lado la alteración de los escurrimientos del río Cobre en el sector de Punta de Sal (principal afluente del manglar) ha traído como consecuencia que se afecte el aporte de sedimentos al manglar (tierra, materia orgánica, otros) que contribuyen a la formación del suelo de este recurso.

Alteración de las condiciones de inundación y salinidad: este impacto está presente en los tres sectores, entre las causas que conllevan a este impacto se encuentran el vertimiento de residuales (l), que en su composición hay sustancias con un alto nivel de sales; la construcción de viales; de la presa Parada en el año  1985, la cual utiliza como principal aporte el río Cobre que a su vez es el principal afluente del manglar. Otra de las posibles causas es la incidencia de eventos meteorológicos y los periodos de intensa sequía que han tenido lugar en los últimos tiempos, que en conjunto con los factores antes expuestos hace que la situación resulte más crítica. Este impacto a su vez  influye en la modificación de las estructuras del bosque y en la variación de la composición florística.

Al analizar los valores de salinidad obtenidos de las mediciones realizadas en cada sector, se pudo apreciar que en las parcelas se midieron valores altos extremos de salinidad del sustrato, por ejemplo en el sector fábricas de aceite y soya, donde en las parcelas 1, 2 y 3 los valores oscilaron entre 55-100 ppm (Anexo 17).

Al igual que los valores de Redox, una opinión más adecuada sobre los valores de salinidad necesita mediciones en la época de lluvia (Snedaker y Snedaker, 1984). Sin embargo, si las condiciones de sequía han predominado en los últimos tiempos, es presumible que si la llegada de agua al manglar mejora (p.e. lluvia), la salinidad debe tender a bajar, o al menos no aumentar más,  y no agravarse como factor estresante.

Defoliación: Impacto presente en los tres sectores de estudio, es presumible que esto sea causado por el destino final que tienen parte de los residuales (l) provenientes de las industrias cercanas, los períodos de intensa sequía que han tenido lugar en los últimos años, la salinización, la compactación del suelo, la presencia de determinada plaga, o quizás otras causas aún por precisar; lo cual influye directamente en la disminución del valor escénico del paisaje.  

Emergencia de un manglar secundario: se presenta en el sector de Caimán Chico, debido a que a inicios de la década de los años 90, a raíz del periodo especial por el que atravesó la isla, parte de este manglar fue talado por pobladores y personas procedentes de la ciudad, y a que esta es la zona del manglar más próxima a la misma. En esta época el combustible para cocinar estuvo bastante escaso y muchas personas tuvieron que usar leña para cocinar, también escasearon los recursos materiales de construcción, por lo que esta fue otra de las causas que conllevó a la tala de los árboles de mangle de mayor porte. Esto también estaba influenciado por un deficiente manejo del manglar por la antigua entidad administradora del área.

Ataque por fitófagos: está presente en todos los sectores del manglar estudiados, determinado por el estrés a que está sometido el manglar causado por todas las acciones negativas descritas en acápites anteriores, lo que conlleva a que el manglar sea más sensible al ataque de plagas y enfermedades.

Modificación de las estructuras del bosque: la modificación de la estructura del bosque se provoca por diferentes causas como son la tala, la ocurrencia de fuertes vientos lo cual provoca derrumbes de árboles, etc. Esto proporciona la aparición de claros en el bosque y con ello una mejor iluminación, favoreciendo de esta forma la estructura el desarrollo de las plantas jóvenes.

Reducción del área utilizable para el manglar: está presente en los tres sectores de estudio. Es consecuencia de la construcción de industrias como la Procesadora de Soya construida en los años 90 en áreas del manglar y de la Refinería de petróleo en los años 50; la ubicación del basurero de la ciudad en los límites del manglar; así como la presencia de asentamientos humanos; lo cual trae como consecuencia la alteración de los escurrimientos superficiales, disminución del valor escénico del manglar, etc.

Fragmentación del hábitat: la fragmentación está presente en los tres sectores de estudio; esta ha tenido lugar producto de la construcción de industrias en zonas de manglar, la acumulación de residuales (l) de alta toxicidad en zonas bajas que ha contribuido a la muerte del mangle, creando una discontinuidad en la vegetación. También ocurre debido a la remoción y extracción de suelo para la construcción de un basurero y la fabricación de ladrillos.

Este impacto trae como consecuencia la disminución del número de individuos adultos que son los encargados de la propagación de la especie, la proliferación de especies ruderales, etc. Capote-Fuentes (2003) plantea que la fragmentación afecta la regeneración natural de la vegetación de manglar en las áreas impactadas y con ello la capacidad del ecosistema para recuperarse de los impactos.

Variación de la composición florística: está presente en los tres sectores; ha tenido lugar como consecuencia de la propia fragmentación, la antropización, la salinidad, la marea, el oleaje y tal vez por la contaminación por vertimiento de residuales, etc. Trayendo como consecuencia que se pierda la composición y estructura original del manglar.

Compactación del suelo: este impacto se produce por la contaminación creada por la acumulación de grandes cantidades de residuales contaminantes agresivos, de basuras de diferente índole y escombros en zonas de manglar o próximas a este.

Según Roig (2005) la compactación del suelo suele alterar los escurrimientos superficiales y limita la infiltración. Debido a la dureza del suelo, las raíces de mangle no son capaces de penetrarlo, ocupan una posición superficial y ofrecen un débil soporte a los mangles. Ello aumenta la posibilidad de que sean derribados por eventos meteorológicos como ciclones y huracanes.

Disminución de la fauna asociada al manglar: este impacto se presenta en los tres sectores y está influenciado por la contaminación provocada por el vertimiento de residuales (l), la fragmentación del manglar, la reducción del área utilizable por el manglar, la caza furtiva, etc. Lo antes descrito ha traído como consecuencia la afectación del estado de determinados hábitats que son imprescindibles para el mantenimiento y reproducción de algunas especies de la fauna.

Variación de la topografía del área de manglar: es ocasionada fundamentalmente por las siguientes acciones: construcción de industrias en zonas del manglar, el vertimiento de residuales (s) fundamentalmente de basura y escombros, la extracción de suelo en el caso del sector de la zona de Punta de Sal; las cuales son generadoras de alteraciones en las condiciones de inundación y salinidad, alteración de los escurrimientos superficiales e influye en la reducción del área utilizable por el manglar (Capote-Fuentes y Lewis, 2005).

Alteración de los escurrimientos superficiales: este impacto tiene lugar producto del vertimiento de residuales, la construcción de la presa Parada, de viales y otras edificaciones que limitan la llegada de los escurrimientos terrestres. Al limitarse los escurrimientos disminuye la llegada de sedimentos y nutrientes, y los árboles tienden a presentar menor desarrollo y decae su potencial reproductivo. Con la disminución de los aportes de agua dulce se incrementa la salinidad del suelo, factor clave para este ecosistema (Cintrón y Schaeffer-Novelli, 1983; Tomlinson, 1986; Roig 2005).

Pérdida de suelo del manglar: este impacto está presente en el sector de la zona de Punta de Sal y es generado fundamentalmente por la extracción de suelo por parte del MICONS y por el uso de este recurso para la fabricación de ladrillos; lo que trae como consecuencia la modificación de la estructura del bosque, variación de la topografía del área y contribuye en la erosión del suelo.

Disminución del valor escénico del paisaje: está presente en los tres sectores y es el impacto de mayor relación con las acciones determinadas, con un total de 10 y dentro de estas las que más afectan el valor escénico son el vertimiento de residuales, reducción del área de manglar, la proliferación de especies ruderales y la tala. Esto trae consigo que se disminuyan las potencialidades que tiene la zona para el desarrollo del turismo de naturaleza en el área.

Mortalidad del mangle: impacto presente en los tres sectores de estudio, causado por el vertimiento de residuales (l) de alta toxicidad, la extracción de corteza y raíces de mangle rojo, la extracción de suelo y los períodos de intensa sequía. La mortalidad trae como consecuencia la disminución del valor escénico del paisaje, disminución de la fauna asociada y aumento de la accesibilidad al manglar.

Proliferación de especies ruderales: presente en todos los sectores de estudio, es causado por la tala, la introducción de especies no autóctonas en zonas próximas al manglar, la presencia de asentamientos humanos. A su vez este impacto es generado por otros que se presentan en la zona y que ya se han caracterizado anteriormente, como: la compactación y los cambios de la propiedades físico-química del suelo. Capote-fuentes (2003) expone que la compactación y las propiedades físico-químicas de los suelos tiende ha hacerlo inapropiado para sustentar la vegetación de manglar y lo vuelven colonizable por otras especies.

Aumento de accesibilidad al manglar: provocado por la construcción de viales, la presencia de asentamientos humanos, de hornos de carbón y de ladrillos en zonas muy próximas al manglar, lo que ha conllevado a que se incremente la entrada de personas al manglar.

Potenciación de la aparición de vectores: impacto presente en los tres sectores; es generado fundamentalmente por el vertimiento de basura, escombros y por la presencia de asentamientos humanos muy próximos al manglar, lo que provoca la aparición de vectores como son ratas y ratones. Estos traen como consecuencia que se pueda ver afectada la salud de las personas que están vinculadas al manejo de la zona propuesta como área protegida, además de que pueda atentar contra la supervivencia de especies de la fauna que se encuentran en asociación con el manglar.

Amenaza para la salud de las personas relacionadas con el ecosistema: impacto que tiene lugar producto de la proliferación de vectores, específicamente de rata y ratones. Por otro lado el vertimiento de residuales (s) y (l) también atenta contra la salud de las personas que están vinculadas al manejo del área e inclusive de las personas que viven en las comunidades cercanas al manglar.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga