CONSTRUCCIÓN DE UN MODELO DE PLATAFORMA EDUCATIVA VIRTUAL PARA LA GENERACIÓN DE CONOCIMIENTO

Víctor Avendaño Porras
victor.avendano@hotmail.com

Conclusiones


El tratamiento de datos en la era de la información, es el centro mismo de la actividad humana. La economía de servicios informáticos, los sistemas de información interactivos, la aplicación masiva de multimedios, entre otros, son una muestra de ello, sin embargo la influencia de estas tecnologías no debe estar al margen de la gestión educativa tradicional. En efecto, bajo la óptica de la tecnología digital interactiva, se vislumbra un panorama de globalización y proyección de la gestión educativa y la prestación de servicios integrados centrada en la difusión, transmisión y socialización de información y/o conocimiento, orientada al fortalecimiento de los procesos de producción, a través de la capacitación, asesoría y divulgación, dirigida a cualquier persona que tenga la necesidad de aumentar su grado de aprendizaje.
Responder progresivamente a los desafíos del modernismo social con miras de asumir un papel de liderazgo, modernización y competitividad, conforme a las corrientes tecnológicas modernas, es la actitud que deberán asumir las organizaciones de hoy para afrontar con eficiencia la actividad del mañana.
El plan de desarrollo estratégico de la propuesta presentada en este trabajo doctoral establece y reitera, la trascendencia que tiene el uso masivo de las tecnologías de la información y la comunicación, determinando así su aplicabilidad en el contexto educativo y administrativo, lo que implica además cuestionar, investigar y aplicar con criterios científicos los elementos tecnológicos con el objetivo de preparar a la universidad para hacer frente a los retos impuestos desde ya por el nuevo milenio.
Si el sistema educativo del estado de Chiapas no reacciona a partir de un exhaustivo análisis interno, la presencia de la competencia y cualquier acontecimiento externo en esta línea, obligará a una rápida reacción, con las consecuencias que esto involucre. Recuérdese además que, el inmovilismo o inercia en esta nueva era de la información, no tiene más salida que el evidente retroceso que ésta lleva consigo.
Las instituciones de educación superior no se han modernizado a la par de los desarrollos tecnológicos y científicos, generando problemas de calidad y pertinencia en los niveles de licenciatura y postgrado que inciden en la capacidad investigativa del país. El desarrollo de la tecnología, no corresponde con las necesidades y características regionales que permitan a la educación superior insertarse en los respectivos procesos de desarrollo. El surgimiento de nuevas tecnologías aplicadas a la producción y a la prestación de servicios genera a su vez la producción de nuevos conocimientos. Es la generación de una cultura técnica, creativa, cooperativa, participativa, práctica y productiva, donde participan las modalidades cambiantes del mundo laboral. Se está en presencia de una competencia educativa, que además de investigación y enseñanza, exige aceleradamente información actualizada.
Estos nuevos escenarios le están permitiendo brindar a las organizaciones inteligentes un nuevo canal de servicio, ya sea al alumno de ciudad, al estudiante trabajador, o estudiante rural y a sus clientes en general. Se enfatiza cada vez más la necesidad del trabajo en equipo, donde se aprecia la realimentación que evidentemente favorece los procesos de aprendizaje. Para ofrecer estos servicios es necesario aprender a configurarlos con criterios de tecnología apropiada, de pedagogía y metodología innovadores, de didáctica y contexto adecuados y pertinentes y replicarlos para el beneficio de la academia y de las empresas, lo que además conlleva el desarrollo de componentes tecnológicos, la generación de procesos de investigación y la apropiación de un modelo multienfoque.
En este sentido, lo fundamental es poder hacer una suerte de reingeniería al modelo educativo tradicional, rescatando lo mejor del mismo. Se puede recordar que en una clase tradicional, el profesor dicta su clase, contesta las dudas de los alumnos, estimula su participación con cuestionamientos al grupo y encarga al alumno trabajos, tareas y proyectos para realizarse fuera de clase, ya sea en forma individual o grupal. Por su parte, el alumno toma notas, reflexiona sobre lo que el profesor expone, participa en los diálogos de la clase y pide al profesor que aclare los conceptos no comprendidos. Los profesores enriquecen sus presentaciones con el uso de recursos audiovisuales, videos, experimentación, entre otros., lo cual permite que la realización de la clase se vuelva más interesante. Este modelo, en manos de un buen profesor, ha demostrado ser muy efectivo, y por mucho tiempo fue el modelo que mejor se adaptaba a la disponibilidad de recursos y a las necesidades de la sociedad y de la comunidad académica. Sin embargo, los actuales cambios sociales y tecnológicos obligan a ampliarlo y perfeccionarlo.
Dentro del modelo tradicional se pueden encontrar muchos buenos profesores que, usando básicamente este modelo, incorporan a su curso actividades de aprendizaje tales como casos, proyectos o simulaciones que hacen que el alumno, durante el proceso educativo, adquiera ciertas habilidades, actitudes y valores como: responsabilidad, cultura del trabajo, capacidad de análisis, investigación y evaluación y, naturalmente, capacidad de trabajo. No obstante, al no estar explícitos en el proceso las habilidades, actitudes y valores que se desean desarrollar, la adquisición, por parte de los alumnos, sucede de manera no programada y no estructurada y puede ocurrir que algunos estudiantes logren desarrollarlos y otros no. De hecho, la adquisición de habilidades, actitudes y valores parece divorciarse de la adquisición de conocimientos no obstante ser parte central e indispensable de ésta. Por otra parte, el profesor rara vez evalúa si el alumno ha logrado estas habilidades, actitudes y valores. Así, el proceso educativo tradicional puede desarrollar la habilidad de razonamiento o la capacidad de trabajo en grupo, pero estas habilidades, actitudes y valores no son en sí mismos objetos de aprendizaje y el profesor raras veces específicos las técnicas y mecanismos para que el estudiante llegue a adquirir estas habilidades, actitudes y valores.
Por otra parte, el proceso está centrado totalmente en el profesor, sobre quien recae la responsabilidad total del éxito o fracaso del proceso que se ha diseñado para el aprendizaje del alumno. El modelo educativo tradicional refuerza un esquema en el cual el profesor se constituye en el eje del proceso de enseñanza-aprendizaje. Por lo anterior, los elementos que se debe mejorar del modelo educativo tradicional son, al menos los siguientes: que sólo el conocimiento sea objeto de enseñanza-aprendizaje, que el proceso educativo esté, en la mayor parte de los casos, concentrado en la exposición del maestro, que sólo el conocimiento sea evaluado, que no sea intencionado ni programado el proceso de desarrollo de habilidades, actitudes y valores y, así mismo, la evaluación de su logro.
De ahí que el modelo de RESATA basado en el paradigma socio tecnológico que pretende aprovechar el desarrollo de la tecnología informática y responder con eficacia a la necesidad de mejoramiento de la gestión de información y la optimización de los procesos educativos, respondiendo al paradigma educativo del siglo XXI.
En efecto, actualmente lo que comenzó a ser conocido bajo el nombre de educación a distancia se ha convertido en una de las estrategias más importantes y a su vez exigente, para la ampliación de las posibilidades de acceso a la educación con calidad, especialmente para la población productiva, económicamente activa. El éxito de este tipo de estrategias depende de un sinnúmero de factores, como por ejemplo: la idoneidad ética, pedagógica y profesional de los docentes; la calidad de los medios pedagógicos que producen y emplean; la eficiencia en la utilización de los recursos; el conocimiento de las necesidades y condiciones de la población a la cual sirven; la actualización de sus programas curriculares; la infraestructura de soportes que poseen y, especialmente, de la claridad de su misión y del enfoque de la gestión educativa que se utilice; ésta deberá concordar con la racionalidad de la educación superior y con la identidad de la estrategia, en términos de la coherencia entre fines y medios para legitimar su acción.
Con la incorporación masiva de productos multimediales en los procesos de enseñanza y aprendizaje, se han superado, en parte, las fronteras entre la modalidad presencial y la modalidad a distancia. Así la educación tiende a desarrollarse como un sistema abierto y permanente que exige la innovación de enfoques pedagógicos para favorecer el estudio autónomo e independiente, el autoaprendizaje, el trabajo en equipo, el desenvolvimiento de procesos interactivos de comunicación y construcción del conocimiento, por intermedio del diálogo entre profesores y estudiantes, así como por el uso de las TIC.
La educación superior, y la universidad como parte de ella, debe ser capaz de llevar a cabo la permanencia de la educación. Se repite con frecuencia que las universidades nada podrán hacer frente a estas nuevas responsabilidades si no echan mano de la moderna tecnología educativa, de modo especial de los métodos de educación a distancia. Pero también se argumenta que no es conveniente que toda la educación permanente sea a distancia.
RESATA en lo general y la UVChiapas en lo particular fueron diseñados como un proyecto educativo multifuncional. Ciertamente esta universidad pretende ofrecer actividades vinculadas directamente con la función docente impartiendo programas de la educación media, junto con programas de licenciatura y de posgrado y especialidades. Asimismo, RESATA pretende realizar Investigación y creación, asistencia técnica, educación continua, extensión académica y difusión cultural. Lo anterior es una característica que no tienen muchas universidades presenciales, mexicanas o extranjeras. Se ha pensado en RESATA como en un proyecto integral, puesto que orientará sus esfuerzos al desarrollo de muchas disciplinas; se declara como una organización que va en pos de la diversidad y no de la homogeneidad.
Se observa, con preocupación, que el proceso educativo ha estado orientado hacia un enfoque de beneficiar con ofertas a la comunidad en lugar de satisfacer la demanda de los clientes, lo que ha dado como resultado una serie de programas con escasa o nula demanda y/o un nivel de impacto social muy bajo, y de alto costo. En efecto, se ha privilegiado el criterio orientado al producto y no al mercado.
Se sugiere que RESATA se incorpore, gradualmente, el siguiente conjunto de actividades: docencia de licenciatura y de posgrado, capacitación a profesionales, asistencia técnica, investigación y extensión. Toda actividad aquí mencionada debe tener la característica de ser autosostenible, es decir, debe autofinanciarse en el tiempo. Ello es una clara diferenciación si se analiza lo que ocurre en la mayor cantidad de instituciones de educación superior de nuestro país donde, por señalar el más claro ejemplo, la actividad de posgrado es subsidiada en porcentajes que superan el 50%, incluso por la misma institución. De esta misma forma es importante considerar la condición económica por la que atraviesan hoy las instituciones.
Es importante destacar que RESATA deberá considerar todos los medios disponibles que a su vez, permitan fortalecer el proceso de enseñanza aprendizaje de los estudiantes. De acuerdo a lo anterior, se requerirá añadir el material escrito e impreso, material informático (software multimedial), el video-enlace, el satélite e Internet, característica indispensable para que RESATA, con todos sus proyectos funcione adecuadamente.
Evidentemente, sin una reformulación al proceso educativo existente y difundido a través de la mayor parte de organismos de educación superior de nuestro país, probablemente la red RESATA quedaría obsoleta antes de comenzar; no se puede pretender continuar con un modelo donde sólo el conocimiento sea objeto de enseñanza aprendizaje, donde el profesor sea el dueño y señor del proceso, ni donde se deje sin sistematización la adquisición y evaluación, por parte del estudiante, de habilidades, actitudes y valores.
RESATA puede ser capaz de incorporar todas las especialidades que tiene una universidad tradicional, es decir, ella puede ser compleja y completa. En efecto, teóricamente la red RESATA pudiera tener tantas y tan buenas alianzas estratégicas que perfectamente podría tener todas las especialidades de las universidades tradicionales, además de todas las ventajas que ello conlleva el uso de la tecnología aplicada a la educación.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga