LA EDUCACIÓN DE LA SEXUALIDAD: UNA MIRADA DESDE UNA PERSPECTIVA ACTUAL A LAS NECESIDADES DE LOS/LAS ADOLESCENTES Y JÓVENES.

Alexey Megna Alicio

1.2.1- Características psicológicas del estudiante del preuniversitario.


Los límites entre los períodos evolutivos no son absolutos y están sujetos a variaciones de carácter individual de manera que el profesor pueda encontrar en un mismo grupo escolar estudiantes con distintas formas de actuar.
El ingreso al preuniversitario ocurre en el momento crucial de la vida del estudiante, es el período de tránsito de la adolescencia hacia la juventud. Esta diversidad de rasgos se observa con más frecuencia en los grupos de 10m° grado pues en los posteriores comienza a revelarse mayoritariamente en los alumnos, las características de la edad.
Muchos consideran el inicio de la juventud como el segundo nacimiento del hombre, entre otras cosas esto se debe a que en esta etapa se alcanza la madurez relativa de ciertas formas y características psicológicas de la personalidad.
En la juventud se continúa y amplía el desarrollo en la esfera intelectual que ha tenido lugar en etapas anteriores. Así desde el punto de vista de su actividad intelectual los estudiantes de nivel preuniversitario están potencialmente capacitados para realizar todas las que requieren una alta dosis de trabajo mental, de razonamiento, iniciativa, independencia cognoscitiva y creatividad. Estas posibilidades se manifiestan tanto respecto a la actividad de aprendizaje en el aula como en las diversas situaciones que surgen en la vida cotidiana del joven.
Resulta necesario precisar que el desarrollo de las posibilidades intelectuales de los jóvenes no ocurre de forma espontánea y automática, sino siempre bajo el efecto de la educación y la enseñanza recibida tanto en la escuela como fuera de ella.
En el preuniversitario como en los niveles precedentes resulta importante el lugar que se le otorga al alumno en la enseñanza. Debe tenerse presente que, por su grado de desarrollo estos pueden participar de forma mucho más efectiva y consciente en este proceso, lo que incluye la realización más cabal de las funciones de autoaprendizaje y autoeducación. Cuando estos no se toman en consideración para dirigir el proceso de enseñanza, el papel del estudiante se reduce a asimilar pasivamente, el estudio pierde todo el interés para el joven y se convierte esto en una tarea no grata para él. Gozan de particular respeto aquella (Notorias) en que los profesores demandan esfuerzos mentales, imaginación, inventiva y crean condiciones para que el alumno participe de modo activo.
En estas edades es muy característico el predominio de la tendencia ha realizar apreciaciones sobre todas las cosas, apreciaciones que responden a un sistema y enfoque de tipo polémico que los alumnos han ido conformando. Es común también la dependencia pasional a todos sus puntos de vistas.
Las características de los jóvenes deben ser tomadas en consideración por el profesor en todo momento. A veces, nos olvidamos de todas las verdades de la ciencia, al exigirles el cumplimiento formal de patrones de conductas determinados, los jóvenes pueden perder el interés y la confianza en los adultos, pues necesitan decidir por sí mismos.
El joven, con un horizonte intelectual más amplio y con un mayor grado de madurez que el niño y el adolescente, puede lograr una imagen más elaborada del modelo, del ideal al cual aspira, lo que conduce, en esta edad al análisis de la valoración de las cualidades que distinguen ese modelo adoptado.
En tal sentido es necesario que los profesores tiendan no solo a lograr un desarrollo cognoscitivo sino también que se apropien de vivencias profundamente sentidas por el joven en pos de regular su conducta en función de la necesidad de actuar de acuerdo con sus condiciones, el papel de los educadores como orientadores del joven, tanto a través de su propia conducta, como en la dirección de los ideales y las aspiraciones que el individuo plantea, es unas de las cuestiones principales a tener en consideración.
De gran importancia para que los educadores (familiares y profesores) puedan ejercer una influencia positiva sobre los jóvenes, es el hecho de que mantengan un buen nivel de comunicación con ellos, que los escuchen, los atiendan y no les impongan criterios o den solamente consejos generales, sino que sean capaces de intercambiar con ellos ideas y opiniones.
Resulta importante para que el maestro tenga una preparación más objetiva de como son sus alumnos para que puedan aumentar el nivel de interacción con ellos y al mismo tiempo, ejercer una influencia formadora en las diferentes variantes que lo requieran, que siempre estén conscientes del contexto histórico en el que viven.
En investigaciones encaminadas a profundizar en las regularidades psicológicas de los escolares cubanos especialmente diseñadas para establecer las preferencias comunicativas de los jóvenes se puso de manifiesto que en la actualidad, los temas de conversación más frecuentes en los alumnos de preuniversitarios están relacionados con: el amor y el sexo, el tiempo libre y la recreación, los estudios y la proyección futura de estos.
En particular la elección de la profesión representa una cuestión muy importante para el desenvolvimiento de las aspiraciones futuras del joven. Esta relación se convierte en el centro psicológico de la situación social del desarrollo del individuo, pues es un acto de autodeterminación con algo lejano, lo que requiere cierto nivel de madurez.
De suma importancia son entre las relaciones con los compañeros y amigos las relaciones amorosas. En este tipo de relaciones se materializan los ideales sobre la pareja y el amor, así como las opciones y experiencias que haya logrado acerca de las relaciones sexuales, el matrimonio y las responsabilidades que esto trae para ambos sexos.
Especial atención requieren los casos de parejas en el mismos grupo ya que la posición de estos alumnos es delicada, por cuanto cualquier señalamiento los afecta más por estar presente el otro miembro de parejas, hay factores sociales que están ligados a esta problemática que deben ser analizadas por los jóvenes, de manera tal que les proporciona la imagen de lo más adecuado para su edad.
Analizadas las relaciones interpersonales entre alumnos y la fundamentación de por qué aceptar o rechazar a sus compañeros, encontramos que ellos se prefieren por la vinculación personal que logran entre sí, como resultado de la aceptación y la amistad que establecen con un destacado carácter recíproco. Se desatacan también las relaciones en el grupo en virtud de determinadas cualidades de la personalidad como: exigencia, combatividad, sinceridad, justeza. Aparecen en estas edades expresiones valoraciones de carácter humanista.
Al igual que en la adolescencia, el contacto con los demás, refuerzan su necesidad de autorreflexión, de conocerse y dirigir, en cierta medida, su propia personalidad. Es importante que en este análisis, el joven alcance en alto grado de auto estimación, la aceptación de su personalidad a lo cual pueden contribuir los adultos, padres y profesores, en sus relaciones con él y, sobre todo, en las valoraciones que hacen de él. El joven necesita ayuda, comprensión, pero también buscar autonomía y decisión propia y debe permitírsele que lo haga.
En todo este proceso el adolescente y el joven necesitan una adecuada dirección. Corresponde a los adultos que lo rodean, ofrecer en forma conveniente, para que redunde en beneficio de su personalidad en formación, y con ello se logra uno de los objetivos de la educación socialista: la formación comunista de las nuevas generaciones.
Por todo lo anteriormente expuesto se puede concluir que las características psicológicas de los educandos de preuniversitario permiten asumir los  siguientes indicadores,  para evaluar la educación de la sexualidad y que se requiere una atención priorizada a esta esfera del desarrollo de su personalidad.


Se proponen los siguientes indicadores para evaluar la educación de la sexualidad en estudiantes de preuniversitario.
Indicadores:

  1. Dominio de los conceptos relacionados con la educación de la sexualidad (en este primer indicador además de los conocimientos generales sobre sexualidad también se medirán las consecuencias del embarazo en la adolescencia y las medidas de prevención sexual contra las infecciones de transmisión sexual).
  2. Comportamiento responsable ante la sexualidad (tener en cuenta si cuando tiene alguna manifestación de ITS se dirige a algún consultorio de la familia, además de otras actitudes que demuestren responsabilidad ante la sexualidad).
  3. Comunicación con la familia (valorar si el adolescente posee o tiene confianza con sus padres para hablar sobre las relaciones sexuales íntimas, etc.).

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga