PERFIL DEL PROFESOR DE METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN EN EDUCACIÓN SUPERIOR

Fidias G. Arias

Perfil del Profesor Investigador e Innovador: la Propuesta de Castillo y Cabrerizo



Según Castillo y Cabrerizo (2005), hoy día no se concibe al profesor universitario como un simple recitador de clases. Actualmente, se requiere un profesor transformador de modelos con iniciativa propia y creatividad, en un entorno institucional y social.
La función del profesor como investigador es una exigencia necesaria. Sin competencias para investigar y para diagnosticar su labor facilitadora del aprendizaje, el profesor se convertiría en un reproductor que ejecuta una tarea mecánica. Estas exigencias lo obligan a asumir un rol profesional más comprometido con su doble función: docente e investigador.  Para los mencionados autores, el perfil del profesor que se deriva de esta nueva realidad queda definido por las siguientes características:
Actitud y Necesidad de Cambio
Significa un cambio de actitud ante la necesidad de desarrollar nuevas competencias profesionales. Implica también una conciencia de la necesidad de emprender cambios y mejoras en la actuación individual en el desarrollo del currículo y en el entorno institucional. Pero para ello, se requiere una conducta autocrítica, en la que el cambio personal y profesional derivado de la misma, sea asumido de igual manera como una necesidad del propio proceso de investigación e innovación.
El nuevo profesor investigador-innovador debe estar predispuesto para aceptar el cambio como una condición inherente a su actuación profesional. Así mismo, se le exige una actitud flexible y abierta a la innovación. En síntesis, el perfil del profesor universitario contemporáneo, debe estar caracterizado por el vencimiento de la resistencia provocada por el temor al cambio.


Aplicación Práctica de la Investigación-acción y de la Reflexión en el Aula
El uso de la investigación-acción participativa exige del profesor un propósito e intencionalidad de auto-perfeccionamientoen relación con el desarrollo de su actitud crítica. La práctica profesional en el aula es el contexto ideal para desarrollar proyectos de investigación y elaborar nuevas teorías. Por lo tanto, es indispensable que la investigación educativa se realice en estrecha relación con sus protagonistas: estudiantes y profesores, considerando sus problemas, necesidades e intereses.
Además, al estar el proceso de enseñanza-aprendizaje constituido por las dimensiones teórica y práctica, se requiere complementarlas a través de un acto reflexivo de carácter innovador, para lo cual es imprescindible una formación permanente, en la que la reflexión constituya un aspecto metodológico esencial. Reflexionar sobre enseñanza-aprendizaje, consiste en el análisis crítico de los profesores sobre la compleja realidad en la que laboran, con el propósito de mejorar su desempeño. En fin, cada día aumenta la necesidad de que el profesor asuma el rol de investigador de su propia práctica docente, con la finalidad de optimizarla y perfeccionarla.
Trabajo en Equipo
             Es una necesidad del profesor de hoy, quien requiere nuevas habilidades académicas y sociales. Debido a las exigencias del desarrollo curricular y por la dinámica estructural de la institución aca­démica, actualmente, no se concibe al profesor aislado en el aula.
             El trabajo en equipo requiere aceptar la presencia de otros protagonistas: estudiantes, compañeros de departamento y otros profesionales con los que tiene que relacionarse e interactuar. El conocimiento comprensivo y al mismo tiempo crítico le permite adaptarse a las necesidades y tener una respuesta apropiada en relación con las demandas de éstos.
            Los procesos de investigación e innovación, exigen un trabajo en equipo armónico y coordinado, tanto en su planificación como en su ejecución y evaluación, con la incorporación y respeto a la individualidad y autonomía de cada uno de los integrantes.
Capacidad de Iniciativa
Unprofesor investigador-innovador debe poseer  capacidad de iniciativa en el momento de asumir los procesos de cambio. Debe actuar con independencia y responsabilidad, asumiendo el principio de la autonomía profesional, con base en su capacidad creativa, reflexiva,   crítica y evaluadora.
El profesor nunca debe ser pasivo. Es decir, no es suficiente con que el sistema de actuación o el marco institucional le conceda autonomía, sino que debe ser capaz de realizar prácticas pedagógicas efectivas, en correspondencia con las demandas del proceso de innovación y de los resultados de la investigación-acción.
Uso Cotidiano de las Nuevas Tecnologías
La introducción de las nuevas tecnologías en ámbito de la institución universitaria es una realidad. Ahora, es función del profesor investigar y analizar críticamente el impacto y resultados de esta incorporación, así como sus aportes al ejercicio académico. Existe conciencia de que la tecnología también puede generar efectos no deseados, pero primero hay que investigarlos y analizarlos.
No obstante, la gran contribución de las nuevas tecnologías como fuente de información permite al profesor universitario el acceso a todo tipo de bases de datos y a la información sobre eventos cien­tíficos nacionales e internacionales.

Así mismo, le sirve de canal de comunicación e instrumento para el procesamiento de datos, le facilita las actividades    de investigación y le abre nuevas posibilidades de intercambio a distanciacon investigadores y especialistas de todo el mundo.
              En síntesis, el perfil del profesor innovador e investigador queda claramente caracte­rizado por ser un profesional universitario definido por un espíritu creador, crítico y reflexivo sobre la práctica curricular.  Posee flexibilidad y apertura en la toma de decisiones, capacidad de trabajo en equipo, conocimientos y aplicaciones tecnológicas. En consecuencia, se perfila un nuevo profesional con una mayor prestancia y reconocimiento social, que debe mantener una actitud crítica frente a su manera de enseñar, contrastar la teoría con la práctica pedagógica a partir del estudio e investigación reflexiva, y debe saber desarrollar actitudes de colaboración con otros colegas o especialistas (Castillo y Cabrerizo, 2005, p. 152).

            Como puede observarse, esta propuesta de perfil no se refiere a la presencia de conocimientos, habilidades y destrezas, sino que hace especial énfasis en competencias tales como la actitud crítica y reflexiva, la tolerancia, disposición al cambio y la capacidad para trabajar en equipo y tomar decisiones, cualidades que necesariamente debe poseer el profesor investigador e innovador.


Concepto de Competencia Laboral

Son muchas y diversas las definiciones de competencia laboral. En este sentido, se presentan algunas definiciones consideradas como las más ilustrativas y adaptadas al contexto de esta investigación.
Una definición comúnmente aceptada la concibe como una capacidad efectiva para realizar exitosamente una actividad laboral claramente identificada.
Por otra parte, el Centro Interamericano de Investigación y Documentación sobre Formación Profesional (CINTERFOR) (2004), señala:
“La competencia laboral no es una posibilidad de éxito en la ejecución del trabajo, es una capacidad real y demostrada” (p. 1).
El mismo organismo, se refiere también a la capacidad productiva de un individuo que se define y mide en términos del desempeño, en un determinado contexto laboral, y no solamente de conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes; éstas son necesarias, pero no suficientes para un desempeño efectivo.
        Otra definición relevante es la del Instituto Nacional de Empleo de España (INEM) (1995):
Las competencias profesionales definen el ejercicio eficaz de las capacidades que permiten el desempeño de una ocupación, respecto a los niveles requeridos en el empleo. Es mucho más que el conocimiento técnico referido al saber y al saber-hacer. El concepto de competencia incluye, no sólo las capacidades requeridas para el pleno ejercicio de una actividad profesional, sino también abarca un conjunto de comportamientos: capacidad de análisis, toma de decisiones y habilidad para procesar y transmitir información; considerados necesarios para el desempeño del trabajo u ocupación.
Como podrá observarse en las definiciones anteriores, el término capacidad es un  elemento común, no obstante se integran otros aspectos intelectuales los cuales, en conjunto, son necesarios para garantizar otro elemento común: el desempeño.


Así mismo, se considera una competencia como la construcción social de aprendizajes significativos y útiles para el desempeño efectivo en un ambiente laboral, que se obtiene no sólo a través de la instrucción, sino también, mediante el aprendizaje por experiencia en situaciones concretas de trabajo (Ducci, 1996).
Gonzi y Athanasou (2005), expresan:
Es la compleja combinación de atributos generales (conocimientos, habilidades, destrezas actitudes y valores), y las tareas que se deben desempeñar en determinadas situaciones. La competencia se concibe como una compleja estructura de atributos necesarios para el desempeño de situaciones específicas. Este enfoque es holístico, en el sentido de que integra y relaciona atributos y tareas, permite que ocurran varias acciones intencionales simultáneamente y toma en cuenta el contexto y la cultura del lugar de trabajo. Además, nos permite incorporar la ética y los valores como elementos del desempeño competente (p. 275).
Según Catalano, Avolio de Cols y Sladogna (2004):
      Las competencias laborales pueden ser definidas como un conjunto identificable y evaluable de capacidades que permiten desempeños satisfactorios en situaciones reales de trabajo, de acuerdo con los estándares históricos y tecnológicos vigentes. De esta manera, en la definición de competencia se integran el conocimiento  y la acción, así como actitudes y valores aplicables      en la toma de decisiones que exigen los contextos profesionales (p. 39).

En síntesis, las competencias laborales agrupan capacidades, habilidades destrezas, actitudes y valores, en lo posible observables y evaluables, que permiten desempeñar un trabajo de manera satisfactoria.

Volver al índice.

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

9 al 23 de octubre
VI Congreso Virtual Internacional sobre

Arte y Sociedad: Paradigmas digitales

16 al 30 de octubre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Migración y Desarrollo

1 al 15 de noviembre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Desigualdad Social, Económica y Educativa en el Siglo XXI

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga