ENSAYOS SOBRE LA HISTORIA, LA FILOSOFÍA Y LA SOCIOLOGÍA DE LA EDUCACIÓN

Carmina García de León

CAPITULO IV
Las relaciones sentimentales en movimiento dialéctico: transformación, evolución, cambio


            “Es ella tan joven como la primavera, pero nació el día que nació Eva. Tenía mil caras que constantemente cambiaron de la juventud a la vejez, a todas las amé”.
            Existen hermosas relaciones sentimentales que florecen constantemente, que pueden conservarse durante años. Esto ocurre cuando las dos personas logran llevar una vida activa y renovada, creativa y profunda, en la que descubren juntos cosas diferentes y las comparten, además enfrentan las dificultades externas e internas, para seguir desarrollándose.
            E. Fromm afirma que las relaciones sentimentales en las que ambos se disfrutan mutuamente, y que además coinciden en valores éticos fundamentales, aunados a la admiración y aprecio recíproco; entonces  el gusto, la alegría y el placer por la compañía del otro, puede mantenerse por años, hasta durar toda la vida.
            No todas las relaciones sentimentales, tienen igual duración, algunas llegan a transformarse, a cambiar, incluso a extinguirse, cada relación tiene diferentes evoluciones, cambios, movimientos.
            El cambio, la evolución, el movimiento se da no solo en el cosmos, en la naturaleza, en la sociedad, sino también en forma individual, en las personas, en sus relaciones, en sus íntimos sentimientos.
            Algunos psicólogos y sociólogos han observado que muchos de los cambios en las relaciones sentimentales, incluso hasta la ruptura de éstas, son el reflejo de los propios procesos de cambio de las personas. Muchos de los cambios en una relación sentimental obedecen más a los cambios biográficos, a las propias necesidades existenciales, que pasan por una serie de modificaciones, que corresponden a diversas etapas de la vida.         
            Una persona que esté en plenitud de la tercera edad y que repase como han sido los procesos sentimentales a lo largo de su vida con las dos o tres personas más significativas, reconocerá que cada caso fue diferente y dentro de cada uno de estas experiencias, sus necesidades existenciales y sus sentimientos fueron distintos, según la época y las circunstancias de su historia biográfica.
            Los cambios pueden darse en las diferentes etapas de la vida, en algunos casos sucede que sobreviene un fuerte cambio cualitativo, un movimiento brusco en las relaciones sentimentales, hasta una ruptura, lo que ocurre nos dice Teresa Döring es que la persona que inicio la relación ha cambiado con el tiempo y las experiencias vividas.
            El universo, la naturaleza, la sociedad, las personas que la integran son como un organismo vivo en constante movimiento, en constante interacción.
            El movimiento en su sentido  más amplio, concebido como el modo de existencia, comprende todos los cambios y procesos que ocurren en el universo, desde un simple cambio de lugar, hasta un cambio en el pensamiento o un cambio en nuestras relaciones sentimentales, las cuales no son estáticas, fijas o inmutables, sino que son complejos procesos, acciones, movimientos del alma. Cambios que desde la antigüedad, los filósofos griegos supieron descubrir, interpretando los fenómenos humanos y de la naturaleza, como procesos históricos en devenir, en constante transformación.
            En general la filosofía griega tenía un carácter dialéctico como nos lo indica F. Engels: “Cuando examinamos con nuestro pensamiento la naturaleza o la historia humana, o la propia actividad del  alma, lo primero que aparece ante nosotros es el cuadro de un complejo infinito de conjunciones y acciones mutuas en el que nada permanece inmóvil y sin cambio, sino todo se presenta moviéndose, cambiando. ”.
            Tales consideraba  el agua como el principio de todo lo existente.  Pero el agua cambia constantemente de estado transformándose, adquiriendo consistencia.
            Anaxímenes  pensaba que todo tiene su origen en el aire, el que se encuentra en constante movimiento.  El aire enrarecido se convierte en fuego; el aire condensado en viento, en nubes.
            Para Heráclito el mundo es un fuego vivo, que se enciende y se apaga, las acciones del alma las consideraba como una de las transformaciones del fuego, el alma es “corteza ardiente”.
            Los pitagóricos consideraban que el alma es un fragmento de éter, compuesto de vapor solar.
            Para Demócrito el alma se compone de átomos especialmente sutiles que se distinguen por su mayor movilidad, gracias a la cual ponen en movimiento al cuerpo. El alma es átomo de fuego.
            Epicuro piensa que el alma humana se compone de átomos redondos especialmente móviles.
            En general para los griegos, el movimiento, las transformaciones en la naturaleza y en los seres humanos, los consideraban como procesos históricos en continuo desarrollo.
            Aceptar la dialéctica del alma, aceptar los movimientos del alma, los cambios sentimentales del otro, nos señala R. Manrique, es un proceso difícil y complejo. Respetar los cambios, aceptar el desarrollo, la evolución de una relación, sus modificaciones, sus transformaciones e incluso su extinción, es parte de una educación dialéctica, en la cual se requiere reconocer la naturaleza cambiante de los procesos en el universo, en la historia social, cultural, así como en la historia personal.
            Teresa Döring hace énfasis en la importancia de asumir una actitud dialéctica en una relación sentimental, aceptar el cambio según la época y las circunstancias biográficas, el cambio puede darse en las diferentes etapas de la vida.
            Muchos psicólogos afirman que los cambios en las relaciones sentimentales se producen en los diferentes momentos de nuestras transformaciones de vida.
            Los cambios en la historia de la vida pueden darse por factores  sociales, económicos, políticos, culturales, demográficos,  que influyen en los cambios a nivel  individual nos señala Teresa Döring.  En una sociedad cambiante de gran movilidad con complejos y variados sistemas de comunicación, una persona puede experimentar cambios importantes en el curso de su edad adulta, sobre todo cambios en sus ideas sobre las relaciones sentimentales, las cuales pueden modificarse  considerablemente.
            No se puede pensar en una idea de inmovilidad de la personalidad como si fuera una estructura fija, estática, sin cambios, por lo que T. Döring señala que es prácticamente imposible que quienes integran una relación continúen siendo los mismos al paso de los años. “Tal proceso de aceptación del cambio en los otros, podrá darse solo si somos capaces de reconocer y aceptar el cambio en nosotros mismos.  Aceptarnos y aceptar al otro en su continuo devenir y transformación biográfica”.


Viejos y nuevos inquisidores e inquisidoras: una  vez más culpas, penas y castigos, para los movimientos del alma.


            En una relación dialéctica se requiere la aceptación, el respeto al derecho de cada quien, a probables cambios, transformaciones y movimientos del alma que puedan surgir en los integrantes de una relación. Ya que de lo contrario se pueden crear ambientes inquisitoriales, como lo refiere la psicoterapeuta Perla Ortiz Monasterio, en su texto “La pareja y sus mitos”, en la que nos hace partícipe de su experiencia recogida entre las diversas personas que han acudido a su consulta.
            “He palpado el ambiente opresivo, el clima sofocante que las personas experimentan al tener que sentir siempre lo mismo uno por el otro. Esa opresión que produce el acoso, la vigilancia, el compromiso permanente de los sentimientos.
            He constatado el clima asfixiante, que agobia a muchos al estar juntos, ya que los miembros de la pareja se ven obligados a sostener o a fingir los mismos sentimientos de forma permanente por años, por décadas, por toda la vida como si fueran estáticos, inmóviles, perpetuos.”  No se toleran cambios, si esto sucede, una vez más, viejos y nuevos inquisidores e inquisidoras, aplican penas, culpas y castigos a los movimientos del alma, a los cambios  sentimentales.
            Teresa Döring, señala que el intento permanente de controlar y de vigilar los sentimientos del otro, motivados por la inseguridad, las carencias y el miedo, significa detener el desarrollo de ambos integrantes, al empeñar los esfuerzos en la prolongación de formas de vida, de relaciones que ya no hacen crecer, que incluso son en detrimento de la salud y que requiere de vitales cambios.
            Alan Watts, en su libro “El juego de la vida”, dice que en una relación sentimental, la gente en vez de jurarse amor perpetuo, en vez de decirse siempre te amaré, dirá: “Siempre te diré la verdad y no pretenderé que mis sentimientos hacia ti sean otros de lo que son”.  Si se cuenta con una educación  dialéctica  no se tendría que ocultar los cambios de los sentimientos, ya que no habría un inquisidor o inquisidora adentro de cada alma de los integrantes de una relación y no habría culpas, penas, castigos, sino respeto a la libertad,  evolución, cambio, transformación.


 Educar para  las relaciones sentimentales dialécticas


            En una relación   dialéctica se acepta la propia auto evolución natural, el respeto por la historia natural de una relación sentimental vivida plenamente, por el tiempo que esta dure, ya sean meses, años o toda la vida; en vez de una pretendida duración artificial, estática, impuesta desde afuera.
            Entrar en una relación sentimental con una actitud dialéctica es como si se nos invitara a una exploración dinámica, abierta que mire al presente, en donde se interactúan con personas dinámicas sin angustiarse por los posibles cambios en el futuro.
            El filósofo Julián  Marías, nos dice que es fundamental en la educación,  aprender a reconocer que las relaciones sentimentales, al  igual que la vida humana, no están dadas y que en el acontecer, en su devenir histórico se les va descubriendo y construyendo. La vida sentimental es una compleja realidad intrínsecamente histórica, es decir que en la historia y solo en ella se hace.  Por esto solo se pueden comprender las relaciones humanas, mediante la articulación del acontecer histórico, en las estructuras cambiantes, que se llenan de contenido biográfico.
            La historia de una relación sentimental, no es una realidad ya dada y existente, sino que es un proceso de construcción, exploración, ensayo, intento, fracaso, rectificación, vuelta a empezar de otra manera.  Es un permanente proceso de transformación, evolución, cambio, movimiento, que requiere de una gran creatividad, de comprensión, generosidad y sabiduría, requisitos indispensables en una vital relación sentimental dialéctica.

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga