EFECTOS DE UN PROGRAMA EN LA CREATIVIDAD DE DOCENTES DE EDUCACIÓN INICIAL.

Magaly Sarmiento Romero

 

Sistemas creativos

      Continuando con el referido autor (1997), la creatividad, al igual que la educatividad, se predica en primer lugar y básicamente de la persona. Por extensión, referimos estos términos a aquellos ámbitos controlados por ella: instrumentos, medios, procesos, situaciones, entre otras; los cuales reciben la denominación de educativos o creativos. El libro es un recurso educativo, desde el momento en que se atribuyen cualidades instructivas o formadoras. Un sistema es un conjunto de elementos cohesionados mutuamente entre sí, siguiendo cierto ordenamiento. La variación de un elemento repercute en el funcionamiento del conjunto.

      Menciona además, que la plenitud de un sistema viene dada por el nivel de cohesión dinámica entre los elementos o miembros. Para Havelock y Huberman (1980), el desarrollo de un sistema viene dado por el nivel de interacción alcanzado: (1) Relación, criterio básico que nos permita hablar de sistema rudimentario, (2) Conexión que dará pie a los sistemas conectivos, en los que se da creación de vínculos, (3) Sistemas cohesivos, (4) Sistema conectivo dinámicos, (5) Sistemas cohesivos dinámicos. Lo mismo cabe decir de sistemas mecánicos, orgánicos, formales, sociales.

      En este sentido, se define la categoría de sistema creativo como aquella disposición de elementos (materiales, formales, conceptúales) interrelacionaos e interactúales llevada a cabo de forma coherente, abierta, autónoma y con miras a la capacitación y el desarrollo del potencial creativo, valiéndose, en un funcionamiento, de estrategias flexibles y polivalentes. Incluimos en esta categoría de sistema tanto las conceptuales psicopedagógicas que buscan la explicación del proceso creativo como los sistemas aplicativos. Es por ello que De la Torre (1997), destaca que las características de los sistemas creativos se estudian bajo tres parámetros o criterios:

      De ordenación y regulación: el cual se identifica por los indicadores de coherencia en la organización e interrelación de los diferentes elementos, materiales, personales, formales y funcionales. Por ejemplo las funciones directivas, han de ser desempeñadas por personas capacitadas para la innovación, un sistema coherente utiliza al máximo los recursos con que se dispone. Otro indicador es la apertura a nuevos elementos donde se contempla la incorporación de conocimientos e innovaciones para cambiar elementos personales, formales, materiales y las relaciones entre ellos ante propuesta de mayor calidad. Un proyecto es creativo en la medida en que dé entrada a nuevas aportaciones y tenga sentido futurizante.

      De igual modo se menciona la autonomía e independencia de funcionamiento respecto a variantes externas al sistema debido a que el sometimiento a componentes externos para funcionar le resta iniciativa, movilidad, búsqueda de alternativas al mismo. También se menciona la integración del principio de autorregulación y optimización con la finalidad de mejorar a través de la mejora de los elementos que la integran. Por ejemplo cuando se evalúa el proceso de aprendizaje se considera los elementos materiales, personales y formales similarmente se considera la flexibilidad y adaptación del sistema a su contexto, ya que un sistema de sobre hechos humanos requiere de adaptaciones constantes.

      El segundo criterio es la finalidad del sistema en donde las metas se fundamentan en necesidades colectivas, a la adquisición de destrezas instrumentales y cognitivas que forman parte de la cultura de nuestro tiempo. Así mismo desarrollar capacidades creativas de inventiva, productividad, espontaneidad, actitud hacia el cambio, entre otros, en todos los ámbitos en que se manifiesta la actividad humana

      El tercer criterio se relaciona con el funcionamiento del sistema como la familia, escuela y comunidad que tienen funciones establecidas, su alteración exigirá reajustes en las relaciones y funciones, lo que llevará a compartirlas. Para ello se debe considerar la libertad, la iniciativa, y la capacidad de decisión de todos los miembros que conforman ese sistema (escuelas, organizaciones, asociaciones), también regular internamente la generación de recursos para su funcionamiento. Este dinamismo interno lo hace coparticipe de una continua innovación, así como la flexibilidad conjuntamente con la originalidad para adaptarse a las circunstancias, a lo nuevo, a la consecución de objetivos no programados.

      En este sentido, los sistemas educativos tienen por finalidad desarrollar y trasmitir valores. Además contando con dichos criterios, la diversificación vendrá dada por el modo en que se organizan y la prevalencia de uno sobre otro. También se encuentran sistemas orientados a la relación entre la creatividad y la salud mental, a la persuasión, entre otros, lo valido es que son herramientas del pensamiento que permiten generalizar determinadas propuestas.
Actualmente las políticas educativas están enmarcadas en mejorar la calidad educativa comprometiendo a todos los actores y autores del proceso educativo bajo la dirección de un gerente capacitado para ejercer sus funciones cabalmente, lo que significa que debe mantener la coherencia entre todos los recursos que tiene en su institución y delegar responsabilidades a los mismos.

      De igual manera, sucede con el docente en el aula debe contemplar los recursos que tiene a su alcance para darle viabilidad al proceso enseñanza aprendizaje, lo que implica darle apertura a las ideas de sus representantes, de sus vecinos, de los niños. Como complemento, enamorar a los actores mencionados anteriormente al proceso educativo sentirlos protagonistas de la educación de sus hijos. En tal sentido practicar la originalidad, la fluidez, la flexibilidad, entre otros, como indicadores indispensables en su tarea educativa.

Programas creativos

      Un programa es considerado creativo cuando sus contenidos, propósitos, medios y regulación se orientan a potenciar algunos de sus atributos, donde se toma en cuenta la diversidad y la pluralidad. Las mismas van encaminadas a propiciar la espontaneidad, la sensibilización a los problemas, a las divergencias, a las actitudes creativas. Considerando las actividades dentro y fuera del aula. Los mismos se fundamentan en basamentos teóricos y llevan implícitas la acción, o sea, añaden al diseño su realización. 

      Es por ello que De la Torre (1997), lo conceptualiza como:

Un programa es como un proyecto que expone el conjunto de actuaciones que se desean emprender para alcanzar unos determinados objetivos; un planteamiento diseñado para su realización o desarrollo con miras a alcanzar mejor determinados objetivos. Viene a ser como un instrumento organizativo y didáctico que regula las actividades del profesor y los alumnos. (p.47)   
Características de los programas creativos

      De igual modo, De la Torre (1997), señala cuatro componentes básicos: los propósitos, los contenidos, los medios y la regulación. Al hacer mención de los propósitos se establece la relación existente entre lo planificado y los objetivos. Estos convienen estar revestidos de estimulación sensorial ya que la creatividad comienza siendo percepción desde un nivel de expresividad espontánea hasta el germinal o emergente. La sensibilidad sensorio-perceptiva, la ejercitación en la concentración, la espontaneidad, la desinhibición son la mejor plataforma para la creatividad adulta.

      Otro elemento importante es la adquisición de destrezas o habilidades que capaciten a la persona a la solución de problemas de la vida cotidiana, relacionadas con el propio trabajo habitual. También se  desarrollan procesos e ideación, búsqueda, indagación, toma de decisión que lo ayudarán a la consecución de estrategias procesuales, promoviendo así la aplicación del pensamiento divergente fortaleciendo la fluidez, flexibilidad, originalidad, inventiva, entre otros, creando así actitudes positivas como la tolerancia, la disposición al cambio, la curiosidad.

Volver al índice.

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga