PROGRAMA DE SUPERACIÓN DIRIGIDO AL PERFECIONAMIENTO DEL ESTILO DE COMUNICACIÓN DE LOS MAESTROS DE LA EDUCACIÓN PRIMARIA

PROGRAMA DE SUPERACIÓN DIRIGIDO AL PERFECIONAMIENTO DEL ESTILO DE COMUNICACIÓN DE LOS MAESTROS DE LA EDUCACIÓN PRIMARIA

Loicell Rafael Leyva Estevez

Volver al índice

CAPÍTULO II. UNA APROXIMACIÓN AL PERFECCIONAMIENTO DEL ESTILO DE COMUNICACIÓN DEL MAESTRO DE LA EDUCACIÓN PRIMARIA.

En este capítulo se presentan los resultados del diagnóstico en la etapa inicial de la investigación, el programa de superación dirigido al perfeccionamiento del estilo de comunicación del maestro de la Educación Primaria, la estrategia para la aplicación de este y una evaluación de su funcionalidad en la práctica.

2.1 Análisis de los resultados del diagnóstico en la etapa inicial.

En esta etapa de la investigación se trabajó con 16 maestros que conforman el claustro de la Escuela Primaria “Rafael María de Mendive” en Amancio, seleccionados de forma intencional teniendo en cuenta el criterio de voluntariedad. Siete son licenciados en Educación Primaria, dos licenciados en Informática, dos docentes en formación que cursan el tercer año de la licenciatura en Educación Primaria, un docente en formación que cursa el quinto año de la licenciatura en Informática y cuatro graduados de nivel medio. Solamente dos se encuentran cursando la Maestría en Ciencias de la Educación.

Para la constatación científica fue necesario establecer indicadores (Anexo I) que emanaron de los fundamentos teóricos de la variable dependiente, lo que permitió caracterizar el estilo de comunicación del 100 % de la muestra objeto de investigación.

Para su evaluación a partir de los indicadores y el posterior análisis de los resultados obtenidos, se elaboró una escala (Anexo II) en la cual se tuvo en cuenta todas las calificaciones, que a juicio del autor, se pueden proponer con el fin de ofrecer una amplia gama de posibilidades a los participantes y poder constatar su estado de transformación.

Los instrumentos utilizados en la investigación para conocer la forma en que los maestros organizan, dirigen y participan en la comunicación en el marco de la labor pedagógica fueron: la guía de observación (anexo III); el test autovalorativo (anexo IV); le escala valorativa (anexo V) y el cuestionario de encuesta a alumnos (anexo VI).

Se observaron diferentes actividades docentes (clases, actividades de biblioteca y video clases) para explorar aspectos esenciales relacionados con el estilo de comunicación de los maestros y la influencia que estos ejercen en la formación integral de los alumnos.

La valoración de los resultados derivados de las observaciones realizadas a 16 actividades docentes de diferentes grados y asignaturas, permitió arribar a las siguientes consideraciones significativas:

 Se constató que el 56,25% de los maestros observados poseen una adecuada expresividad y vocabulario en la comunicación con sus alumnos, pero se aprecia en ellos la tendencia al uso de tonos de voz inadecuados y de una gestualidad inapropiada como consecuencia de frecuentes manifestaciones de irritabilidad.

 También en el 56,25% de las actividades docentes observadas se apreció que los maestros muestran poca disposición para el diálogo y limitan la participación espontánea de los alumnos, reservándoles a estos el rol de receptores la mayor parte del tiempo. Se observó que sólo promueven en sus clases la reflexión individual y el desarrollo de las actividades lo conciben de forma frontal y se centra en la exposición del maestro y el trabajo independiente de los alumnos. Esto limita que se intercambien criterios, puntos de vistas y se reflexione en torno a los diferentes contenidos de las clases u otros temas recurrentes.

 Sólo el 31,25% de los maestros promueven en sus clases la reflexión individual y colectiva a partir de formas de interrelación centralizadas y descentralizadas de la comunicación y muestran una eficiente capacidad de orientación en la situación de comunicación que les permite ser capaces de percibir adecuadamente en los alumnos sus estados emocionales, índices de satisfacción o insatisfacción, cansancio, aburrimiento e interés, a partir de signos no verbales.

 Del total de maestros observados, solamente el 18,75% se muestran flexibles, tolerantes, escuchan y tienen en cuenta el criterio de sus alumnos y establecen con ellos relaciones afectivas; lo que se aprecia en las muestras de cariño, confianza y seguridad que les brindan en la conversaciones que establecen con ellos sobre diferentes temas y además en su preocupación por los problemas personales que afectan a los alumnos.

 En el 62,50% de los maestros se observaron manifestaciones de intolerancia e inflexibilidad con respecto a algunas actitudes, comportamientos o estados de ánimo de los alumnos y se apreció además que establecen con sus alumnos relaciones frías, distantes, carentes de emotividad y movidas sólo por los deberes de la profesión.

 El resto de los maestros observados (18,75%) se relacionan afectivamente con sus alumnos, pero muestran un comportamiento centrado en la tarea. Estos priorizan las cuestiones relacionadas con el cumplimiento de las actividades docentes aunque no desatienden los criterios de los alumnos ni sus problemas personales.

 Sólo el 50% de la muestra de maestros observados mostró una conducta persuasiva a partir de un eficiente poder de argumentación que les permite convencer con facilidad a sus alumnos, modificar sus puntos de vistas y movilizarlos hacia el logro de las metas propuestas.

La aplicación del test autovalorativo (Anexo IV), elaborado con el propósito de conocer cómo los maestros valoran su estilo de comunicación, permitió llegar a las siguientes consideraciones:

 El 62,50% de los maestros consideran que el castigo es un método efectivo para lograr una educación adecuada y además declaran que usan su autoridad para conseguir lo que consideran que es mejor.

 El 56,25% de los maestros dicen que para ganar en tiempo, interrumpen las intervenciones de los alumnos cuando sus criterios no son acertados.

 El 56,25% de los maestros también reconocen que en los diferentes momentos en que interactúan con los alumnos, utilizan tonos de voz y gestos inadecuados.

 El 62,50% de los maestros manifiestan que muestran poca emoción en sus relaciones comunicativas con los alumnos.

 El 18,75% de los maestros manifiestan también ser muy estrictos en lo relacionado con las tareas docentes y la disciplina de sus alumnos.

 Sólo el 37,50% de los maestros reconocen que despiertan suficiente confianza en sus alumnos como para que les pidan un consejo o confíen un problema.

Al centrar el análisis en los resultados de la escala valorativa (anexo V) aplicada a un total de 30 alumnos con el propósito de conocer cómo valoran el estilo de comunicación de sus maestros, resultan significativos los siguientes datos:

 El 86,6% de los alumnos plantea que la mayoría de los maestros imponen sus ideas por encima de las de ellos.

 El 83,3 % manifiesta que la mayoría de los maestros se molestan y le gritan a sus alumnos cuando cometen errores o no se comportan adecuadamente.

 El 70% considera que los maestros limitan su participación durante las clases.

 El 70% plantea que los maestros son excesivamente críticos e intolerantes con ellos.

 El 60% reconoce que pocos maestros logran despertar su confianza como para poder confiar en ellos problemas personales.

 El 63,3% manifiesta que la mayoría de los maestros se limitan a relacionarse con ellos sólo en el marco del aula.

 El 60% plantea que pocos maestros comprenden su manera de pensar.

 El 43,3% manifiesta que pocos maestros son capaces de percibir cuando ellos están preocupados o tienen algún problema.

Para conocer acerca del respeto que sienten los alumnos hacia sus maestros fue aplicada una encuesta (Anexo VI). De la interpretación de los datos obtenidos con la aplicación de este instrumento emanaron los siguientes resultados:

 De un total de 30 alumnos encuestados, 23 (76,6%) manifiestan respeto hacia sus maestros porque representan la autoridad en la escuela.

Tabla 1

Primera opción Segunda opción Tercera opción Total

11 alumnos 7 alumnos 5 alumnos 23 alumnos

 19 (63,3%) expresan respeto hacia sus maestros porque así lo establece la disciplina escolar.

Tabla 2

Primera opción Segunda opción Tercera opción Total

13 alumnos 2 alumnos 4 alumnos 19 alumnos

 16 (53,3%) sienten respeto hacia sus maestros porque con ellos se aprende.

Tabla 3

Primera opción Segunda opción Tercera opción Total

5 alumnos 3 alumnos 8 alumnos 16 alumnos

 12 (40%) sienten respeto hacia sus maestros para evitar ser castigados.

Tabla 4

Primera opción Segunda opción Tercera opción Total

8 alumnos 3 alumnos 1 alumno 12 alumnos

 5 (16,6%), expresan sentir respeto hacia sus maestros porque son personas en las que se puede confiar.

Tabla 5

Primera opción Segunda opción Tercera opción Total

1 alumno 3 alumnos 1 alumno 5 alumnos

Al interpretar la información anterior puede inferirse que las relaciones maestro – alumno están supeditadas por el desarrollo de un estilo donde predomine la camaradería, el respeto a la diversidad de criterios e intereses, la cooperación y la tolerancia; de forma tal que los alumnos puedan ver a sus maestros como personas en las que se puede confiar y a las cuales se les pueden acercar, no sólo para pedirles dudas o conversar aspectos relacionados con las asignaturas, sino también para pedirles un consejo o hablar de temas diversos.

Es evidente que la base de sus relaciones lo constituyen las cuestiones formales relacionadas con las normas disciplinarias y el conocimiento que aportan sus maestros.

Estos resultados revelan que el estilo de comunicación predominante en los maestros en las diferentes situaciones comunicativas en las que interactúan con los alumnos es autoritario y centrado en la tarea, lo que impide el desarrollo pleno de la personalidad de los alumnos.

La preparación de los maestros en tal sentido desde una perspectiva teórico – práctica, constituye un importante paso para la modificación de esta realidad en el colectivo pedagógico de la Escuela Primaria “Rafael María de Mendive”.