BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

ACTIVIDADES DE APRENDIZAJE DESDE LA HISTORIA DE CUBA, UNA VÍA PARA FAVORECER EL TRÁNSITO POR LOS NIVELES DE DESEMPEÑO EN SECUNDARIA BÁSICA

Rosa Maritza Moreno Pacheco



Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (137 páginas, 647 kb) pulsando aquí

 

 

1.2 Fundamentos teóricos del proceso de enseñanza aprendizaje de la historia

La concepción filosófica de Marx resolvió el problema del conocimiento histórico, al establecer la subordinación del dominio del conocimiento sobre los procesos sociales. Se trata de conocer el mundo, con un carácter transformador y contextualizado, que el hombre actúe de acuerdo a las circunstancias. El análisis de todos los fenómenos, procesos, hechos, acontecimientos históricos dependen de la resolución materialista del problema de relación entre el ser social y la conciencia social, o sea de la resolución materialista de la cuestión fundamental de la filosofía aplicada a la vida social. De acuerdo con Marx, la ley fundamental de la vida de la sociedad consiste en que el ser social determina la conciencia social. Lo más importante es valorar el conocimiento de la sociedad, sus leyes para que esta sirva como arma ideológica, de acción de las grandes masas es el mérito de Marx.

Se coincide con el criterio que se realiza en el Proyecto Territorial: Perfeccionamiento de la enseñanza-aprendizaje de la historia local en programa Historia de Cuba de 9no grado, del ISP de las Tunas, (2005) en el que se plantea”(… que para Marx lo fundamental es el conocimiento comprensivo del proceso total, puesto que la “orientación concreta del pensamiento hacia la conexión total de los fenómenos está presente aun allí donde la exposición no lo deja traslucir a primera vista…)”. El ejemplo más brillante de la noción de totalidad en Marx, lo encontramos en su texto Introducción General a la Crítica de la Economía Política, de 1857, considerado por Pierre Villar como el único intento hasta ahora realizado por escribir un tratado de teoría de la historia. Muchas de las categorías que le han dado vida y dinámica a la historia proceden de Marx: clase social, lucha de clases, modo de producción, ideología, conciencia, fuerzas productivas, relaciones de producción. Marx introdujo la “historia razonada”; o sea, una historia que “ni separa ni mezcla el momento económico, el social, el político y el puro acontecer sino que los combina todos…”

Se asume la concepción filosófica partiendo del siguiente análisis de la actividad cognoscitiva “(…no suponer jamás a nuestro conocimiento acabado e invariable, sino analizar el proceso gracias al cual el conocimiento incompleto e inexacto llega a ser más completo y más exacto…) ”, este principio exige además concebir el conocimiento como un proceso internamente complejo y contradictorio, que en su desarrollo global avanza de lo abstracto a lo concreto. Del fenómeno a la esencia más profunda de las cosas, de la contemplación viva al pensamiento abstracto y de este a la práctica, aspectos esenciales que se tienen en cuenta en las exigencias de las actividades de aprendizaje propuestas, en el que el alumno interactúa con los viejos y nuevos contenidos, así como en la adquisición de hábitos y habilidades, venciendo etapas que le permitan ir transitando por los diferentes niveles de desempeño, no de forma continua, sino mediante saltos, negando el método de ensayo por error.

El principio de la práctica revela la esencia más profunda de la revolución efectuada por el marxismo en la teoría del conocimiento. Teniendo en cuenta esta concepción se asume el criterio leninista “(…el punto de vista de la vida, de la práctica, debe ser el punto de vista primero y fundamental de la teoría del conocimiento…)” . Y este nos lleva al hilo conductor y fundamental que se exige en el proyecto educativo de Secundaria Básica, hacia una enseñanza desarrolladora.

El conocimiento histórico tendrá como fin supremo, el de servir a la práctica, contribuir, desde una orientación acertada al planteo y solución adecuada de los problemas que surgen en el contexto cotidiano del alumno, actuar con un carácter activo y transformador ante los problemas globales (ser cada día más antiimperialistas, proteger el medio ambiente, aprender a identificar las causas justas para apoyarlas, e injustas para combatirlas, amar a nuestras glorias pasadas y presentes, “ enseñar a descubrir el engranaje interno que existe bajo la diversidad de hechos que estudian para contribuir a asumir el presente con voluntad transformadora)” .

El estudio de la historia debe pertrechar a los alumnos con la capacidad de utilizar de forma independiente el método dialéctico, de aplicarlo de manera creadora y de analizar integral y profundamente la situación real para adoptar la solución más adecuada como fundamento científico. Para lograr esta tarea, los métodos de enseñanza de la historia deben responder a los requisitos de la dialéctica, que se enseñe el método dialéctico de pensamiento a los estudiantes no solo mediante la explicación de los principios de la filosofía, sino mediante la aplicación de estos principios en la solución de tareas teóricas y prácticas. La estructura lógica y el análisis multilateral de cada aspecto proporcionan el arte de aplicar los principios dialécticos del conocimiento y transformación del mundo.

Asumiendo estos postulados filosóficos, las actividades de aprendizaje que se proponen están concebidas en etapas, que le permiten al alumno ir avanzando en el conocimiento de manera activa con un carácter protagónico, hasta llegar a la comprensión plena de la situación dada de forma que constituya un aprendizaje significativo desde el punto de vista social e individual, en cuanto a esto Díaz Pendás plantea que el alumno necesita formarse representaciones correctas desde las cuales ascienda a análisis más complejos “(… Orientar para que se interprete y se llegue a lo interno de los hechos…)” .

Las actividades de aprendizaje están comprendidas dentro de la actividad de estudio, entendida esta como”(…la actividad humana que tiene como objetivo la asimilación de nuevos conocimientos, habilidades, hábitos, formas de conducta y tipos de actividad; o la adquisición de nuevas cualidades en las ya formadas…)” enfatiza la profesora de Psicología del Desarrollo, Ana Luisa Segarte( 2007).

Se hace referencia en este análisis a la concepción del aprendizaje humano como la actividad en que siempre está presente el motivo, el objetivo y constituye un proceso. El desarrollo del alumno está marcado por cómo realiza su actividad de estudio, sin soslayar la influencia de otras actividades en la adquisición de conocimientos, pero es en esta, donde el objetivo es precisamente la adquisición del conocimiento teórico. La autora parte del principio de que la enseñanza conduce y dirige al desarrollo. La enseñanza ha de ser desarrolladora y esto se logra cuando las actividades de aprendizaje potencian al alumno, forman zonas de desarrollo próximo.

La introducción de la idea del desarrollo desde una posición materialista a la teoría del conocimiento permite valorar este proceso de manera continúa ascendente en constante movimiento y desarrollo.

En todo este proceso la característica general de la psiquis es un elemento imprescindible para la comprensión del papel que juegan las actividades de aprendizaje. En el carácter reflejo de la psiquis, se evidencia en su contenido que está determinado por la realidad objetiva, su carácter activo, porque aparece como resultado de la interacción con el medio, carácter regulador ya que posibilita la regulación de la actividad del alumno en la práctica que este establece en la realidad.

Expresándose esta en dos formas: la regulación inductora, revela el por qué y para qué de la actividad, ella determina lo que realiza , incentiva, impulsa, dirige, orienta y sostiene su actuación, la regulación ejecutora se manifiesta en el cómo realizar las actividades de aprendizaje y determina que las acciones que realiza cumplan con las condiciones en que se desarrolla, ambas formas constituyen una unidad. La concepción de la propuesta aspira a que el alumno logre transitar por los niveles de desempeño, mediante actividades de aprendizaje desarrolladoras, propiciando el desarrollo de una predisposición favorable al esfuerzo cognoscitivo. Atendiendo a la dialéctica de lo interno y lo externo sintetizado en la concepción de Vigotski. Los estímulos externos están condicionados por los diferentes contextos, esta es asimilada en dependencia del desarrollo psíquico que hallan alcanzado (su forma peculiar de pensar, sentir, actuar, a su sistema de posibilidades, en que está situado este adolescente. De esta interrelación dialéctica de lo externo y lo interno surgen nuevos niveles de desarrollo, conduciendo a la situación social del desarrollo de cada adolescente, donde se destacan los trabajos de L. I. Bozhovich (1985, 1991). Se asumen en la investigación, entre otras cuestiones, estos dos conceptos que Vigotski planteó sin poder llegar a trabajarlos con suficiente profundidad: el de situación social del desarrollo y el de vivencia, los cuales resultan importantes a la hora de orientar al alumno.

A partir de sus estudios, esta autora coincide con Vigotski en que la Situación Social del Desarrollo “(…es la combinación especial de los procesos internos del desarrollo y de las condiciones externas, que es típica en cada etapa y que condiciona también la dinámica del desarrollo psíquico durante el correspondiente período evolutivo y las nuevas formaciones psicológicas, cualititativamente peculiares, que surgen hacia el final de dicho período…)”

Determina que la de situación social del desarrollo está constituida por dos componentes: la posición social del niño, determinada por las exigencias planteadas por las condiciones de vida y educación y la posición interna, que se determina por la actitud que adopta el alumno ante las exigencias anteriormente mencionadas. Entre ambos componentes hay una relación dialéctica que se tiene muy en cuenta en la concepción de la propuesta por las propias características que se van manifestando en el alumno en cada nivel de desempeño. Cada etapa o período se caracteriza por una situación social, donde las fuerzas motrices del desarrollo psíquico son las contradicciones entre las nuevas necesidades y sus posibilidades de satisfacción.

Cuando se habla de situación social del desarrollo implica una relación especial, entendida esta como los fundamentos del desarrollo, que se da entre los procesos internos del desarrollo y las condiciones externas (fuentes de ese desarrollo), en ambos casos se habla de causas que provocan el desarrollo.

¿Por qué Vigotski lo llama relación especial? Se trata de resaltar el carácter activo del sujeto que aquí queda excluido porque se considera a los procesos internos como la actitud que se va formando en el alumno a partir de toda su experiencia, actitud en la cual queda implícito lo que el pueda aportar a su desarrollo. No se trata solo de una actitud determinada, sino de las vivencias que el alumno tiene, de las posibilidades que ha logrado para poder responder a las exigencias que cada vez el medio le va planteando.

El conocimiento de estas particularidades de la personalidad del adolescente debe ser punto de partida del trabajo del profesor para desde su rol profesional poder orientar, conducir el desarrollo ascendente por los diferentes niveles de desempeño. El carácter individual y personal de la psiquis se tiene muy en cuenta en la propuesta, donde cada alumno tiene un matiz personal, individual, único, que lo hace singular, que lo distingue de los demás alumnos. Las acciones y operaciones se materializan mediante el trabajo cooperado, socializando el aprendizaje. La acción se razona si en la dirección del aprendizaje se refleja en su mente sus propiedades y relaciones esenciales.

Una adecuada concepción de las actividades de aprendizaje, en el curso de su aplicación práctica, con proyecciones desarrolladoras permite completar, rectificar, desarrollar y progresar el conocimiento, llevarlo de niveles reproductivos a creativos, en la misma medida de una orientación inadecuada conlleva a retrasar y frenar el proceso.

Desde el punto de vista pedagógico la propuesta asume el enfoque histórico cultural (Vigotski), que reconoce el desarrollo integral de la personalidad de los alumnos, como producto de su actividad y comunicación en el proceso de enseñanza aprendizaje, en el que actúan como dos contrarios dialécticos, lo biológico y lo social.

Se asumen los postulados que aparecen en el trabajo P. Rico y E. M. Santos, que constituyen aspectos orientadores de obligada referencia que sirven de base a la concepción desarrolladora que se presenta en la enseñanza primaria pero con adecuaciones para el nivel de Secundaria Básica.

Este enfoque reconoce y sistematiza un conjunto de categorías didácticas (objetivos, contenido, método, formas de organización, medios y evaluación, concepción desarrolladora muy a tono con el objetivo que se persigue. Nos apoyamos también en lo expresado por diferentes autores cubanos, C. de autores del ICCP(1984), C.Álvarez (1987), G.Labarrere y G.Valdivia (1988), O. González (1994), M. Silvestre (1999), M. Silvestre y J.Zilberstein 2000, 2001, 2002), P.Rico y otros (2001), B. Castellanos entre otros.

Didáctica del aprendizaje desarrollador que se asume. Aspectos esenciales

La concepción de cómo concebir la enseñanza desarrolladorta ha sido objeto de estudio de la didáctica general, no son pocas las propuestas que potencien el aprendizaje en toda su magnitud, entre las que se encuentran:

1-Consideración de la enseñanza como guía del desarrollo, mediados por la actividad y la comunicación.

2-Concibe el aprendizaje como el proceso de apropiación por el alumno de la cultura, bajo condiciones de orientación e interacción social, con un carácter activo, reflexivo, regulado, mediante el cual aprende, de forma gradual, acerca de los objetos, procedimientos, las formas de actuar, las formas de interacción social, de pensar, del contexto histórico social en el que se desarrolla y de cuyo proceso dependerá su propio desarrollo. P. Rico (2004).

3-El aprendizaje bajo esta concepción se caracteriza por: su carácter social, individual, activo, de colaboración, significativo y consciente.

4-Se le concede gran valor a los procesos de dirección y orientación que estructura el docente sobre la base de una intención educativa.

5-Relación entre lo social y lo individual en el aprendizaje.

6-Se considera el aprendizaje un proceso significativo.

7-Posición activa del alumno en el aprendizaje.

8-El tratamiento de los contenidos permite ser reforzado con la utilización de la tecnología, Programas de Computación, el Programa Editorial Libertad, la televisión educativa, y los vídeos clases.

La autora considera de gran valor asumir esta didáctica desarrolladora si se quiere llevar a vías de hecho los objetivos formativos de la Secundaria Básica.

La Educación entendida como fenómeno de carácter social refleja de manera más o menos explícita el grado de desarrollo económico, político y social alcanzado por la humanidad, en un período histórico concreto. En la educación, como proceso social, interviene un sistema de influencias donde el factor humano constituye el eje central que orienta la formación de la posibilidad de los educandos, hacia las cualidades deseables que la sociedad demanda en una etapa histórica concreta. La socialización ha sido definida por diferentes autores, Quintana J. M plantea que la socialización “(... es la integración del individuo en todos los aspectos de la vida social...)” J. M. Quintana. J. M (1993)

Otros como A. Amador entiende por socialización “(...el conjunto de procesos sociológicos, pedagógicos y psicológicos por los cuales el individuo, en la asimilación de la experiencia social, se incorpora a diferentes actividades, participa con otros, se implica en su ejecución, establece relaciones y se comunica, todo ello en función de las expectativas y representaciones que como miembro del grupo de que se trate va desarrollando, de los conocimientos, sentimientos, actitudes que en el se van formando al respecto, con lo cual reproduce, modifica o crea nuevas expectativas...)” A. Amador (1995)

La Educación según Meier (1984), “(…constituye por tanto un fenómeno social que se manifiesta en múltiples formas, como praxis social y a niveles sociales totalmente distintos…)” Se manifiesta de forma espontánea, como de forma institucionalizada y organizada.

De aquí que la propuesta parte necesariamente del contexto actual de la sociedad cubana, donde la educación tiene como fin lograr la inserción plena del individuo, su socialización para contribuir a su formación general integral.

Se asume el análisis realizado por Antonio Blanco donde se enfatiza que las relaciones entre la Educación y la Sociedad deben analizarse en dos planos diferentes entre si: en primer lugar la influencia de la sociedad como base objetiva del proceso de educación del individuo, con el fin de lograr su integración al contexto social, en segundo lugar la influencia de la Educación en el proceso de desarrollo de la sociedad entendiendo a la primera tanto como de desarrollo de la cultura, de los valores éticos y en definitiva de crecimiento espiritual de la misma sociedad, como señala Carreño “(… la educación es a la vez producto de la sociedad y productora de esa misma sociedad..)”

En ambos casos se destaca la intención de examinar la sociedad como un organismo social único, cuyo funcionamiento y desarrollo se realiza mediante la interacción de los factores económicos, sociales, políticos, e ideológicos, tanto al nivel individual como colectivo, de la actividad vital de todos los miembros de la sociedad.

Las actividades de aprendizaje se desarrollarán mediante procesos de socialización y comunicación que propicien la independencia cognoscitiva y la apropiación del contenido (conocimientos, hábitos y valores), influyendo en la formación de un pensamiento reflexivo y creativo que permita al alumno llegar a la esencia, establecer nexos y relaciones y aplicar el contenido a la práctica social, de modo tal que solucione problemáticas no solo del ámbito escolar, sino también familiar y de la sociedad en general, propiciando la valoración personal de lo que se estudia, de forma que el contenido adquiera sentido para el alumno y este interiorice su significado.

En la concepción de ¿cómo enseñar y cómo aprender? El método constituye el sistema de tareas que regula la actividad del profesor y los alumnos en función del logro de los objetivos. Se debe vincular la utilización de métodos reproductivos con productivos, procurando siempre que sea posible el predominio de estos últimos.

En la Psicología resulta esclarecedora la concepción histórico–cultural desarrollada por L.S. Vigostki. Una de las ideas centrales de su obra es que “los seres humanos se desarrollan en una formación histórico cultural dada, creada por la propia actividad de producción y de transformación de su realidad y es mediante la actividad humana que se logra el desarrollo de los procesos psíquicos y la consiguiente apropiación de la cultura, e implica por tanto la reacción con otras personas. La comunicación es una de las más importantes formas de interacción con otros, mediante ella es que surge el mundo espiritual de cada uno, su personalidad.

Davidov V. V, nos dice “(…la realidad histórica es muy compleja, contradictoria y dinámica (...El análisis y explicación de hechos aislados supone tener en cuenta muchos factores en su interconexión intrínseca y su desarrollo. Aquí divergen como en ninguna parte la esencia y el fenómeno, lo intrínseco y lo extrínseco, lo verdadero y aparente…)”. Inculcar métodos de análisis, el arte de operar con los conceptos históricos de modo independiente es complejo, de ahí la relevancia de que se inserte al alumno en una educación desarrolladora en la que conduce al desarrollo, va delante de él guiando, orientando, estimulando, ampliando constantemente los límites de la zona de desarrollo próximo y los progresivos niveles de desarrollo del alumno.

La teoría vigotskiana distingue dos procesos a tener en cuenta por el docente al ejecutar la dirección del aprendizaje de los alumnos, el real (lo conseguido por el alumno ) y otro potencial que muestra lo que este puede conseguir con ayuda de los demás (Zona de Desarrollo Potencial) que él define como la distancia entre el nivel de desarrollo actual, determinado por la capacidad de resolver individualmente un problema y el nivel de desarrollo potencial determinado a través de la resolución del mismo bajo la guía de un adulto o de un compañero aventajado.

El segundo aspecto evidencia lo que es capaz de hacer, si se le facilitan las condiciones adecuadas para la realización de una actividad. En el caso de la investigación que nos ocupa, esta teoría vigotskiana tiene una gran significación, ya que es insuficiente en la práctica educativa de la enseñanza de la Historia de Cuba la concepción de las actividades en función de elevar los niveles de independencia, que requiere el alumno, donde un papel esencial en la dirección del aprendizaje lo constituye el profesor, de conjunto con la familia, la escuela y la comunidad.

Se asume las diversas concepciones del proceso de enseñanza aprendizaje desarrollador que en las últimas décadas se han producido en nuestro país, como resultado de una profunda reconceptualización del vínculo entre los procesos de enseñanza, aprendizaje y desarrollo, enfatizándose en su carácter socializador, formativo y desarrollador, (ICCP), el Centro de Estudios Educacionales del ISP Enrique José Varona, M. Silvestre y J. Zilberstein, D. Castellanos (2002) y otros.

En este sentido sirven como referentes para la integración de los fundamentos psicopedagógicos de la propuesta ya que tienen como base común:

Un enfoque dialéctico y humanista centrado en el desarrollo integral de la personalidad, considerando la unidad de lo afectivo y lo cognitivo y de lo instructivo y lo educativo, que propicia el autoperfeccionamiento constante. Las actividades van a niveles de comprensión cada vez más complejos. Este tipo de proceso potencia el tránsito progresivo de la dependencia a la independencia y a la autorregulación, el desarrollo de la capacidad de conocer, controlar y transformar creadoramente su propia persona y su medio y la capacidad para realizar aprendizajes a lo largo de la vida. Los procesos del aprendizaje desarrollador han sido concebidos aquí como el resultado de la interacción dialéctica entre tres dimensiones básicas: la activación regulación, la significatividad del aprendizaje y la motivación para aprender, que han sido las dimensiones que se tuvieron en cuenta para el diagnóstico.

Según el doctor J. Zilberstein (1999) “(…a fines del siglo XX la sociedad dirige marcadamente su atención al papel de la escuela en el desarrollo de las nuevas generaciones ya que no existe en todos los casos total correspondencia entre lo que ¨ se espera ¨ que esta institución socializadora logre del resultado obtenido…)”

Es significativo el análisis que aborda J. I. Reyes, expone que los procesos que el alumno pone en juego a la hora de resolver una determinada situación o de aprender un determinado concepto, principio, hecho o procedimiento, es lo que llamamos estrategias de aprendizaje.

Enseñar a aprender equivalía a introducir entre la información que el maestro presenta y el conocimiento que el alumno construye un tercer elemento: tradicionalmente este tercer elemento era el método; hoy se considera las estrategias didácticas de enseñanza que utiliza el docente y para el alumno este tercer elemento lo definimos como estrategias de aprendizaje.

Por lo tanto este tercer elemento queda subdividido en: estrategias didácticas que utiliza el docente y estrategias de aprendizaje de los alumnos.

La dinámica y el enfoque que aborda J. I. Reyes, nos permite profundizar y comprender de manera objetiva como resolver una de las mayores problemáticas que hoy presenta el aprendizaje. Se trata de potenciar una enseñanza no centrada en el resultado, sino en el proceso para llegar al resultado y eso requiere del dominio de los procedimientos y las técnicas para llegar al mismo. La enseñanza tradicional de corte memorístico insiste en el resultado, que luego el alumno olvida con mucha facilidad o no puede aplicar a nuevas situaciones, continúa señalándonos el Dr. Reyes.

El proceso de enseñanza y aprendizaje tiene como propósito esencial contribuir a la formación integral de la personalidad del alumno, constituyendo la vía mediatizadora fundamental para la adquisición por éste de los conocimientos, procedimientos, normas de comportamiento, valores, es decir, la apropiación de la cultura legada por las generaciones precedentes, la cual hace suya como parte de su interacción en los diferentes contextos sociales específicos donde cada alumno se desarrolla.

En el desarrollo del proceso, cada alumno aprenderá diferentes elementos del conocimiento, nociones, conceptos, teorías, leyes que forman parte del contenido de las asignatura y a la vez se apropiará en un proceso activo, mediante las interacciones con el profesor y con el resto de los estudiantes de los procedimientos que el hombre ha adquirido para la utilización del conocimiento y para su actuación de acuerdo a las normas y valores de la sociedad en que vive. La asimilación de los conocimientos, la adquisición de las habilidades y hábitos que constituyen el contenido esencial de la enseñanza pueden ser revelados únicamente mediante determinados tipos de actividad externa, así como mediante la habilidad para aplicar los conocimientos en la solución de problemas de distintas clases.

Comprender adecuadamente por parte de los profesores, de todas estas cuestiones inherentes al proceso de enseñanza aprendizaje, resulta de suma importancia porque le permitirá entender cómo opera el proceso en el orden teórico a partir de su caracterización.

La actividad conjunta del profesor y los alumnos alcanza un mayor nivel de sistematicidad, intencionalidad y direccionalidad, es el proceso de enseñanza aprendizaje, en sus diversas formas organizativas, y muy especialmente en la clase, pues es allí donde la acción del profesor se estructura sobre determinados principios didácticos,(referidos posteriormente) que le permiten alcanzar objetivos previamente establecidos en los programas, así como contribuir a aquellas más generales que se plantean en el proceso educativo en su integralidad. De igual forma resulta de interés distinguir algunos de los principales referentes teóricos asumidos.

En la década del 90 existen una gran variedad de trabajos, donde se debate el papel de la escuela media y el complemento del encargo que la sociedad le ha dado en la formación de los adolescentes y jóvenes. Se destacan las publicaciones de (J.Zilberstein 1994) (M. Silvestre 1997) (J.Zilberstein 1997, 1999) proceso de enseñanza aprendizaje en la escuela media actual ¿necesita transformarse?, en este último artículo su autor realiza comparaciones atendiendo a los siguientes indicadores y sus resultados (inactividad del alumno, exposición del profesor, pregunta del profesor, alumno que piensa y responde, trabajo independiente del alumno, planteamiento por el alumno de preguntas e inquietudes, la motivación, trabajo colectivo, apropiación de procedimientos para aprender, diagnóstico del proceso) demostrándose el protagonismo del profesor en detrimento del papel activo del alumno, existiendo como causas esenciales el uso excesivo de métodos reproductivos sin vínculo con la vida.

¿Qué tener en cuenta para revertir la problemática planteada?

Se asumen los preceptos pedagógicos por el grupo de Investigación de Secundaria Básica del ICCP (García, Ferrer, 1996) sobre la base de acciones coherentes y de los intereses de los propios colectivos de profesores de lograr que en cada escuela se proyecte la labor educativa con la intervención protagónica de los docentes, los adolescentes y los jóvenes, la familia y la comunidad, a partir de los objetivos estatales comunes para todo el país.

Otro de los trabajos significativos en el aprendizaje desarrollador se encuentra en los trabajos de H. Leal , coincide con (E. Gallego 1997), G. Labarrere (1999), E. Baxter (1994), M. Pozo, M. Silvestre (1994) en dicho artículo hace una valoración del papel que debe jugar la enseñanza de la Historia para, según Leal revelar en cada clase la moralidad histórica del pueblo, de sus héroes pero en sus rasgos más cercanos a la propia vida del alumno, a su conducta cotidiana.

Es esencial el análisis que se hace para lograr el carácter desarrollador de la historia, enfatizando en la concepción vigotskiana del proceso de apropiación entendida como las diversas formas y recursos a través de los cuales el sujeto de forma activa y en íntima interrelación con los demás, (los adultos y los coetáneos que lo rodean) hacen suyo los conocimientos, las técnicas, las actividades, los valores, las ideas de la sociedad en que vive, así como los mecanismos a través de los cuales logra su autodesarrollo, es decir convierte en cualidades personales la cultura que caracteriza la sociedad en que vive, apreciado por el grupo de pedagogía, ICCP(2002) en que la comunicación con el adulto y la actividad garantizan su efectividad.

Se coincidió en que en la dirección de la actividad docente es posible desarrollar procesos de pensamiento según se produce la apropiación del conocimiento y que para enseñar y aprender es necesario movilizar aquellos conocimientos (incluso del entorno cultural) y las habilidades que posee, apoyándose en el diagnóstico del nivel real del alumno(conocimientos y operaciones cognitivas), además del afectivo- motivacional, lo cual influirá en que el nuevo material sea potencialmente significativo para generar sentimientos, actitudes y valores en los alumnos, se requiere de la implicación activa de los sujetos, valorados de diferentes puntos de vista y perspectivas (morales, sociales, ideológicas) de analizar sus consecuencias y de reflexionar sobre como se vinculan dichos contenidos con sus propias conductas, con su vida afectiva y poder plantear exigencias a partir de la zona de desarrollo próximo.

Se puede inferir a partir de estas reflexiones que para cambiar los resultados del aprendizaje de la historia se precisa organizar la actividad del aprendizaje mediante la utilización de procedimientos que estimulen los procesos lógicos que intervienen en los alumnos en la búsqueda y valoración de los conocimientos en el trabajo independiente, sobre todo con los conocimientos culturales de la comunidad y que fomente un desarrollo de un pensamiento reflexivo y flexible.

En” El cambio educativo en la Secundaria Básica: realidad y perspectiva”, bajo la dirección de D. Castellano (2002), al analizar el Proceso de Enseñanza-Aprendizaje desarrollador, destaca la relación existente entre la educación, el aprendizaje y el desarrollo, precedente de la relativa independencia y singularidad propia de estos procesos que se integran a la vez en la vida humana conformando una unidad didáctica; de esta forma dichos autores señalaron:

“(…La educación es el fenómeno social complejo e histórico concreto en el que tiene lugar la transmisión y la apropiación de la herencia cultural acumulada por el ser humano; en este contexto, el aprendizaje representa el mecanismo a través de los cuales el sujeto se apropia del contenido y la forma de la cultura que son transmitida en la intervención con otra persona…)” el papel de la educación ha de ser el de crear desarrollo a partir de la adquisición de aprendizajes específicos por parte de los alumnos, pero solo cuando es capaz de conducir a las personas más allá de los niveles alcanzados en un momento determinado...)”

En la concepción que asume P. Rico (2003) define el aprendizaje como el proceso de apropiación por el alumno, de la cultura, bajo condiciones de orientación e interacción social. Hacer suya esa cultura requiere de un proceso activo, reflexivo requerido, mediante el cual aprende de forma gradual, acerca de los objetos, procedimientos, la forma de actuar, las formas de interacción social de pensar, del contexto histórico-social en el que se desarrolla y de cuyo proceso dependerá su propio desarrollo.

Una concepción científica y desarrolladora del proceso de enseñanza aprendizaje se caracteriza por enfatizar en el necesario equilibrio entre la unidad y la diversidad mediante la presencia de elementos generales para las diferentes manifestaciones y niveles del proceso y su expresión, en forma que puedan ser aplicados o desarrollados no solo en contextos diversos, sino también en función de la diversidad natural, precosocial, socioeconómica y cultural. Esta característica está estrechamente vinculada con la conjugación de la pasividad y la calidad, otro de los desafíos planteado a la educación cubana.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

7 al 26 de
mayo
VII Congreso EUMEDNET sobre
Historia y Ciencias Sociales




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

6 al 25 de
junio
XI Congreso EUMEDNET sobre
Desarrollo Sostenible y Población

8 al 25 de
julio
VIII Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo

7 al 24 de
octubre
XII Congreso EUMEDNET sobre
Globalización y Crisis Financiera

4 al 21 de
noviembre
XI Congreso EUMEDNET sobre
Migraciones, Causas y Consecuencias

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet