PROPUESTA DE FOLLETO EN INGLÉS COMO TEXTO BÁSICO PARA LOS ESTUDIANTES DE TERCER AÑO DEL INSTITUTO POLITÉCNICO DE INFORMÁTICA JOSÉ GREGORIO MARTÍNEZ

PROPUESTA DE FOLLETO EN INGLÉS COMO TEXTO BÁSICO PARA LOS ESTUDIANTES DE TERCER AÑO DEL INSTITUTO POLITÉCNICO DE INFORMÁTICA JOSÉ GREGORIO MARTÍNEZ

Liliana Rodríguez Hernández

Volver al índice

 

 

1.2.1 Diferencias y similitudes entre el inglés con fines generales (IFG) y el IFE.

En la metodología de diseño curricular las categorías básicas son los objetivos, el contenido, los métodos y la evaluación. En los cursos tradicionales al establecer dichos objetivos la tendencia ha sido, en primer lugar, a considerar el sistema de la lengua y en segundo lugar, las necesidades de los estudiantes. En otras palabras, se tiene en cuenta el Inglés en general y luego las necesidades profesionales. Sin embargo, a diferencia de estos, en el diseño de los cursos de IFE, orientados a la satisfacción de las necesidades, es a la inversa. Debe analizarse en primer lugar las necesidades de los estudiantes y sólo después se considera la selección de los elementos del sistema de la lengua a incluir. Una vez identificadas las necesidades, se procede a determinar los objetivos que se deben proponer para la satisfacción de las mismas. A estos objetivos se subordina el sistema de la lengua que se debe lograr con este programa. Así se determinan los contenidos, con su sistema de conocimientos y habilidades a lograr.

Como se puede apreciar, los cursos tradicionales han centrado su atención en la gramática, el vocabulario, situaciones o aspectos psicológicos o la combinación de cualquiera de estos aspectos. Se hace una selección gradual de las estructuras gramaticales. La selección del vocabulario se lleva a cabo siguiendo el criterio de su frecuencia, utilidad y disponibilidad. El diseñador hace su programa pensando en el inglés ideal para un estudiante ideal. Mientras que en el diseño de los cursos de IFE, las funciones y el lenguaje se determinan por las ocupaciones o puestos de trabajo específicos. Esto no significa que las estructuras gramaticales y el léxico no sean importantes en este tipo de curso, sino que son seleccionadas de acuerdo a los usos de la lengua. El diseñador selecciona el contenido, la frecuencia y sistematicidad del curso, según los propósitos específicos. Con respecto a la metodología de los cursos de IFE, se selecciona la más útil de las existentes, de acuerdo al propósito del programa. Un programa específico requiere de un contenido y un método específico.

1.2.2 Interrogantes fundamentales en el análisis de necesidades

¿Qué y porqué?

Para desarrollar el análisis de las necesidades lo primero que se debe resolver es que es lo que se demanda del educando, que es lo que debe conocer para cumplir con su función estudiantil y así ser un mejor técnico en su desempeño.

Al analizar el término necesidad, vemos que el mismo está muy relacionado con demanda (objetivo, producto orientado o necesidades percibidas), los deseos del estudiante, (subjetivo). Según Hutchinson y Waters (1987:55) las necesidades están determinadas por las demandas de la situación meta. Es decir, que es lo que debe conocer el estudiante hacia donde se debe dirigir su aprendizaje, cual es la meta a lograr para que pueda cumplir eficientemente con su función social.

El análisis de la situación - meta está dirigido a la identificación de la lengua que se necesita. No es sólo cuestión de establecer las necesidades en términos de prioridades de habilidades o en términos funcionales o situacionales (escuchar una conferencia, hablar por teléfono, etc.) sino determinar que se requiere que el alumno haga con la lengua en términos específicos, qué necesita para enfrentar esa situación –meta.

¿Cuándo se debe realizar el análisis de las necesidades?

Existen varios criterios de cuando es el momento apropiado para realizar el análisis de necesidades –antes, después, al inicio del curso y durante el curso.

Ha sido una práctica común la realización de este al iniciar el curso. Aunque en estos momentos se acepta por lo general que el proceso sea repetido durante el curso por lo que el análisis de necesidades se convertiría en un proceso.

Algunos autores consideran que el análisis de necesidades debe realizarse al inicio o en el primer día de clases. Fundamentan su opinión con el hecho de que la información obtenida es completa, relevante y precisa. La autora no está totalmente identificada con este criterio, ya que ellos no consideran dos aspectos muy importantes a tener en cuenta. O sea, además de que el diseñador tendría que preparar el curso con premura se cuenta sólo con la experiencia de los estudiantes, la cual es muy pobre lo que a la vez limitaría su extensión, relevancia y exactitud.

El tercer criterio establece que la realización del análisis durante el curso no sería para la confección de un programa, sino más bien para la modificación del que se está instrumentando. Los seguidores de este criterio consideran que es una respuesta a las limitaciones del segundo ya que lo que los estudiantes a medida que van enfrentando la realidad van detectando sus necesidades por lo que estas pudieran ser ratificadas o modificadas a medida que el curso avance. De acuerdo a Henderson y Skehan (1980:30) las percepciones del profesor o diseñador sobre las necesidades del estudiante y sus posibles soluciones surgen a medida que el curso avanza. La autora refiere que es necesario un proceso continuo de análisis de las necesidades en respuesta a esas percepciones, de manera que tanto el profesor como los estudiantes puedan identificar sus prioridades a corto y a largo plazo.

Teniendo en cuenta que las necesidades de aprendizaje de los estudiantes del IPI José Gregorio Martínez están dirigidas básicamente hacia la comprensión de textos con lenguaje técnico, consideramos necesario hacer referencia a algunos aspectos relacionados con esta habilidad posteriormente en el epígrafe 1.4.