EL CONFLICTO ENTRE ARGENTINA Y URUGUAY POR LA INSTALACIÓN DE LAS PAPELERAS:
UN CASO DE ESTUDIO

EL CONFLICTO ENTRE ARGENTINA Y URUGUAY POR LA INSTALACIÓN DE LAS PAPELERAS: UN CASO DE ESTUDIO

Valeria Llamas

Volver al índice

 

 

PRIMER CAPÍTULO: POLÍTICA EXTERIOR URUGUAYA Y ARGENTINA Y LA INDUSTRIA PAPELERA

PRIMERA PARTE: POLÍTICA EXTERIOR DE URUGUAY Y ARGENTINA ENTRE 2003 - 2008

Se toma como antecedentes períodos anteriores, para el análisis de la temática, pero se hace referencia a las políticas exteriores desde el 2003 por ser donde se inicia el conflicto en sí.

Introducción a la política exterior uruguaya

Uruguay, históricamente, es un actor que participa de tres sistemas de relaciones internacionales vinculados entre sí: el sistema del área del Plata (constituido por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia) que a su vez integra el sistema americano y el mundial. Estos sistemas operan a través de mecanismos estructurales que interactúan recíprocamente y condicionan su funcionamiento.

El estado uruguayo, internamente, acentúa su participación en la actividad productiva, en el comercio exterior y en la banca, opera una transformación radical en las estructuras industriales y agrarias y organiza una profunda movilización popular en torno de una ideología poderosa y cohesionante.

En lo externo, ha estado siempre entre Argentina y Brasil dependiendo sus necesidades ya que Uruguay por su tamaño y capacidad es un país dependiente del Sur de Brasil y de Argentina en general. La política exterior uruguaya se puede entender como la fórmula acuñada por Luis Alberto de Herrera: “... Siempre en el punto medio entre Itamaraty y el Palacio de San Martín” . Este vínculo se ha visto acentúado con la integración regional, Mercosur, en donde Uruguay ha sufrido los efectos de las crisis económicas de Brasil y Argentina.

Además de vincularse con sus vecinos dependiendo las circunstancias, también ha tenido acercamiento a Estados Unidos, como durante este conflicto, para buscar una acción autónoma y una mayor inserción internacional sin sus vecinos.

Principios de la Política Exterior de Uruguay

La política exterior uruguaya reposa en la Constitución de la República de 1967, modificada en 1996, la cual contiene ciertos principios generales y básicos, producto de consensos histórico-políticos, sustentados en el principio superior de la Soberanía y con un pleno apego al Estado de Derecho. La Nación es una forma de gobierno democrática republicana.

Otro de sus principios básicos es la cláusula de que todas las diferencias que surjan entre las partes contratantes serán decididas por el arbitraje u otros medios pacíficos.

Asociado al principio precedente, Uruguay “... procurará la integración social y económica de los Estados latinoamericanos, especialmente en lo que se refiere a la defensa común de sus productos y materias primas. Asimismo, propenderá a la efectiva complementación de sus servicios públicos” .

Como Estado de Derecho, “...inscribe su presencia en la comunidad internacional desde los principios de las libertades, pública y privada, sin otra distinción entre las personas que las de sus talentos y virtudes...” , frenando a cualquier tipo de discriminación.

La política exterior uruguaya no puede apartarse de estos principios, ya que los mismos cumplen el “... papel de una guía y orientación que convierten su conducta como actos de país y hacen de esta una política de Estado” .

La autonomía e independencia se forja a lo largo del siglo XIX, donde se trazan los límites soberanos y fronteras políticas, respecto de Argentina y Brasil, con los que construyeron un lazo de relaciones profundas, en el marco de prioridades activadas por la integración.

El principio de independencia conlleva la igualdad soberana de los Estados.

Los compromisos internacionales asumidos por Uruguay en las Naciones Unidas, en la Organización de Estados Americanos (OEA), y otros instrumentos básicos, reafirman los referidos principios que trasuntan en la no intervención y en la autodeterminación con pleno respeto del Derecho Internacional.

La reafirmación del multilateralismo y el papel de Naciones Unidas constituyen piedra angular de la política exterior uruguaya. En cuanto a la Organización de Estados Americanos (OEA), es la traducción del regionalismo e integración al cual impera Uruguay como alternativas al globalismo, siendo conscientes del papel que le cabe al sistema interamericano en la atención de una extensa y variada agenda política-social y en la defensa del sistema democrático.

Dando cumplimiento al Art. 6º de la Constitución Nacional, Uruguay firmó el Tratado de Asunción y sus posteriores Protocolos básicos, si bien esta integración latinoamericana constituye un modelo socioeconómico, con acento en lo comercial, hoy día, aparece con una dinámica más bien política. La política exterior uruguaya desde la creación del Mercosur hasta el presente, ha privilegiado el fortalecimiento institucional como uno de sus objetivos prioritarios.

El Mercosur constituye para Uruguay un instrumento de integración a la que el país está comprometido por mandato constitucional vigente; esto conlleva “...una participación activa en todos sus órganos y una actitud seria y responsable tanto en los niveles de la negociación y toma de decisiones como en la ampliación de sus miembros”.

Las negociaciones del Mercosur con la Unión Europea, es una necesidad no sólo como garantía de estabilidad social y política, sino también comercial, ya que las cifras demuestran que un mayor porcentaje de lo exportado por Uruguay va en primer lugar al Nafta y UE, ubicándose en un segundo lugar el Mercosur. Sin embargo uno de los objetivos continúa siendo el crecimiento intrarregional en América Latina.

Uruguay también forma parte del ALADI, una organización de integración que abarca al Mercosur y a la Comunidad Andina, más Chile, México y Cuba. En este marco de referencia, otro proyecto al que presta atención es IIRSA (Integración de Infraestructura Regional Sudamericana), el cual abarca comunicaciones, transporte, energía, etc.

A nivel Mercosur, con la Comunidad Andina de Naciones se han realizado acuerdos comerciales y a nivel institucional se aceptó a Venezuela como Estado Asociado, con la indicación a Colombia y Ecuador que serán aceptados cuando lo soliciten. Fuera de la CAN, se ha invitado a México a participar en reuniones para acuerdos comerciales.

En el ámbito del ALCA, no han llegado a buen puerto las negociaciones a nivel global, pero si se han dado progresos a nivel bilateral.

La pertenencia de Uruguay al Mercosur, y autorizado por éste, ha permitido al país concluir con México un Tratado de Libre Comercio, con alto grado de significación económica en tanto que abre posibilidades de acceso al mercado e inversiones con una economía socia del Nafta.

Las negociaciones con Estados Unidos de un Convenio de Inversiones, es otro punto importante de la política exterior, ya que es uno de los principales mercados.

Uruguay, práctica una política exterior en cuya estrategia tiene cabida una apertura al mundo sin descuidar la región.