EL CONFLICTO ENTRE ARGENTINA Y URUGUAY POR LA INSTALACIÓN DE LAS PAPELERAS:
UN CASO DE ESTUDIO

EL CONFLICTO ENTRE ARGENTINA Y URUGUAY POR LA INSTALACIÓN DE LAS PAPELERAS: UN CASO DE ESTUDIO

Valeria Llamas

Volver al índice

 

 

4. Impactos en la economía

En Uruguay se aprobó una ley de promoción forestal en el año 1987, que permitió subsidiar estas plantaciones a razón aproximadamente de 150 dólares la hectárea , y se las exoneró de tributos a la importación de maquinaria. A estos monocultivos se los exoneró de tributos nacionales y departamentales (Impuesto al Patrimonio, Contribución inmobiliaria rural y del impuesto a la renta).

A los que forestaron se le otorgaron créditos blandos a largo plazo hasta 15 años con tasas preferenciales y capitalizando los intereses hasta los 10 años. Actualmente cambiaron un poco las condiciones: hay que pagar los intereses y el capital se devuelve a un plazo de 8 años .

Estos monocultivos le han costado a la población 450 millones de dólares , comprendiendo en esta cifra a los subsidios, exoneraciones impositivas, exoneraciones de tributos municipales, inversiones en infraestructuras y créditos blandos.

El transporte de los troncos se realiza en camiones que utilizan caminos vecinales y rutas nacionales. El flujo de camiones actualmente es importante, pero en funcionamiento la fábrica de Botnia en toda su capacidad, se calcula que circularán por las rutas un camión de 30 toneladas cada 3 minutos .

Actualmente en el Uruguay existen grandes latifundios en manos de empresas extranjeras y los más grandes del país están constituidos por los monocultivos forestales.

El uso de la tierra, entonces, está al servicio del lucro de las empresas y de los intereses de los gobiernos de los países de origen.

La rentabilidad de las empresas multinacionales se transfiere al exterior y por lo tanto no se consume ni se invierte en Uruguay. Y además, cuando el negocio deja de ser lucrativo se retiran.

Las empresas forestales extranjeras que trabajan en el país actúan de la manera descripta anteriormente, pero además las inversiones que dicen realizar no se efectivizan en Uruguay, porque la tecnología la compran en el exterior y a su vez con su utilización generan mayor pobreza porque desplaza mano de obra al incorporar maquinaria que tala los árboles, troza y descorteza los troncos.

Las consecuencias van más allá de la disputa por la utilización del río. Esto último afecta directamente a las relaciones argentino – uruguayas. Pero lo aquí expuesto genera otras consecuencias, en diferentes temas, que van a afectar a Uruguay principalmente y que tiene que ver con el recurso natural más importante del país que es la tierra, debido a su importancia para la producción agrícola. El monocultivo va a afectar a mediano y largo plazo al recurso tierra, lugar de donde provienen las mayores fuentes de ingreso de Uruguay por exportaciones vinculadas al campo.