GASTO PÚBLICO Y DESARROLLO HUMANO EN LOS MUNICIPIOS DE VERACRUZ
1995-2004
LOS CASOS DE CÓRDOBA Y ORIZABA


Miguel A. Mastroscello

Volver al index

 

 

1.4.2 El desarrollo local.

En el contexto del ajuste estructural y de los procesos de descentralización surge la idea del desarrollo local como respuesta a la ineficiencia de las políticas nacionales y sectoriales y también como parte del proceso de reconfiguración del Estado de formas jerárquicas de gobierno a nuevas formas de gobernanza local.

Uno de los máximos exponentes del pensamiento regionalista europeo, Vázquez-Barquero, define el desarrollo local como un proceso de crecimiento económico y de cambio estructural que conduce a una mejora en el nivel de vida de la población local, en el que se pueden identificar tres dimensiones: una económica, en la que los empresarios locales usan su capacidad para organizar los factores productivos locales con niveles de productividad suficientes para ser competitivos en los mercados; otra sociocultural, en que los valores y las instituciones sirven de base al proceso de desarrollo; y finalmente, una dimensión político-administrativa en que las políticas territoriales permiten crear un entorno económico local favorable, protegerlo de interferencias externas e impulsar el desarrollo local.

Para la implementación de una estrategia de desarrollo económico local (DEL) existen ciertos elementos básicos: I) Ruptura con el paternalismo del nivel nacional de gobierno. La relación entre el nivel federal y el local es asumida de una forma diferente, la noción de DEL se basa en el control de los recursos desde dentro de la localidad y no su provisión desde el nivel nacional.52 II) La expansión de las capacidades internas. La idea básica es la promoción de desarrollo endógeno,53 usando las potencialidades de las instituciones locales, los recursos físicos del área y el capital humano disponible. III) El rechazo a la planeación externa o dirigida desde fuera de la economía local. Cada localidad debe ser capaz de trazar explícitamente sus propios objetivos de desarrollo. IV) El establecimiento de prioridades económicas que atañen a los beneficiarios directos. La crisis del Estado-nación ha estimulado la adopción del sistema de prioridades, en el cual los actores involucrados le dan primacía a sus propios intereses. Basada en este entendimiento, la noción de DEL enfatiza que las prioridades estratégicas nacionales, anteriormente incuestionables, deben ser discutidas y reevaluadas por los actores locales, considerando el grado en que son directamente afectados por aquellos problemas que se identifican como de dimensión nacional.54

1.4.3 Desarrollo Local y Descentralización.

Una vez analizados por separado los conceptos de descentralización y desarrollo local se busca ahora la relación que existe entre ellos en el marco de la teoría del desarrollo, se inicia esta parte argumentando que el desarrollo local es un concepto más amplio que el concepto de descentralización, ya que para la generación del primero se requiere de un sistema gubernamental que canalice eficientemente las necesidades de carácter público de las áreas locales de una economía, apoyando y complementando las acciones realizadas por los agentes privados dentro de las diferentes áreas locales en función de las actividades productivas y generadoras de riqueza y en la medida en que el proceso de descentralización haga más eficiente dicho sistema su contribución al desarrollo económico local será mayor.

La evidencia del proceso de descentralización en los países en desarrollo, como México, muestra que estos procesos están en plena implementación y no han sido concluidos (recordamos aquí como ejemplo que sólo el 20% de los recursos captados por el gobierno federal mexicano van a los estados), por otro lado, la descentralización ha sido enmarcada en función de la desconcentración, privatización, delegación, y devolución de las responsabilidades y funciones del gobierno nacional hacia órdenes gubernamentales de un segundo o tercer nivel, sin embargo, además de que el proceso descentralizador está inconcluso, una primera aproximación nos indica que dicho proceso no ha sido formulado en términos del desarrollo económico local.

Finot, reforzando esta idea, argumenta que la descentralización debe orientarse a propiciar el desarrollo económico local y requiere ser objeto activo del proceso, para que esto ocurra no sólo es necesaria una sólida argumentación teórica, sino condiciones políticas idóneas, voluntad y plena conciencia de lo que esto implica.55 Con las reformas estructurales a partir de la década de los ochenta el Estado disminuyó su papel en el funcionamiento de los mercados y los procesos de descentralización se han entendido como una respuesta a las deficiencias del gobierno central en satisfacer las necesidades de las áreas locales y no como propiciadoras directas del desarrollo local.

Las experiencias exitosas de desarrollo económico local, en un marco de descentralización, se han basado en los diferentes roles de liderazgo (político, social, empresarial, comunitario) de los agentes en las áreas locales y en los mecanismos implementados a través del tiempo entre agentes para el logro del desarrollo económico local de dichas áreas.

Bajo esta definición, el distinguir la importancia de un actor, por el ejemplo el Presidente Municipal, sobre los demás ha limitado las posibilidades de desarrollo económico de las áreas locales.

Utilizando una muestra de siete países de América Latina, un estudio de Aghón, Albuquerque y Cortés afirma que los intentos puntuales del proceso de desarrollo económico local (DEL) se han originado en forma paralela o a raíz de los procesos de descentralización implementados en dichos países desde fines de los ochenta.56 Así, los procesos de descentralización en la medida en que originen un sistema gubernamental adecuado y consistente con el DEL son necesarios aunque no suficientes para alcanzar todos los objetivos del proceso DEL. Para el logro de los objetivos de desarrollo económico a nivel local se requiere la acción e interacción no sólo del gobierno local sino también de otros elementos, factores y actores; la composición de estos actores y el tipo de interacciones para el DEL dependen de las condiciones económicas, sociales, políticas, geográficas, culturales, ambientales, etc., propias de las áreas locales.

En México, por ejemplo, el papel de los gobiernos federal y estatal en la sincronización de los objetivos de desarrollo y en los criterios que se utilizan para las inversiones es sumamente importante para el desarrollo local efectivo.

Partiendo de toda la experiencia anterior, tanto a nivel teórico como en la práctica descentralizadora, a principios de la década de los noventa surge un nuevo paradigma, que representa la adecuación de la filosofía de crecimiento con equidad a los procesos de desarrollo económico local y descentralización.

Dicho paradigma busca sintetizar la concepción ampliada del concepto de desarrollo, actualizándolo al marco descentralizador emprendido en las últimas décadas y vinculándolo con la teoría del desarrollo económico local, este paradigma es el Desarrollo Humano.


Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga