GASTO PÚBLICO Y DESARROLLO HUMANO EN LOS MUNICIPIOS DE VERACRUZ
1995-2004
LOS CASOS DE CÓRDOBA Y ORIZABA


Miguel A. Mastroscello

Volver al index

 

 

3.4 Gasto público como instrumento de Desarrollo Humano.

Tal y como se comentó al inicio de este capítulo, el presupuesto público es el principal instrumento que tiene el Estado, visto como el ente encargado de los asuntos públicos con sus tres niveles de gobierno, para resolver problemas, generar mejores condiciones de vida e incidir en el Desarrollo Humano.

Particularmente el presupuesto de egresos, es decir el gasto público, refleja mucho los objetivos, las prioridades y las orientaciones de los distintos gobiernos; si consideramos que el Desarrollo Humano debe ser el principal objetivo socialmente deseable es de esperar que justamente los gobiernos (en sus tres niveles) inviertan con miras a conseguir cada vez mejores niveles de desarrollo, no por el índice en sí mismo, sino por la mejoría en las condiciones generales de vida que representa.

El Índice de Desarrollo Humano, como ya comentamos, busca medir logros alcanzados en tres dimensiones básicas, educación, salud e ingreso, particularmente toma en cuenta la matriculación escolar (personas entre 6 y 24 años que asisten a la escuela), el grado de alfabetización (personas de 15 años y más que saben leer y escribir), la esperanza de vida al nacer (en algunos casos se considera como variable proxy de esta la tasa de sobrevivencia infantil) y el PIB per cápita.

Uno podría pensar que las tres dimensiones consideradas por el PNUD para medir el Desarrollo Humano son más bien de competencia federal, ya que durante muchos años en México los sectores educativo y de salud estuvieron centralizados y en cuanto a la dimensión del ingreso, el gobierno federal incide como empleador directo o indirecto de una parte de la Población Económicamente Activa, como generador de incentivos fiscales y de otro tipo para la instalación de empresas privadas y como enlace entre las personas que buscan empleo y los empleadores (Servicio Nacional de Empleo), sin embargo, analizando un poco más a detalle, en los últimos años, a partir del proceso descentralizador de recursos y responsabilidades públicas cada vez más los gobiernos locales inciden en las tres dimensiones del Desarrollo Humano.

Por ejemplo, desde 1997 funcionan tanto en Córdoba como en Orizaba oficinas descentralizadas del Servicio Nacional de Empleo (SNE) denominadas Servicio Municipal de Empleo, con presupuesto federal pero con incidencia local, desde el año 2000 se implementó en varias ciudades del país, Córdoba y Orizaba incluidas, el SIARE (Sistema de Apertura Rápida de Empresas) que es una oficina dependiente de las direcciones de desarrollo económico locales encaminada a facilitar los trámites para la apertura de empresas en el entorno municipal, la iniciativa de este sistema es federal pero su manejo y gestión son locales.

En la cuestión de los incentivos fiscales un gobierno local no puede condonar pagos de Impuesto Sobre la Renta (ISR) a empresas que quieran invertir en el municipio, no es su potestad, pero si puede ofrecer tasas preferenciales de impuesto predial, cobros de agua, drenaje y alcantarillado, así como garantizar un entorno favorable para la inversión (policía preventiva, buenas carreteras, personal calificado).

Además, en materia educativa, si bien es cierto que los municipios no contratan profesores ni construyen escuelas en su totalidad, la ley faculta a los ayuntamientos a construir aulas, repararlas, equiparlas, dotarlas de energía eléctrica, agua potable y otros servicios; tanto los municipios como los gobiernos estatales pueden editar libros de texto gratuitos referentes a la historia regional y local; también se ha descentralizado en INEA (Instituto Nacional para la Educación de los Adultos) que busca abatir el rezago en analfabetismo a nivel nacional y actualmente se cuenta con el IVEA (Instituto Veracruzano para la Educación de los Adultos) y sus símiles municipales, tanto en Córdoba como en Orizaba.

En lo referente a salud hoy en día es una realidad ver servicios federales (IMSS, ISSSTE), estatales (Clínicas de Salud) y municipales (DIF, Brigadas Comunitarias, Centros de Salud en colonias) tanto en Córdoba como en Orizaba, nuevamente es necesario reconocer que el ayuntamiento no tiene potestad ni capacidad financiera para hacerse cargo de todos los servicios de salud pública instalados en su territorio, pero si contribuye con campañas de vacunación (tanto humana como animal), con dotación de medicinas y aparatos médicos (DIF Municipal) y con los Centros de Salud en zonas rurales o en colonias populares.

En conclusión, lo que se busca con esta breve descripción de las posibilidades y realidades municipales en cuanto a las dimensiones del Desarrollo Humano es que en términos de bienestar social “querer es poder”, porque la ley en materia de desarrollo faculta, no obliga, pero tampoco impide actuar a los cabildos.


Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga