EN TORNO A LAS UNIVERSIDADES EMPRENDEDORAS: EDUCACIÓN, VINCULACIÓN, DESARROLLO Y REFORMULACIONES

EN TORNO A LAS UNIVERSIDADES EMPRENDEDORAS: EDUCACIÓN, VINCULACIÓN, DESARROLLO Y REFORMULACIONES

Coordinadores: Ángel Rosales Torres y Ricardo Contreras Soto

Volver al índice

 

 

El problema de la Vinculación

A pesar de que en muchos países de Latinoamérica se han desarrollado a lo largo de los años diversos mecanismos y modalidades de integración entre las universidades y las empresas, vincular instituciones tan diferentes como las empresas y las universidades presenta problemas desde la definición conceptual ya que influyen distintos aspectos relativos a la orientación y objetivos de las partes, así como aspectos éticos y de dinámica organizacional (Dos Santos; 1990).

La universidad pretende generar conocimientos y difundirlos con el fin de lograr el mayor impacto posible en la búsqueda del bienestar social. Esta ética implica valores de libertad ya que los investigadores y desarrolladores universitarios siempre han tenido libertad para elegir sus materias de investigación y trabajo.

La empresa, en un contexto capitalista tiene objetivos utilitarios muy claros en la mayoría de los casos, de tal manera que requiere de investigación aplicada con definiciones específicas orientadas a la solución de sus propios problemas. Además sus valores por definición no buscan la difusión sino la apropiación de los resultados.

Existen otros problemas de dinámica organizacional. En general la respuesta y la logística para la firma de un convenio para amparar los trabajos de un proyecto son muy lentos en el caso de los Institutos y los Centros de Investigación de las Universidades. Por esta razón generalmente se prefieren proyectos de larga duración con impacto social y político. La empresa por su parte requiere respuestas rápidas y flexibles que puedan darse a través de una carta de intención sin la necesidad de establecer convenios de colaboración Vega (1997).

No todos los aspectos relacionados con la Vinculación son un problema, Solleiro (1990), menciona que existen motivaciones específicas para que ésta se realice. La universidad ve a la industria como fuente de recursos financieros y pretende hacer contribuciones intelectuales de importancia para la sociedad, en muchos casos a través de las empresas, mientras que la empresa pretende tener acceso a recursos humanos calificados a través de las universidades, tener una ventana abierta hacia la ciencia y la tecnología y en algunos otros casos tener acceso a las instalaciones y equipos universitarios.

Según Waissbluth (1995), el periodo de aprendizaje y de entendimiento mutuo entre las partes debe generar diversos aspectos regulatorios para la operación de los diferentes esquemas de vinculación. Esto requiere de la definición de criterios de evaluación específicos, tanto de la calidad de los trabajos, como de las remuneraciones que recibirán por los mismos los académicos involucrados.

Desde 1990, Solleiro señalaba que uno de los problemas más delicados para la vinculación de la investigación universitaria con el sector productivo es la falta de criterios para evaluar y reconocer académicamente el trabajo de los investigadores orientado a proyectos tecnológicos, cuyos resultados no necesariamente pueden ser publicados. Este problema ha sido permanente y persiste en la actualidad.

Al parecer, hoy todavía no contamos con criterios adecuados para realizar estas evaluaciones. Los Criterios generales para la evaluación del personal académico del Subsistema de la Investigación Científica emitidos por la Coordinación de la Investigación Científica de la UNAM (2003) pueden tener dos lecturas, si se leen considerando una clasificación jerárquica de apartados, conceden una calificación inferior para los productos propios del desarrollo tecnológico respecto a los productos de la publicación de resultados científicos, tanto para investigadores como técnicos académicos. Si se leen sin pensar en la jerarquía de orden ortográfico entre apartados, parece que los criterios conceden igualdad de importancia al hecho de publicar y desarrollar tecnología pero, cuando esto se lleva a la práctica, la sensación entre los académicos es que el desarrollo tecnológico es considerado como inferior.

De cualquier forma, con sus altas y sus bajas, aparentemente hay una, la percepción generalizada de que los beneficios generados de la interacción universidad-empresa son mayores que los problemas.

Por lo expuesto anteriormente, se hace necesario realizar una investigación que permita determinar el alcance de esta vinculación, partiendo desde el acercamiento a las diversas instituciones públicas y privadas que tienen que ver con las empresas.

Ventajas de la vinculación

Haro (2003), ha señalado que en México el factor determinante en la vinculación universidad empresa, no es estrictamente la innovación tecnológica que genera, sino el cambio sustancial en las estrategias y actitudes de un sector productivo que manifiesta una creciente disposición de hacer llegar sus demandas a las instituciones de educación superior, lo cual puede en parte suplir la necesidad en las universidades de obtener fuentes de financiamiento que impulsen la investigación y formación de recursos humanos, siendo coincidente esto último con Castañeda (1996), quien ha señalado que además a través de la vinculación se puede lograr una difusión más amplia del conocimiento que generan, contribuir a la solución de problemas sociales y económicos, así como incrementar su prestigio y competitividad académica.

Por otro lado también Castañeda (1996), ha señalado que el sector empresarial se beneficia por el acceso a la ciencia que aporte conocimientos que puedan traducirse en innovaciones básicas y un soporte técnico que le permita generar productos de alto contenido tecnológico. En este mismo sentido Muiño (1996), ha señalado que la vinculación es una estrategia que permitirá acelerar la actualización tecnológica de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, con el fin de elevar su capacidad competitiva y los índices de rendimiento de este sector.

Un aspecto que se considera de vital importancia para las Instituciones de educación Superior, es la capacidad que debe tener para adaptarse a los cambios de su entorno y según Martínez (2004), esto sólo será posible a través de la vinculación.

Barreras para la Vinculación

Entre los principales obstáculos que se presentan para una efectiva vinculación tenemos (Castañeda, 1996):

La poca preocupación por generar vinculación, tanto por parte del sector empresarial como por el sector educativo.

La dificultad para establecer una comunicación entre ambas partes debido a la diferencia cultural de las mismas, que pareciera que hablan un idioma distinto.

La diferencia que existe entre los propósitos que animan a las partes, ya que lo que es valioso para el sector educativo, puede no serlo para el sector empresarial.

Los puntos b y c, podrían ser una consecuencia de la brecha que existe entre lo que se observa como formación en la Universidad y lo que requiere la empresa, en este aspecto Candy y Crebert (1991, p. 577), han señalado que la Educación superior produce un estudiante que cuenta con:

Un currículo fijo

Conocimiento de una disciplina de estudio particular, pero con una comprensión amplia de su área de investigación.

Resolución de problemas en un marco teóricamente coherente

Acostumbrado a un salón de clases con instructores e instrucciones

Acostumbrado trabajar para alcanzar objetivos educacionales prefijados

Acostumbrado a recibir recompensas o penalidades por evaluaciones externas

Aplicación de procesos intelectuales abstractos a la solución de problemas

Manipulación de símbolos (variables en juego para la toma de decisiones)

Expresa pensamientos, ideas, opiniones y soluciones en forma escrita

Realiza tareas en forma escrita, donde el proceso es frecuentemente tan importante como el contenido.

Escribe ensayos, reportes e informes, en un período amplio de tiempo.

Investiga o realiza proyectos de largo plazo

Tiene conciencia que es un estudiante en un ambiente de aprendizaje

Competitivo en propio beneficio, persiguiendo metas personales tales como recompensas, acreditación y premios.

Introvertido y aislado en sus hábitos de estudio

Celoso de su investigación personal

Poco desarrollo de técnicas interpersonales

Expectativas de obtener alto sueldo, puestos de alto nivel, acordes con sus calificaciones escolares (Robinson; 2006, p.21)

Por otro lado la empresa, requiere del graduado ( Candy y Crebert (1991, p. 577):

Aprendizaje basado en problemas

Conocimiento de un amplio rango de disciplinas, pero con una especialización apropiada y conocimientos y habilidades.

Solución de problemas en la práctica con eficiencia en costos y tiempo.

Trabaja en la oficina o en el campo en los cuales no existe una demarcación clara entre el instructor y el aprendiz

Trabaja sin objetivos educativos prefijados

Utiliza la autocrítica y la autoevaluación y además recibe aprobación o desaprobación externa

Hábil para aplicar procesos de pensamiento crítico o lateral a la solución de problemas

Hábil para usar herramientas disponibles en la industria

Acostumbrado a expresar pensamientos, ideas, opiniones y soluciones oralmente.

Acostumbrado a ser evaluado por su efectividad oral y persuasión

Acostumbrado a realizar resúmenes de reportes escritos y orales en un corto plazo.

Metas orientadas a ganancias de corto plazo

No es conciente de su propio aprendizaje dentro de la organización no obstante aprende informalmente

Competitivo en beneficio del grupo o la organización, persiguiendo metas de la compañía o grupo

Extrovertido y gregario

Comparte los resultados de investigación con los miembros de su equipo

Posee técnicas interpersonales bien desarrolladas

No les interesa los grados académicos y han mencionado que son más importantes los conocimientos técnicos para tener éxito en el trabajo (Robinson; 2006, p. 21).

Es claro que las caracterizaciones que se presentan aquí representan los extremos y raramente se encuentran en su forma pura. Ocampo (1996), opina que en la práctica muchas de estas dimensiones ocurren entre los dos extremos o en combinación, sin embargo las instituciones de educación superior deben conocer debidamente estas diferencias con el fin de adaptar su circula a las necesidades del entorno.