LA EDUCACIÓN JURÍDICA AMBIENTAL EN LA EDUCACIÓN AMBIENTAL PARA EL MIZC. 
PROPUESTAS Y CONSIDERACIONES GENERALES

LA EDUCACIÓN JURÍDICA AMBIENTAL EN LA EDUCACIÓN AMBIENTAL PARA EL MIZC. PROPUESTAS Y CONSIDERACIONES GENERALES

Aylí Díaz Bacallao

Volver al índice

 

 

Consideraciones generales

Después de analizar la educación ambiental y la EJA en el contexto de los principales documentos de la política ambiental del país y enfocándolo hacia la concepción de MIZC, puede decirse que, Cuba ha desarrollado una activa política ambiental basada en la concepción del MIZC.

Los últimos documentos mencionados representan la política de la educación en el contexto ambiental y del desarrollo asumida por Cuba a través de los instrumentos internacionales. La práctica actual indica que las estrategias están enfocadas hacia la solución de los principales problemas ambientales y ninguno incluye la dimensión educativa legal en sus acciones, mucho menos se plantea como objetivos crear una conciencia jurídica ambiental en los actores sociales en sentido general y los que inciden en las zonas costeras en particular.

Sin embargo, se hace necesario destacar que la nueva ENA (2005-2010), aún no aprobada oficialmente, en el intento por adecuarse a las actuales condiciones ambientales, reconoce a través de sus instrumentos, la importancia del conocimiento de la legislación ambiental, pero no implementa esta idea a través de las propias acciones que propone para solucionar los problemas ambiental más importantes para el país.

Por su parte la ENEA cubana, como plataforma que sustenta la preparación de la sociedad para enfrentar los complejos procesos de desarrollo y como el documento político más importante con relación al proceso de educación ambiental, concibe la educación ambiental enfocada hacia todos los actores sociales, sin embargo, no concibe acciones específicamente en función de fomentar la cultura jurídica en dichos actores. De la misma forma sucede con la EAPC como estudio de caso.

La educación ambiental como recurso indispensable para elevar la conciencia ambiental de los ciudadanos, debe ser trabajada a partir de todas las dimensiones mencionadas, incluso la jurídica. Los intentos realizados por Cuba en materia de educación ambiental, aún carece de una orientación interdisciplinaria que atraviese todos los documentos de su política educativa ambiental, sin embargo en el contexto cubano, esta dimensión puede ser perfectamente abordada.

Este reconocimiento de la incorporación y efectiva puesta en práctica de estrategias educativas que no obvien las dimensiones del medio ambiente es de gran importancia para la solución de todos los problemas ambientales y lógicamente para la solución de los problemas que en la zona costera se materializan. Para el MIZC, como proceso que pretende garantizar la conservación y el uso sostenible de estas áreas, la educación ambiental constituye una herramienta imprescindible. Todo proceso de educación ambiental que se proponga contribuir al conocimiento y aplicación del MIZC, tendrá que incluir la dimensión jurídica. El Derecho como ciencia aporta soluciones, la ley siempre estará para ser aplicada, sin embargo, un respeto conciente de la ley logrado a través de la educación ambiental, garantizará no tener que lamentar daños que una sanción no restaura.