LA EDUCACIÓN JURÍDICA AMBIENTAL EN LA EDUCACIÓN AMBIENTAL PARA EL MIZC. 
PROPUESTAS Y CONSIDERACIONES GENERALES

LA EDUCACIÓN JURÍDICA AMBIENTAL EN LA EDUCACIÓN AMBIENTAL PARA EL MIZC. PROPUESTAS Y CONSIDERACIONES GENERALES

Aylí Díaz Bacallao

Volver al índice

 

 

1.5.3 Marco institucional

Para que el MIZC resulte eficiente, es fundamental que se conozcan los canales institucionales o marco institucional que permitan la participación de los niveles locales y regionales en esta gestión, asegurando la participación ciudadana en ella.

El marco institucional no es más que, la agrupación de instituciones, órganos y organismos que permitan ejecutar, controlar y aplicar los principios en los que se basa la política ambiental, a través de la existencia de estructuras, tanto organizativas, administrativas como jurídicas. (Cruz y Hernández, 1997)

La existencia de un marco institucional para el MIZC se considera necesario pues con él quedan identificadas las instituciones involucradas y sus responsabilidades específicas sobre los recursos naturales y su manejo y además, establece las políticas apropiadas para conseguir una utilización sostenible e integrada de los recursos teniendo en cuenta la fragilidad de los ecosistemas costeros, el carácter finito de los recursos naturales y las necesidades de las comunidades costeras.

Un marco institucional adecuado puede ofrecer las conexiones apropiadas entre autoridades nacionales, regionales y locales (Cicin-Sain y Knecht, 1998); que permitan conocer las particularidades de cada una de las zonas costeras, así como las necesidades e intereses de su población.

La estructura de todo marco institucional se basa en principios como la Conjugación de la Centralización y la Descentralización, la Sectorialización y la Transectorialización , así como la Participación Social. La falta de conocimiento de dicho marco institucional podría limitar la participación social pública de los usuarios y actores sociales del entorno costero.

El desconocimiento, ha sido identificado, entre otras, como causa fundamental de la degradación paulatina de dicho entorno. La existencia de un marco político, legal e institucional reviste importancia crucial para el manejo, sin embargo son inútiles dichos instrumentos si no llevan aparejado el conocimiento de los mismos a escala de actores sociales claves.

La necesidad de capacitar a los recursos humanos claves constituye hoy un reto para la humanidad, más aún cuando, en procesos tan complejos como el MIZC, se visualizan relaciones que deben ser entendidas en toda su complejidad. Las dimensiones del problema deben ser abordadas desde todas sus aristas si pretendemos formar ciudadanos concientes de sus realidades, capaces de debatir, participar y dar solución alternativa a los conflictos que se les presenten en la cotidianeidad.