LA EDUCACIÓN JURÍDICA AMBIENTAL EN LA EDUCACIÓN AMBIENTAL PARA EL MIZC. 
PROPUESTAS Y CONSIDERACIONES GENERALES

LA EDUCACIÓN JURÍDICA AMBIENTAL EN LA EDUCACIÓN AMBIENTAL PARA EL MIZC. PROPUESTAS Y CONSIDERACIONES GENERALES

Aylí Díaz Bacallao

Volver al índice

 

 

CAPÍTULO 2. LA POLÍTICA AMBIENTAL EN CUBA. CONSIDERACIONES GENERALES.

Más del 70% de la población cubana vive en las áreas costeras las que se extienden a lo la capital con más del 20% de la población del país y otras capitales provinciales tales como Cienfuegos, Santiago de Cuba y Matanzas, están situadas alrededor de bahías. Además, un porcentaje importante de la población reside en comunidades costeras urbanas de menor tamaño: ciudades, pueblos y caseríos con características urbanas, pero con diferente grado de comunicación e interconexión con los centros administrativos y de gobierno de las respectivas provincias. (Díaz, 1999)

La concentración de la población en las áreas costeras ha generado a nivel mundial una amplia actividad económica en ellas. En el caso particular cubano se concreta en la industria, el turismo, los puertos, la agricultura, entre otros. La sobrepoblación en estas áreas y sobreexplotación de los recursos marinos y costeros constituyen, entre otras, causas de los principales problemas y conflictos que se suscitan en las zonas costeras.

Los problemas ambientales de las áreas costeras de la República de Cuba encuentran sus principales causas en el inadecuado manejo de ecosistemas frágiles; la aplicación de una agricultura intensiva con la utilización excesiva de recursos y baja rotación de cultivos; el insuficiente tratamiento de residuales industriales y albañales; la débil integración entre las estrategias de conservación y uso sostenible y las actividades de desarrollo económico; la carencia de programas integrados para evaluar, conservar y usar de manera sostenible la diversidad biológica y problemas ambientales en general. También se manifiesta el inadecuado control sobre la apropiación ilícita de especies de gran valor, la caza furtiva y la pesca de alto valor económico; el incumplimiento y falta de control de la legislación vigente; el sectorialismo en el manejo de los recursos; la insuficiente participación comunitaria en la solución de problemas y toma de decisiones en asuntos ambientales; la insuficiente conciencia y educación ambiental de los actores económicos y sociales; la insuficiente integración de la legislación que respalda la protección de la zona costera y la imagen tradicional de la ciencia y la tecnología. (Castellano, 1997)

Otros factores como la acción de fenómenos meteorológicos a principios de este siglo XXI, la difícil situación económica que se ha visto agravada por el recrudecimiento del bloqueo económico de los EE.UU. durante los años 90 del pasado siglo y la falta de atención por los actores económico y sociales al sistema jurídico creado, además del desconocimiento del mismo, también caracterizan la problemática ambiental nacional y de las áreas costeras en particular.

La nueva concepción del MIZC se hace vulnerable frente a la evidente e insuficiente conciencia ambiental de los actores económicos y sociales. Ello impone la necesidad de analizar la política ambiental educativa desarrollada por el país e identificar las deficiencias que guíen la propuesta de la solución más idónea y garantice se trabaje la educación ambiental en las zonas costeras desde una perspectiva interdisciplinaria e intersectorial, potenciando la dimensión jurídica como elemento clave en el proceso de MIZC que actualmente se desarrolla en el país.