LA TRANSFORMACIÓN DE LAS CONCEPCIONES SOBRE EL PROCESO DE DESARROLLO EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS MEXICANAS

LA TRANSFORMACIÓN DE LAS CONCEPCIONES SOBRE EL PROCESO DE DESARROLLO EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS MEXICANAS

Isaac Enríquez Pérez

Volver al índice

 

 

Capítulo II. La incidencia de los organismos internacionales en el proceso de desarrollo.

Introducción.

Hacia 1945, al terminar la Segunda Gran Guerra, en el ámbito de las relaciones internacionales surge el interés por los países subdesarrollados y por las condiciones adversas que les impedían en ese entonces trascender –según se difundía– a otro estadio de su desarrollo. El sistema de organismos internacionales surgidos de los Tratados de Bretton Woods (1944) y de la fundación de la Organización de las Naciones Unidas (1945) se apropia de esta preocupación y comienza a trabajar en torno a estrategias de desarrollo orientadas a la modernización del entonces llamado Tercer Mundo.

De esta forma, y tomando en cuenta que en las entrañas de la constelación de organismos internacionales está arraigado el firme objetivo de construir, redefinir y apuntalar la proyección de las estructuras de poder a nivel mundial, no podemos caer en la confusión analítica que nos impida identificar las diferencias y especificidades que caracterizan a la forma, a los principios, a la estructura y a las funciones de todos y cada uno de estos. Tan sólo si nos remitimos a las concepciones sobre el proceso de desarrollo que cada uno expresa, nos encontramos con una gran variedad de sistemas conceptuales y propuestas tan diversas que responden a la especialidad de los organismos, a distintas filosofías políticas y económicas, así como a la correlación de fuerzas que priva en el escenario de las relaciones internacionales.

El carácter y función de los organismos internacionales resultan fundamentales por el alcance de sus principios y objetivos; por su constante presencia en prácticamente todo el mundo; por sus labores en lo que ellos denominan la promoción del bienestar de la humanidad; y, por la coordinación de esfuerzos y la generación y tratamiento de información para explicar y esclarecer el comportamiento de las sociedades. Por estos motivos, es importante la necesidad de concebir a los organismos internacionales como agentes activos en la dinámica de la dialéctica desarrollo/subdesarrollo; y, como organizaciones que incentivan, perpetúan y hacen funcionales las asimetrías de poder y las desigualdades económicas y sociales entre los países.

¿Cuáles son las transformaciones experimentadas en las concepciones, en los planteamientos y en las estrategias esbozadas por los organismos internacionales en torno al proceso de desarrollo? ¿cómo son observadas y concebidas en estas entidades internacionales las circunstancias económicas, sociales, políticas, tecnológicas y culturales prevalecientes durante las últimas seis décadas en el mundo? ¿en qué ámbitos ubican las principales deficiencias estructurales y coyunturales de la economía mundial? ¿qué sugerencias normativas expresan al identificar las variadas deficiencias? ¿qué plantean sobre el papel del aparato de Estado respecto al proceso de desarrollo? ¿qué lineamientos proponen para reestructurar las funciones del aparato de Estado en la construcción de mercados y en la redistribución de la riqueza? ¿qué proponen para apuntalar, profundizar y corregir la aplicación de las medidas del Consenso de Washington? ¿qué márgenes de maniobra y qué posibilidades de desarrollo otorgan a los países subdesarrollados frente a la globalización? ¿qué sugieren para el diseño y aplicación de las políticas públicas nacionales necesarias para la inserción y acción de los países en la economía global? ¿qué sectores de las economías y de las sociedades nacionales se recomienda atender con carácter prioritario para agilizar una eficiente inserción? Estas interrogantes resultan claves para acotar nuestro objeto de estudio en este capítulo referente a los planteamientos e incidencia de la red de organismos internacionales en relación al fomento del proceso de desarrollo que corre a cargo de los gobiernos nacionales.

Con este universo de inquietudes y una vez delimitado nuestro objeto de estudio, los objetivos a desarrollar son: 1) definir y caracterizar brevemente a la red de organismos internacionales, resaltando sus diversos objetivos y funciones, así como su papel en lo que llamamos red hegemónica global; esta tarea implica rescatar la especificidad de los planteamientos, propuestas y acciones de algunas de estas instancias; 2) desentrañar las concepciones sobre el proceso de desarrollo mediante la sistematización de las principales propuestas expresadas en los documentos estratégicos que difunden los organismos internacionales; 3) formular, con base en lo propuesto en el inciso dos, un tipo ideal de desarrollo histórico que evidencie las especificidades de las concepciones sobre el proceso de desarrollo esbozadas por las instituciones financieras emanadas de los acuerdos de Bretton Woods y por algunos organismos del Sistema de la Organización de las Naciones Unidas; 4) revisar e interpretar la perspectiva de estos organismos sobre la dinámica de la nueva configuración de las relaciones internacionales y sobre los vaivenes del modo de producción capitalista; 5) identificar, analizar e interpretar sus principales planteamientos y propuestas a incorporar en el diseño y hechura de las políticas nacionales; y 6) explorar e identificar las filosofías y teorías económicas y políticas que sustentan a estos planteamientos, propuestas y acciones.

Para realizar estas tareas es preciso rastrear y observar las transformaciones que registran sus teorizaciones y concepciones para definir al proceso de desarrollo, y las formas de promoverlo en las diferentes naciones, rescatando las continuidades, discontinuidades, redefiniciones e innovaciones en los planteamientos y estrategias. Esto lo abordamos mediante el ejercicio de revisión, sistematización e interpretación de los documentos estratégicos y diagnósticos que los propios organismos internacionales promueven y difunden.