LA TRANSFORMACIÓN DE LAS CONCEPCIONES SOBRE EL PROCESO DE DESARROLLO EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS MEXICANAS

LA TRANSFORMACIÓN DE LAS CONCEPCIONES SOBRE EL PROCESO DE DESARROLLO EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS MEXICANAS

Isaac Enríquez Pérez

Volver al índice

 

 

1.1.- Las definiciones del proceso de desarrollo como resultado de una linealidad histórica.

Con acontecimientos como el fin de la Segunda Gran Guerra, la crisis del colonialismo tradicional, el consiguiente nuevo reparto del mundo y el surgimiento de Estados nacionales con autonomía política y jurídica pero que aspiraron a su independencia económica, se presentó la necesidad de construir un discurso y un proyecto que explicase la nueva inserción de los países en la economía mundial, así como el pujante crecimiento económico experimentado por los Estados Unidos a partir de 1945, y los efectos negativos que impulsaban el atraso y la pobreza del mundo subdesarrollado. La principal interrogante en regiones como América Latina giraba en torno al cómo superar el subdesarrollo de los países en condiciones de estabilidad iniciando por recuperar el crecimiento económico. A éste y a otros interrogantes se les buscó respuesta desde las visiones que definen el proceso de desarrollo como resultado de una linealidad histórica tras el tránsito de una sociedad tradicional a una sociedad moderna , imperando la adopción de pautas de comportamiento, actitudes y principios propios de la racionalidad económica del último tipo de sociedad.

Estas expresiones de la teoría se sustentaron en la proposición de políticas públicas para transitar a las condiciones de desarrollo de los países más avanzados, esto es, propuestas para desechar comportamientos “no racionales” y arraigados en las comunidades tradicionales y adoptar comportamientos racionales y universalistas. Para trascender el status de sociedad tradicional se sugería emprender un despegue o take-off hacia el desarrollo, y más allá de emprender proyectos de corte revolucionario, se privilegió diseñar políticas económicas a ser adoptadas por gobiernos inspirados en supuestos nacionalistas y desarrollistas.

En autores como Walt W. Rostow (1960), se trató de una concepción que definió al desarrollo económico como un continuum y al subdesarrollo como una etapa previa e inferior que resultaba necesario experimentar para modernizar a las sociedades y simular así los patrones y principios de los países industrializados.

Para estos teóricos era necesario que el aparato de Estado contase con una organización racional para promover una serie de políticas orientadas a la industrialización como proceso dinamizador del desarrollo que subsumiera lo tradicional. En América Latina en especial, la secularización era uno de los modos de racionalizar del Estado. Por secularización, Gino Germani entendió un proceso compuesto por tres tipos de cambios: a)cambio de la estructura normativa predominante que rige la acción social y las actitudes internalizadas correspondientes, predominio o extensión crecientes de la acción electiva y disminución correlativa del campo de aplicación de la acción prescriptiva; b)especialización creciente de las instituciones y surgimiento de sistemas valorativos específicos y relativamente autónomos para cada esfera institucional; c) institucionalización creciente del cambio –por sobre la institucionalización de lo tradicional– (Germani, 1969:15).

El papel del aparato de Estado se inscribe en un concepto más amplio introducido por el mismo Germani: el concepto de desarrollo político, el cual implica 1) una organización racional del Estado, incluyendo una alta eficiencia en el cumplimiento de funciones estatales en expansión y cada vez más diversificadas, especializadas y centralizadas, propias de una sociedad industrial; 2) la capacidad de originar y absorber los cambios estructurales en las esferas económica, política y social, manteniendo un mínimo de integración; y, 3) algún tipo de participación política de gran parte de la población adulta. Las políticas públicas y las funciones de los actores que las ejecutan se encuadran dentro de este marco del desarrollo político y de la secularización.