LA TRANSFORMACIÓN DE LAS CONCEPCIONES SOBRE EL PROCESO DE DESARROLLO EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS MEXICANAS

LA TRANSFORMACIÓN DE LAS CONCEPCIONES SOBRE EL PROCESO DE DESARROLLO EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS MEXICANAS

Isaac Enríquez Pérez

Volver al índice

 

 

4.2.2.- Políticas públicas para la gestión y legitimación del posicionamiento de México en la economía global.

Si entre 1988 y el año 2000 se desplegaron estrategias para la profundización del cambio estructural de la economía y para su orientación hacia el exterior bajo la inspiración del enfoque monetarista de la balanza de pagos que sugiere la apertura comercial y la producción canalizada hacia las exportaciones en condiciones de estabilidad macroeconómica, a partir de diciembre de 2000 con el ascenso de un gobierno procedente de un partido político distinto al que dirigió la planeación del proceso de desarrollo desde 1929 lo que se pretende, en medio de la improvisación y de la confrontación facciosa y sin ánimo propositivo, es una gestión de las transformaciones instrumentadas en los tres lustros anteriores. Esto es, no se trata de un cambio de rumbo en las estrategias de desarrollo ejercidas con intensidad durante los dos sexenios anteriores sino de una administración de las mismas en el marco de la reestructuración del sistema político mexicano en aras de gestar una mayor legitimidad. Ya no se trata como en lustros pasados de emprender la apertura de la economía nacional sino de facilitar su inserción eficaz –definidamente subordinada– en los mercados globales; así como de hacer frente, mediante medidas y estrategias focalizadas, a la pobreza extrema y a la pauperización social acentuadas con los procesos de ajuste y cambio estructural de la economía mexicana.

El nuevo gobierno emanado de la alternancia partidista propuso el Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006 (Poder Ejecutivo Federal, 2001) el cual en sus rasgos fundamentales no toma distancia respecto a los dos últimos sexenios, sobre todo en lo relativo a la política económica y a la política social como instrumento estatal para la redistribución de la riqueza.

Una novedad de este documento oficial consiste en definir las aspiraciones o la visión hacia el año 2025, lo cual por supuesto rebasa en sus proyecciones al sexenio en cuestión; sin embargo, encuentra limitaciones en la misma naturaleza del cambiante sistema político mexicano y en la ausencia de institucionalización a largo plazo de los proyectos.

Como documento rector de las políticas públicas del actual gobierno, el Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006 plantea tres estrategias: la estrategia para el desarrollo social y humano, la estrategia para el crecimiento económico con calidad, y la estrategia para el orden y respeto.

Cuadro 19. Estrategias gubernamentales expresadas en el Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006

Estrategia para el desarrollo social y humano. Estrategia para el crecimiento económico con calidad. Estrategia para el orden y respeto.

Política social:

*Privilegiar la atención a las clases marginadas y vulnerables (indígenas, mujeres, niños, discapacitados y adultos mayores) a través de la transferencia de recursos económicos y de la mejora de los servicios públicos básicos.

*Asumir a la educación como la columna vertebral de la estrategia de desarrollo social y humano privilegiando una transformación que implique ampliar su cobertura y su calidad mediante su informatización, su mayor estructuración y su descentralización.

*Construir, a través de la educación, oportunidades de superación para amplios sectores de la población, con criterios de equidad, orientado a reducir la pobreza y las desigualdades extremas y las inequidades de género y étnicas.

*Generar capacidad e iniciativa en los individuos mediante el estímulo de una actitud emprendedora e independiente al ofrecerles educación de calidad con la finalidad de incrementar el capital humano y social. Esto significa dotar de capacidades a los individuos para que construyan su propio bienestar.

*Elevar los niveles de salud a través del mayor acceso a los servicios en la materia, y ampliar los servicios de seguridad social.

*Reforzar la cohesión y el capital social de las comunidades.

*Procurar la armonía con el medio ambiente.

*La disminución de la presencia del aparato de Estado en aspectos y áreas donde las organizaciones no gubernamentales pueden tener una contribución efectiva.

Política para el desarrollo urbano y regional:

*Impulsar el reordenamiento del espacio y la desconcentración económica y poblacional. Para ello será importante articular las localidades rurales al sistema urbano nacional que tiende a interrelacionarse con la economía mundial.

Política para el desarrollo sustentable:

*Lograr un desarrollo social y humano en armonía con la naturaleza fortaleciendo la cultura de cuidado del medio ambiente.

Política para las reformas institucionales:

*Ampliar la capacidad de respuesta gubernamental para fomentar la confianza ciudadana en las instituciones, para lo cual resulta importante afianzar la continuidad de los programas sociales; disminuir los riesgos de deserción escolar mediante sistemas de becas; promover sistemas de seguros en salud para proteger financieramente a las familias; ordenar y regularizar la propiedad rural, otorgando seguridad jurídica y certidumbre documental en la tenencia de la tierra; y, promover sistemas eficaces para apoyar a los individuos que pierdan el empleo. Política económica general:

*Para lograr el crecimiento sostenido, dinámico, sustentable, con estabilidad y que excluya la recurrencia de crisis, la política económica propone que el gobierno promueva un marco regulatorio claro; mantenga la disciplina en el manejo de las finanzas públicas y cambie los criterios de asignación y aplicación de los recursos públicos; procure una baja inflación; reconozca a cabalidad los pasivos de largo plazo; promueva el fortalecimiento del círculo virtuoso ahorro-inversión; promueva un sector financiero sólido y un mercado de valores eficiente; y reactive la banca de desarrollo e impulse la banca comercial para que retome su función de oferente de recursos crediticios.

*Que la intervención del aparato de Estado no estorbe sino que canalice la acción pública a la generación de condiciones necesarias para el despliegue del sector privado.

*Promover las reformas estructurales pertinentes.

*Consolidar y ampliar la conducción responsable de la marcha económica del país mediante la ampliación de la fortaleza de la economía, la corrección del balance fiscal, la reforma del sistema financiero para que promueva el ahorro interno y su canalización a la inversión; y, la reforma del sistema impositivo para diversificar los ingresos del sector público aumentando el financiamiento por medio de recursos tributarios y reduciendo su volatilidad.

*Impulsar una inserción más eficaz de México en la economía global mediante programas de promoción, financiamiento y capacitación. Al Estado le corresponde establecer una regulación apropiada y clara, así como promover las condiciones para dicha inserción. Para ello será necesario:

-Lograr una mayor captación de inversión extranjera, penetrar en nuevos mercados externos diversificando la producción y el comercio, incorporando nuevas tecnologías y mejores sistemas de administración en las empresas.

-Eliminar las dificultades que inhiben la integración de cadenas de valor, e incorporar nuevas empresas a la actividad exportadora.

-Promover una nueva cultura empresarial y laboral mediante una reforma legislativa en éste último ámbito.

-Adoptar una política industrial capaz de ofrecer una disponibilidad oportuna y eficaz de infraestructura; una adecuada oferta de educación y de capacitación para el trabajo productivo; un mayor esfuerzo de desarrollo tecnológico y científico; y, un marco de regulación más flexible.

*Ampliar la infraestructura digital; y apoyar la educación permanente, la capacitación laboral y el avance tecnológico.

*Trabajar en las necesidades de normalización y de armonización con estándares internacionales de calidad en materia industrial y comercial.

Política para las reformas institucionales:

*Eliminar las restricciones legales y estructurales de la economía para que el empresariado privado despliegue un proceso creativo.

*Consolidar e impulsar el marco institucional y la mejora regulatoria que simplifique la carga administrativa de las empresas; y, brindar seguridad jurídica a las transacciones e inversiones.

Política de fomento de la inversión privada:

*Estimular la inversión privada en materia de infraestructura. En especial, incentivar la participación de la inversión privada en la generación de energía eléctrica, en la industria petroquímica y en la de gas natural; así como la reestructuración de la cartera de proyectos, la eliminación de obstáculos que impiden o dificultan la integración de cadenas productivas, y la promoción de proyectos de interconexión de electricidad y gas natural en ambas fronteras.

Política de financiamiento:

*Apoyar el autoempleo mediante el desarrollo de proyectos productivos y la dotación de sistemas de financiamiento y mecanismos de asesoría, esto es, que se implementen programas de microfinanciamiento y crédito para los microempresarios y trabajadores por su cuenta. Se trata de democratizar la economía, de expandir la ciudadanía económica y de ampliar la participación en la economía formal impulsando la iniciativa de los individuos que decidan emprender un negocio.

*Asegurar la incorporación al desarrollo de los grupos marginados mediante la creación de la banca social, y la promoción del ahorro y el crédito populares.

Política para el desarrollo empresarial:

*Fomentar el desarrollo de capacidades empresariales mediante programas de capacitación, asesoría técnica y educación para el trabajo.

Política para el desarrollo regional:

*En materia de desarrollo económico regional, emprender una intervención selectiva y temporal del Estado en este proceso; superar las desigualdades entre regiones y la coordinación de proyectos a través de las mesorregiones; impulsar el fortalecimiento económico intrarregional de vastos territorios; y, dinamizar la estructura económica de las regiones y su integración con el resto del país y con el mundo. Para cumplir con lo anterior se impulsaría la construcción de infraestructura básica y la formación de capital humano sobre todo en las regiones más rezagadas; se crearían núcleos de desarrollo sustentable; se apoyaría el desarrollo turístico municipal, estatal y regional; se implantarían programas de desarrollo social y económico en las fronteras norte y sur del país; se establecerían mecanismos de coordinación con los distintos niveles de gobierno; y se impulsarían programas para la instalación de empresas en las distintas regiones.

Política para el desarrollo sustentable:

*Crear condiciones para un desarrollo sustentable que asegure la calidad del medio ambiente y la disponibilidad de los recursos naturales en el largo plazo sobre la base de una sólida educación y cultura a favor del medio ambiente. *Asumir a la política interior como el espacio desde el cual se garantiza la seguridad nacional y se procesan eficazmente las demandas y planteamientos de los actores políticos en el marco de la gobernabilidad democrática, además de considerarla como el instrumento que propicia un entorno favorable para el ejercicio tanto de la política económica como para la política social.

*Consolidar el avance democrático.

*Fortalecer el sistema de partidos.

*Garantizar la vigencia del estado de derecho y respetar los derechos humanos.

*Apuntalar y fortalecer las instituciones.

*Impulsar una nueva relación –fincada en la colaboración y la corresponsabilidad– entre los poderes de la unión y entre los distintos niveles de gobierno.

*Avanzar hacia un auténtico federalismo subsidiario, solidario y corresponsable partiendo de la convergencia entre los tres niveles de gobierno y de la descentralización de facultades, funciones, responsabilidades y recursos de la Federación hacia las entidades federativas y municipios.

*Replantear la estructura de la administración pública para imprimirle eficacia; combatir el burocratismo, la corrupción, la impunidad y el dispendio; y, para establecer una nueva relación entre el gobierno y la sociedad a través de la procuración de la transparencia, la rendición de cuentas y el acceso a la información oficial.

*Difundir la cultura democrática e impulsar la participación ciudadana.

*Profundizar la interacción de las organizaciones sociales con la administración pública federal.

*Fomentar la capacidad del Estado para conducir y regular los fenómenos que afectan a la población en cuanto a su tamaño, dinámica, estructura y distribución territorial.

*Diseñar un nuevo marco estratégico de seguridad nacional.

*Combatir la delincuencia organizada y el tráfico ilegal de drogas; y, garantizar la seguridad pública y la procuración de justicia pronta, expedita, apegada a derecho y de respeto a los derechos humanos.

*Intensificar la participación e influencia de México en los foros multilaterales, desempeñando un papel activo en el diseño de la nueva arquitectura internacional.

Fuente: Poder Ejecutivo Federal (2001), Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006.