COSMOVISIÓN MAYA Y SU RELACIÓN CON EL ACONDICIONAMIENTO TERRITORIAL

COSMOVISIÓN MAYA Y SU RELACIÓN CON EL ACONDICIONAMIENTO TERRITORIAL

Edwin Alberto Castillo Lepe

Volver al índice

 

 

V. CONCLUSIONES

5.1 La concepción del espacio y del tiempo en el pensamiento Maya constituye un proceso evolutivo de observación, experimentación, articulado en sentido complementario por los diversos pueblos que integran el árbol mayance y su cosmovisión. Es por ello que en cada perÍodo se enriquece por determinadas particularidades políticas, sociales, económicas. Así, encontramos que en la génesis de la cosmovisión de la concepción de tiempo y espacio, lo sagrado tenía una influencia sumamente importante, pues lo sagrado siempre es reiteración y en cada vuelta al origen aparecen nuevos elementos que fortalecen la visión del mundo y de la vida.

5.2 En esta visión abstracta y cosmogónica es de suma importancia la necesidad de reproducir la armonía cósmica en las relaciones socio-culturales; por ello algunas ciudades del periodo clásico Maya están orientadas en forma sagrada hacia el Qajaw o algún planeta, como lo era Venus, o imitando la posición estelar de alguna de las pléyades. En el presente nos encontramos que en la mayor parte de los centros ceremoniales aún se tiene el posicionamiento de éstos en función del nacimiento y caída del sol, así como algunos municipios como San Juan Ostuncalco, que se encuentran ubicados en función de los cuatro puntos cardinales, denominados cargadores.

5.3 También se encuentran asentamientos o ciudades que, posteriores al denominado periodo clásico maya que aparte de tener una posición cósmica-sagrada, ya empiezan a presentar ciertas características de convertirse en ciudades fortalezas, bastiones de defensa, pues estas regiones empiezan a ser asoladas constantemente por invasiones de pueblos colindantes con mayor presencia militar de la época. Ello fue condicionando la necesidad de generar asentamientos que garantizaran en alguna medida una ciudad con mayor grado de seguridad.

Estas ciudades se ubicaron principalmente en lugares de topografía alta y de difícil acceso, fundamentalmente para tener una visión horizontal del espacio desde donde se podía visualizar con anticipación cualquier incursión en contra de los pueblos. Indudablemente, no podemos negar la importancia que tuvieron y continúan teniendo las tierras altas para los pueblos mayas, debido a que aparte de ser lugares de defensa, les garantizaba tener un mayor contacto con el corazón de las montañas sagradas, ya que dentro del pensamiento sagrado maya del altiplano se considera que en lo más profundo de las montañas se encuentra el Qajaw, y prueba de ello es que los Aj Kab´ (en idioma Mam significa; guía espiritual) buscan estos lugares para realizar sus rogaciones ceremoniales.

5.4 El calendario Sagrado Maya y las diferentes Toponimias que identifican a las comunidades y asentamientos humanos, según la tradición oral hasta nuestro días, nos indica en forma clara cómo dentro de la unidad cosmogónica del pensamiento maya el ser humano viene predispuesto a jugar un rol determinado en el tiempo y espacio, donde las interacciones entre humanidad-tierra y humanidad-naturaleza-cosmos se encuentran íntimamente vinculadas.

5.5 El pensamiento toponímico de estos pueblos mayas y dentro de ellos el Mam, caracteriza claramente tres niveles espaciales: las tierras altas, boca costa y costa. Esta relación viene determinada desde períodos precolombinos, en los cuales ya se mantenían esta relación, donde comunidades de las tierras del altiplano mantenían una constante relación migrante hacia las tierras bajas (o costa) en cierta temporalidad, con el fin de lograr complementar la dieta alimenticia, ya que antes de la invasión española el asentamiento, acondicionamiento territorial, abarcaba estos tres niveles. Desde luego que dichas migraciones en la actualidad aún se mantienen como parte del acondicionamiento colonial y republicano, especialmente desde la reforma liberal de 1,871, donde empieza el favoritismo a personas latifundistas asegurándoles grandes extensiones de tierra para su explotación lo que rompió

en forma brusca la relación complementaria armónica y migrante de estos pueblos, generando en la actualidad serios problemas para estas áreas poblacionales en función del acceso a la tierra y forzándolas a nuevas migraciones en la modalidad de mozos o jornaleros, que venden su fuerza de trabajo a cambio de un pago en especie (alimentos) y en algunas excepciones con moneda de curso legal.

5.6 En la actualidad el espacio geográfico, principalmente ocupado por el pueblo Mam, se encuentra caracterizado por regiones montañosas en tierras de vocación eminentemente forestal, ocupadas para realizar cultivos agrícolas de maíz, fríjol y hortalizas, cuya mayor parte es para el autoconsumo.

Las características propias de estos territorios con su baja productividad se caracterizan por una estructura denominada minifundio, pequeñas extensiones de tierra casi de uso familiar. En el sentido opuesto, podríamos decir que encontramos en la costa y boca costa tierras con mayor vocación agrícola, ocupadas fundamentalmente para la producción de monocultivos de exportación como el café, que necesita para su cultivo de grandes extensiones de tierra que plantean de hecho problemas: una exagerada concentración de tierra en pocas manos y el otro se refiere a la imposibilidad de diversificar la agricultura, generando los consiguientes problemas para el abastecimiento del mercado interno.