INFORME DE LA POBREZA HUMANA DE AREQUIPA METROPOLITANA ¿ 2006

INFORME DE LA POBREZA HUMANA DE AREQUIPA METROPOLITANA ¿ 2006

Deymor Beyter Centty Villafuerte y otros

Volver al índice

 

 

C. La Pobreza y la Pauperización

El economista Egipcio Samir Amin; manifiesta lo siguiente con respecto al problema social de la pobreza:

La principal transformación social que caracteriza a la segunda mitad del siglo XX puede ser resumida en una única estadística: la proporción de las clases populares precarias asciende de menos de un cuarto para más de la mitad de la población urbana global, y este fenómeno de pauperización reapareció en una escala significativa en los propios centros desarrollados. Esta población urbana desestabilizada aumentó en medio siglo de 250 millones para más de 1.500 millones de individuos, registrando una tasa de crecimiento que supera aquella que caracteriza la expansión económica, el crecimiento de la población o el propio progreso de urbanización.

Pauperización: No hay palabra mejor para designar la tendencia evolutiva de la 2da mitad del siglo XX. El hecho en sí mismo, es reafirmado en el nuevo lenguaje dominante la “Reducción de la Pobreza” se tornó en un tema recurrente entre los objetivos que las políticas gubernamentales dicen ejecutar. Pero la pobreza en cuestión es presentada solo como un hecho medido empíricamente, tanto de forma a través de la distribución del rendimiento (líneas de la pobreza) o de forma un poco menos grosera a través de índices compuestos (tales como los Índices de Desarrollo Humano propuestos por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), sin ni siquiera levantar la cuestión de las lógicas y de los mecanismos que generan esta pobreza.

La Pauperización es un fenómeno inseparable de la polarización a una escala mundial un resultado inherente a la expansión realmente existente, que por esta razón debemos llamar imperialista por naturaleza.

La Pauperización en las clases populares urbanas está estrechamente ligada a los desarrollos que victimizan a las sociedades campesinas del Tercer Mundo. La sumisión de estas sociedades a las exigencias de la expansión del mercado capitalista sustenta nuevas formas de polarización social que excluyen una proporción cada vez mayor de agricultores del acceso a la tierra.

La Pauperización pone en cuestión tanto la teoría económica como las estrategias de las luchas sociales. La vulgar teoría económica convencional evita las cuestiones reales que son colocadas por la expansión del capitalismo.

Esto sucede porque ella sustituye un análisis del capitalismo realmente existente por una teoría de un capitalismo imaginario, concebido como una extensión simple y continua de las relaciones de cambio (del mercado), a pesar de que el sistema funcione y se reproduzca en la base de la producción capitalista y de las relaciones de cambio (no simplemente relaciones de mercado). Esta sustitución está fácilmente emparentada con una relación a priori, que no está confirmada ni por la historia, ni por los argumentos racionales de que el mercado es autorregulador y produce un éxito social. De esta manera, la pobreza solo puede ser explicada por causas que se decretan ser externas a la lógica económica, tal como el crecimiento poblacional o los errores políticos, la relación de la pobreza con el propio proceso de acumulación es separada por la teoría económica convencional.