MANUAL PRÁCTICO DE OPERACIONES FINANCIERAS

MANUAL PRÁCTICO DE OPERACIONES FINANCIERAS

Enrique R. Blanco Richart

Volver al índice

 

 

2.- Métodos utilizados para analizar la rentabilidad de un proyecto

Los criterios a utilizar par la evaluación y selección de inversiones deben satisfacer las siguientes condiciones para poder ser utilizados:

- Resumir en un solo dato, una cifra, la información para la toma de decisiones.

- Ser aplicables a cualquier tipo de proyecto de inversión.

- Que su cálculo sea rápido e independiente de otros `proyectos de la empresa.

Sin embargo su aplicación es diferente según se trate de:

 De un proyecto aislado. Entonces el criterio debe permitir si se acepta o se rechaza.

 De un conjunto de proyectos. Entonces el criterio debe permitir su ordenación de forma que marque la preferencia entre los proyectos y que se pueda decidir cuáles de aceptan o rechazan.

A.- Plazo de recuperación o período de Retorno (PR) (Pay back): Se define como el período que tarda en recuperarse la inversión inicial a través de los flujos de caja generados por el proyecto. La inversión se recupera en el año en el cual los flujos de caja acumulados superan a la inversión inicial, es decir se suman año tras año los flujos netos de caja hasta que su suma sea igual o superior al desembolso inicial. Este criterio mide la repercusión económica que tiene el proyecto a través de la liquidez.

- Que los flujos se producen al finalizar el año, con lo que el año se toma como una unidad completa.

- Que los flujos se generan de forma continuada, con lo que hay que calcular la parte proporcional del año hasta alcanzar la inversión mínima.

Este criterio ayuda a tomar decisiones si el proyecto es aislado e incluso permite la ordenación entre varios proyectos. Si el proyecto es aislado, éste se acepta si el PR es menor que la duración del proyecto o del plazo máximo que la empresa conceda a sus inversiones. Si es un conjunto de proyectos se rechazan los que superen el plazo concedido por la empresa a sus inversiones, aceptando aquellos cuyo plazo es menor dando prioridad a los de menor plazo frente a los de mayor.

Como inconvenientes tenemos:

- No respeta el principio financiero de subestimación de capitales futuros, es decir da el mismo valor a todos con independencia del momento en que se producen.

- No tiene en consideración los flujos que se producen después de recuperada la inversión, por lo que se pueden aceptar proyectos menos interesantes o rechazar aquellos que financieramente pueden ser mejores.

 Ejemplo: Un proyecto requiere una inversión de 50.000 €, estimando que los flujos netos de caja en los cinco años de la inversión son: 10.000 €, 15.000 €, 25.000 €, 25.000 € y 25.000 €.

En este ejemplo comprobamos que en el tercer año se recupera la inversión.

 Ejemplo: Un proyecto requiere una inversión de 34.000 €, estimando que los flujos netos de caja en los cinco años de la inversión son: 9.000 €, 5.250 €, 6.700 €, 17.000 € y 5.500 €. La empresa tiene como política no considerar aquellos proyectos cuyos plazos de recuperación sean superiores a tres años.

Comprobamos que el proyecto requiere cuatro años para recuperar la inversión por lo tanto supera lo que la empresa exige a sus proyectos (3 años), por lo que se rechaza.

 Ejemplo: Un proyecto requiere una inversión de 80.000 €, estimando que los flujos netos de caja en los siete años de la inversión son: 10.000 €, 25.000 €, 30.000 €, 25.000 €, 30.000 €, 30.000 € y 30.000 €.

Para analizar este ejemplo debemos considerar dos situaciones:

- Que los flujos se producen al finalizar el año, con lo que diremos que en este caso se necesitan 4 años para recuperar la inversión.

- Que los flujos se generan de forma continuada. En este caso se necesitan tres años y algunos meses.

25.000 ---------- 12 meses

15.000 que necesito para llegar a los 80.000 ------------- X meses

operando, X = 8 meses.

B.- Plazo de recuperación descontado (PRD): Se define como el mínimo plazo de tiempo necesario para recuperar el coste de la inversión mediante los flujos de tesorería esperados pero descontados.

Es un intento de eliminar uno de los inconvenientes del PR, que es la no valoración financiera de los flujos de tesorería.

 Ejemplo: Un proyecto requiere una inversión de 34.000 €, estimando que los flujos netos de caja en los cinco años de la inversión son: 9.000 €, 5.250 €, 6.700 €, 17.000 € y 5.500 €. La empresa tiene como política no considerar aquellos proyectos cuyos plazos de recuperación sean superiores a tres años siendo el coste del capital del 5 %.

C.- Valor Actual Neto (VAN): Consiste en actualizar los flujos de caja futuros que va a generar el proyecto, actualizados a un cierto tipo de interés (coste del capital), y compararlos con el importe inicial de la inversión. La tasa que se utiliza normalmente es el coste medio ponderado del capital de la empresa que hace la inversión. Este criterio mide la repercusión económica del proyecto a través de la variación de riqueza de la empresa que va a producir el nuevo proyecto.

- VAN > 0: El proyecto es rentable, es decir el valor actualizado de los flujos es superior a la inversión realizada.

- Si VAN < 0: El proyecto no es rentable al no ser superior a la inversión la actualización de los flujos de caja.

- A la hora de elegir entre dos proyectos, elegiremos aquel que tenga el mayor VAN.

Este criterio sí tiene en consideración el valor temporal del dinero. Tiene como inconveniente el problema del cálculo del coste de capital de la empresa, ya que si lo sobrevalora puede rechazar proyectos interesantes que generen riqueza y viceversa.

 Ejemplo: Un proyecto requiere una inversión de 50.000 €, estimando que los flujos netos de caja en los cinco años de la inversión son de 20.000 €, a un coste de capital del 5 %.

VAN = - 50.000 + 20.000 (1 + 0,05)-1 + 20.000 (1 + 0,05)-2 + 20.000 (1 + 0,05)-3 + 20.000 (1 + 0,05)-4 + 20.000 (1 + 0,05)-5 = 36.589,53 € que al ser positivo se acepta.

El VAN gráficamente es una función decreciente y convexa que corta al eje de ordenadas en el punto en que su coste es igual a su tasa de rentabilidad. La representación gráfica sería:

D.- Tasa interna de rentabilidad (TIR): Es la tasa o tipo de interés que hace que el VAN sea 0. Es decir el interés mínimo a partir del cual la inversión es rentable. Es el punto de intersección de la función VAN con el eje de coordenadas. Este proyecto mide la repercusión económica del proyecto a través de la rentabilidad.

- Si la TIR > tasa de actualización, el proyecto es aceptable. Es decir está obteniendo una rentabilidad anual superior a lo que le cuesta cada euro que invierte.

- Si la TIR < tasa de actualización, el proyecto no es aceptable al no obtener la rentabilidad mínima para cubrir el coste de la inversión.

Como inconvenientes está la existencia de flujos negativos de caja además del desembolso inicial lo que puede dar lugar, matemáticamente hablando, a la existencia de muchas tasas internas de rentabilidad. Y el segundo es la comparación con el coste de capital que la empresa haya adoptado.

 Ejemplo: Un proyecto requiere una inversión de 20.000 €, estimando que los flujos netos de caja en los dos años de la inversión son de 13.000 € cada uno.

0 = - 20.000 + 13.000 (1 + i)-1 + 13.000 (1 + i)-2

0 = - 20.000 + 13.000 / (1 + i) + 13.000 / (1 + i)2

0 = - 20.000 (1 + i)2 + 13.000 (1 + i) + 13.000 operando los binomios

0 = - 20.000 – 20.000 i2 – 40.000 i + 13.000 + 13.000 i + 13.000

resolviendo la ecuación de segundo grado y tomando su valor positivo el valor de la TIR es del 19,43 %. Si esta rentabilidad es superior al coste de capital se aceptará si no es así se rechazará.

Si hubiese más flujos la forma rápida de cálculo es la utilización de una hoja de cálculo.

E.- Índice de rentabilidad (IR): Se define como el cociente entre el valor actual de los flujos que genera el proyecto y el desembolso inicial. Es una medida relativa que informa sobre lo que el proyecto genera por unidad invertida. Este proyecto mide la repercusión económica del proyecto a través de la rentabilidad.

 Ejemplo: Un proyecto requiere una inversión de 50.000 €, estimando que los flujos netos de caja en los cinco años de la inversión son de 20.000 €, a un coste de capital del 5 %.

Va = 20.000 (1 + 0,05)-1 + 20.000 (1 + 0,05)-2 + 20.000 (1 + 0,05)-3 + 20.000 (1 + 0,05)-4 + 20.000 (1 + 0,05)-5 = 86.589,53 €.

IR = 86.589,53 : 50.000 = 1,73, es decir el proyecto genera por cada euro invertido 1,73.