MANUAL PRÁCTICO DE OPERACIONES FINANCIERAS

MANUAL PRÁCTICO DE OPERACIONES FINANCIERAS

Enrique R. Blanco Richart

Volver al índice

 

 

2.- CLASIFICACIÓN SEGÚN SU AMORTIZACIÓN

El planteamiento teórico que de la operación de amortización hemos hecho, supone la consideración genérica de la existencia de términos y réditos variables. Pero en la práctica no suele ser así a priori, por lo que vamos a realizar una clasificación de los métodos de amortización en función de la condición que se va a imponer a uno de sus componentes.

• Amortización mediante contraprestación única y crédito constante:

Consiste en cancelar la operación mediante la entrega única en el momento n, del principal más los intereses devengados hasta ese momento. Este sistema es el más utilizado en operaciones a corto plazo y de nominal no muy elevado.

• Amortización mediante contraprestación múltiple y rédito constante:

Es la forma más frecuente, consistente en cancelar la operación mediante sucesivos pagos. En función de la característica de este pago tenemos:

• Extinción mediante el pago en cada periodo sólo de los intereses con devolución del principal al final de la operación. Es el conocido como método americano.

• Amortización mediante pagos constantes. En cada periodo se paga una cantidad constante que cubra los intereses y la parte de principal correspondiente. Es el sistema progresivo o francés.

• Amortización con pagos variables, pero con la condición de la cantidad que se devuelve de principal en cada periodo sea siempre la misma. Es el denominado de cuotas constantes.

• Amortización mediante pagos variables en progresión geométrica o aritmética, sin más condiciones.

• Amortización con pago fraccionado de intereses. Cuando en el periodo de amortización del principal se efectúan varios pagos de intereses. Es decir se fracciona el pago de la cuota de interés pero no de la de capital. Estos sistemas son más usuales en la amortización de empréstitos.

• Amortización con pago anticipado de intereses. Cuando los intereses se pagan al inicio de cada periodo mientras que la cuota de capital se paga al final. Estas operaciones se suponen valoradas con tantos de interés anticipados y no se dan en la práctica española.