FACTORES CRÍTICOS QUE AFECTAN EL POSICIONAMIENTO COMPETITIVO DE LAS PRINCIPALES CADENAS AGROALIMENTARIAS DE LA PROVINCIA DE LA PAMPA

FACTORES CRÍTICOS QUE AFECTAN EL POSICIONAMIENTO COMPETITIVO DE LAS PRINCIPALES CADENAS AGROALIMENTARIAS DE LA PROVINCIA DE LA PAMPA

Gabriela Marina Iturrioz

Volver al índice

I.4. Marco teórico - metodológico propuesto

Para abordar el objeto de estudio, en este trabajo se partirá desde un enfoque meso-analítico, entendiendo a este como un “análisis estructural y funcional de los subsistemas y de sus interdependencias dentro de un sistema integrado” (Batalha, 1999). Esta definición remite directamente a un enfoque sistémico, segunda característica importante de una cadena de producción agroindustrial.

El enfoque de cadena agroalimentaria indudablemente se sustenta en la teoría de sistemas: una cadena alimentaria puede ser considerada un “sistema”, y la etapa industrial como uno de los subsistemas que lo integran; por ejemplo, el sistema o la cadena de la carne bovina, integrado por los subsistemas de producción primaria, de industrialización, de comercialización, transporte, distribución, etc. (Iglesias, 2000).

Después de haber analizado algunos de los conceptos de competitividad sistémica y dinámica que definen diversos autores (Ferraz, 1997; Esser, 1999 y Rojas et al, 1999) en este trabajo se adoptará el de Rojas (1999), que gira entorno al de cadena agroalimentaria y el impacto de la localización espacial de ésta:

“Competitividad es un concepto comparativo fundamentado en la capacidad dinámica que tiene una cadena agroalimentaria localizada espacialmente, para mantener, ampliar y mejorar de manera continua y sostenida su participación en el mercado, tanto doméstico como extranjero, por medio de la producción, distribución y venta de bienes y servicios en el tiempo, lugar y forma solicitados, buscando como fin último el beneficio de la sociedad”

En cuanto a los factores que influyen en el posicionamiento competitivo, en base a los conceptos teóricos de Van duren et al (1991) y Ferraz et al (1997), en este trabajo se utilizará la clasificación de factores propuesta por Silva y Batalha (1999) y aplicada por Batalha et al. (2002).

Silva y Batalha (1999) proponen la identificación de factores críticos e indicadores, aquellos que pueden asociarse con el desempeño de la firma, ya sea por su participación en el mercado y/o por su rentabilidad. Así, estos autores aseguran que estos dos conceptos centrales, engloban aspectos tales como: productividad, tecnología, tipos de productos, insumos, estructura de mercado, condiciones de demanda, relaciones de mercado, entre otros. Todos ellos, responden en última instancia por el posicionamiento competitivo del sistema bajo análisis y por su sustentabilidad.

La metodología desarrollada por estos autores consta de tres etapas. Una primera fase consiste en la caracterización y análisis de la cadena productiva agroindustrial, que permite la comprensión sistémica de su estructura y funcionamiento. Una segunda fase se refiere a la selección de los principales indicadores de competitividad, agrupados en torno a los siguientes factores críticos: estructura del mercado, adopción de tecnologías, gestión empresarial, insumos utilizados, relaciones de mercado de los agentes de la cadena y ambiente institucional en el cual esta se inserta. Finalmente, en la tercera fase se procura evaluar cualitativamente la intensidad de impacto de los indicadores y su efecto agregado sobre la cadena.

En el año 2002, Batalha et al. aplican esta metodología a la cadena agroindustrial de la carne bovina en el estado de Paraná (Brasil), teniendo como objetivo caracterizar la cadena productiva e identificar los principales problemas relacionados a su competitividad. Para cada eslabón de la cadena generan una serie de indicadores que, ponderados, permiten determinar el grado de competitividad que presenta cada subsector dentro del ámbito geográfico del Estado de Paraná.

En la presente investigación se toma como punto de referencia el trabajo de Batalha et al (2002), pero adaptado a la disponibilidad de información local y al análisis conjunto de tres cadenas diferentes (carne bovina, leche y trigo). Esto hace replantear los factores críticos que se usan durante el análisis de posicionamiento competitivo, de manera tal que permitan la comparación horizontal entre cadenas (ej: eslabón primario de una cadena con eslabón primario de otra), adecuando los indicadores que ponderan a dichos factores críticos para homogeneizar el análisis.

Por otra parte, Chavarría y Sepúlveda (2001) en su clasificación de los Factores no económicos que afectan la competitividad, proponen otro factor crítico asociado a la competitividad que no es tenido en cuenta por los autores mencionados anteriormente (Van duren, 2001; Ferraz, 1997, Silva y Batalha, 1999 y Batalha, 2002) y que es interesante en el análisis del sector agroalimentario que se pretende desarrollar en este trabajo: factor localización geográfica.

Según estos autores (Chavarría y Sepúlveda, 2001) tres son los factores referentes a la localización espacial que determinan la competitividad de una cadena agroalimentaria: distancia, infraestructura y la base de recursos naturales. La literatura hace hincapié en dos beneficios que se derivan de la ubicación de una cadena agroalimentaria: la renta económica y la renta de ubicación. La renta económica se genera a partir de las diferencias en las condiciones agro ecológicas entre territorios (calidad de suelos, condiciones climáticas, topografía, etc). Por su parte, la renta de ubicación de una cadena agro alimentaria nace a partir de la distancia de las unidades de producción con el mercado y de la distancia entre los eslabones de una misma cadena. La cadena obtendrá una mayor renta de ubicación en la medida en que logre un equilibrio entre la distancia a los mercados, la distancia entre los eslabones y la distancia a la base de recursos naturales, minimizando la combinación de costos de transporte y costos de producción.