FACTORES CRÍTICOS QUE AFECTAN EL POSICIONAMIENTO COMPETITIVO DE LAS PRINCIPALES CADENAS AGROALIMENTARIAS DE LA PROVINCIA DE LA PAMPA

FACTORES CRÍTICOS QUE AFECTAN EL POSICIONAMIENTO COMPETITIVO DE LAS PRINCIPALES CADENAS AGROALIMENTARIAS DE LA PROVINCIA DE LA PAMPA

Gabriela Marina Iturrioz

Volver al índice

Capítulo II. Factores críticos de la Cadena de la carne bovina en la Provincia de La Pampa.

II.1 Presentación de la cadena de la carne bovina nacional, inserta en el contexto internacional.

La producción mundial de carnes superó en el año 2.005 los 64 millones de toneladas, con lo cual la actividad argentina (con un registro del orden de los 3,1 millones de ton.) representa alrededor del 4,8 % del total mundial. El principal país productor es USA con casi 14 millones de ton./año, seguido por Brasil con 8,7 y la UE con registros similares. China es un país de rápido crecimiento productivo que supera levemente los 5 millones de ton/año, mientras que Australia y México se ubican en el entorno de los 2 millones de toneladas. (Vazquez Platero; 2006)

El comercio internacional de carne vacuna es aproximadamente el 10% de lo producido, ya que la mayor proporción es consumida en los propios países de origen, con una tendencia levemente decreciente de consumo explicada fundamentalmente por las crisis sanitarias y los cambios de hábito en el consumo, como los producidos en la Unión Europea. (Castagana; 2005)

En lo que respecta a exportación de carne vacuna, Brasil es el país que más ha crecido en los últimos cinco años, pasando del quinto al primer puesto en el ranking mundial. Éste, junto con Australia, poseen el 46% del mercado (7 millones de ton. de carne exportadas durante 2005); les sigue Argentina que concentra el 10% de las exportaciones mundiales de carne bovina. Para el 2005, nuestro país exportó el 25% de su producción (casi 800 mil ton.) de acuerdo con información aportada por SENASA, de los cuales un 15% en volúmenes corresponde a corte de alto valor (con un promedio de 5.520 U$S/ton) y el resto son exportaciones de cortes de un valor promedio de 1790 U$S/ton.

Dentro de los grandes países importadores, se puede destacar la participación de EE.UU (con compras que superaron el millón y medio de ton. en 2005), Rusia, Japón, Unión Europea y México, que en conjunto concentran el 80% de la demanda mundial de carne. De estos mercados, la Argentina abastece en mayor medida a Rusia (36% de las exportaciones totales) y la Unión Europea (17%), entre otros.

La estructura del mercado cárnico nacional se caracteriza por una fuerte atomización de los productores (el 89% posee en propiedad menos de 500 cabezas), con un stock total de 56 millones de cabezas (2005), localizándose el 75% en la región pampeana, dónde también se concentran los frigoríficos más importantes.

A nivel industrial, Argentina comparada con los principales productores mundiales de carne, presenta una oferta mucho más atomizada, en donde los 9 frigoríficos más grandes del país, apenas concentran el 19% de la faena total . En los últimos cinco años, los 20 primeros frigoríficos han mantenido estable su participación en la faena nacional. La capacidad de faena de la industria local, es otra diferencia con los líderes mundiales, apenas un 2% de las plantas presentan una capacidad de faena anual entre las 200 y 500 mil cabezas. (Bisang; 2003)

A diferencia del mercado interno, el circuito de exportación presenta una realidad diferente, ya que se encuentra relativamente más concentrado. La mayor parte de los productos exportados (desde la cuota Hilton a los termoprocesados) está en manos de una veintena de firmas.

En lo que se refiere al sector comercial nacional de hacienda en pié, se observa la participación de diversos actores, tales como Mercados concentradores (Liniers), consignatarios de hacienda y remates ferias. Todos ellos han ido perdiendo terreno, dejándole la gran participación a la venta directa (con y sin intermediación), la cual alcanza el 63% del volumen comercializado anualmente. (Iriarte; 2005).

En cuanto al consumo, las preferencias del mercado local son diferentes a las del consumidor europeo o norteamericano . Los argentinos prefieren los cortes frescos, de colores claros, tiernos y jugosos, los que se logran por medio de la faena de animales jóvenes. Además, el mercado interno se caracteriza por un alto consumo per cápita de carne bovina, comparativamente a otros países productores importantes. Mientras el argentino consume cerca de 65 kilos al año, el canadiense, el australiano y el Brasilero consumen, en promedio, 33 Kg; y el estadounidense 45 Kg. (Bisang; 2003).